El corazón de la Feria de Milán

Carlo Guglielmi habla con Obras sobre el futuro del Salón Internacional del Mueble de Milán.
Carlo Guglielmi  (Foto: Cortesía COSMIT)
Alejandra Leglisse
CIUDAD DE MÉXICO -

Carlo Guglielmi, licenciado en Economía y Comercio por la Universidad Católica de Milán, fue presidente de FontanaArte, una de las más prestigiosas compañías de iluminación y mobiliario de Italia antes de que lo nombraran presidente del Salone, en octubre de 2008.

Guglielmi tomó la batuta del Salón Internacional del Mueble de Milán en uno de sus momentos más difíciles. Apenas unos meses después de asumir el control de Cosmit, la organización que  realiza la feria, estalló la crisis financiera mundial que impactó negativamente las ventas no sólo a los fabricantes de muebles italianos, sino a toda la industria a nivel mundial en los últimos dos años.

Por ello, el mayor reto de Guglielmi es lograr que la feria logre una recuperación tangible y, al mismo tiempo, crear nuevos estímulos que permitan renovar la demanda del consumidor final tanto en Italia como a nivel internacional.

Durante la rueda de prensa en la que se presentó el programa de la feria para este año, Guglielmi aseguró que, actualmente, el Salón del Mueble de Milán se encuentra en un contexto positivo gracias a tres factores: la creatividad de los diseñadores industriales que les ha permitido superar los retos que se han presentado; la robusta estructura de Federlegno Arredo -organización que sostiene la feria-; y la misma credibilidad de la exhibición, porque tanto firmas internacionales como medianos fabricantes reconocen que el Salón del Mueble de Milán es la mejor plataforma de difusión y de negocios para proyectar su marca.

Sin embargo, el trabajo del presidente de Cosmit apenas comienza. Carlo Guglielmi busca nuevas estrategias para hacer más eficiente la organización de la muestra y para atender mejor a los potenciales clientes y las compañías que participan.

Obras lo entrevistó durante los preparativos de la edición 2011.

¿Cómo es la unión entre la industria y el mundo de la creatividad de los diseñadores?
Es una unión muy estrecha y única. En ningún otro país del mundo existe un empresario que discuta el proyecto con el diseñador, que lo valoren, lo perfeccionen en un recíproco intercambio de ideas, de críticas y de pensamientos.

El productor no se limita a crear un proyecto, sino que, además, establece un contacto humano con el diseñador en cuya aportación  se interesa.

¿Podría haber un Salón de Milán  en Latinoamérica?
En Sudamérica sí, pero en Latinoamérica no, porque para realizar un Salón la región tendría que contar con un sistema industrial conformado por empresas del sector similar al de Italia, en donde las pequeñas y medianas empresas están integradas. Ése sería el punto de partida.

Este año, el Salón del Mueble de Milán se enfoca en las tendencias de los siguientes 50 años. Todas nuestras iniciativas son eventos insólitos que muestran un nuevo punto de vista.

Exponemos las mejores firmas que hacen diseño, investigación e innovación.

Las empresas italianas, particularmente las pequeñas y medianas (pymes), necesitan un mercado que esté abierto a estímulos para la investigación, innovación y comercialización de los productos. ¿Cómo lo facilita el Salón?
Las ferias constituyen, para la mayor parte de las pymes, la principal, si no es que la única inversión en términos de comunicación e imagen.

En una feria, la inversión cuesta alrededor de cuatro o cinco veces menos respecto de los otros instrumentos de contacto, como la publicidad, los descuentos o la visita de un vendedor especializado. Un contacto realizado en el Salón Internacional del Mueble se traduce en negocios, al menos en 30% de los casos.

¿Podría dar un número aproximado de los acuerdos comerciales que se cierran gracias al Salón Internacional del Mueble de Milán?
Se calcula que de 30 a 40% de lo que facturan las empresas con menos de 20 adscritos se genera por su participación en la feria. Por esta razón, en la medida en que más ferias logran ser internacionales y tengan la participación de visitantes y expositores extranjeros, más resultan ser un servicio real para pymes.

El crecimiento del Salón es el resultado, en gran parte, de su proceso de internacionalización. ¿Qué factores lo detonaron?
La excelencia de sus propuestas. El Salón Internacional del Mueble de Milán y las demás muestras que vienen unidas a éste son reconocidas por los expositores, quienes desde su espacio exclusivo presentan nuevos productos, y por los distribuidores especializados, que deben abastecer de ideas y estar actualizados en tiempo real tanto en innovación, tecnología y cultura del proyecto, como en tendencias.

La calidad de los productos expuestos, en efecto, siempre ha sido un elemento de evaluación en las encuestas de  participación.

¿Cuáles han sido los resultados?
Los resultados de la feria se basan en la credibilidad de nuestras exposiciones, que son visitadas por creciente número de distribuidores, periodistas y público en general. En 2004, el número de visitantes extranjeros superó el de italianos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si vienen desde lejos es porque vale la pena, ¿cierto? Aquí llegan visitantes de los cinco continentes. En 2010 había 51 personas de la Polinesia Francesa, ¡justo desde el otro lado del mundo!

Ver más noticias de Obras

Ahora ve
Este autobús recorrió dos cuadras en Brooklyn... sin conductor
No te pierdas
ç
×