Más crítica y menos crónica

Para Toca muchas veces la crítica oscila entre lo superficial y banal o lo destructivo e injusto; pero el arquitecto experto en temas de urbanismo opina que existen valiosas excepciones.
Antonio Toca Fernández. Arquitecto e investigador de temas d  (Foto: Obras)
Antonio Toca*
CIUDAD DE MÉXICO -

 La crítica debería ser una costumbre en cualquier disciplina humana, ya que la interpretación de las obras permite desarrollar una actividad de manera eficiente y ordenada, pero el análisis o reflexión aún da muy poca importancia a la arquitectura, sobre todo en los medios masivos de comunicación.

Aunque hay valiosas excepciones, muchas veces la crítica oscila entre lo superficial y banal, o lo destructivo e injusto, además de que se puede decir cualquier cosa y escribir sobre cualquier cosa.

Hay un tipo de crítica que es demasiado simplista y se reduce a descripciones y generalizaciones. En general no enfatiza la relación de las obras con su cultura, sociedad, entorno, o su importancia en la ciudad, ni analiza nada más allá de lo que está a la vista, como la forma externa de las obras, presentadas con hábiles fotografías. Esa actitud ha sustituido a la crítica por la crónica de obras o autores, lo que ha conformado una imagen distorsionada y esquemática de la práctica de la arquitectura.

La escasa crítica sobre arquitectura tiene las siguientes características: 1) privilegia los aspectos formales de los edificios, ignorando su proceso constructivo, su impacto en la ciudad, en los usuarios y en el ambiente; 2) presenta la arquitectura como una obra de arte personal y la describe con un lenguaje confuso y pedante; 3) da la mayor importancia a estilos y formas que se recambian cada vez con mayor rapidez; 4) no ayuda a que la gente entienda el valor y la importancia de los edificios, o su relación con la ciudad, y 5) en general no permite mejorar la práctica de la arquitectura.

La crítica debe dirigirse al público y no sólo al reducido medio de los profesionales, o los especialistas. En cambio, se dirige a una profesión que habla consigo misma y para sí misma, en un juego narcisista que en realidad no es importante. Ante la ausencia de una crítica que permita comprender las obras, el público, los arquitectos y los estudiantes quedan atrapados por imágenes atractivas y textos que no explican nada.

La ventaja es que la crítica también puede ayudar a restablecer la credibilidad pública de la arquitectura, promoviendo una producción de mayor calidad, tanto en las obras como en su análisis. Por eso se requiere dar una mayor atención a los aspectos positivos y concretos de la arquitectura, para que el público perciba los beneficios tangibles de la profesión, porque en arquitectura, tanto la evaluación como la interpretación están en la obra misma.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por eso la crítica debe, necesariamente, trascender opiniones personales, promoviendo que las obras sean analizadas con mayor profundidad y objetividad. La crítica necesita abordar cuestiones concretas, para hacer que el público sea más consciente de que la arquitectura no sólo es forma, y que puede mejorar la calidad de vida de la gente. Si éste es su objetivo, ayudará a conformar mejores edificios para la ciudad y para todos los que los usan o los ven. De otra manera sólo será una reseña de modas.

Ver más noticias de Obras

Ahora ve
“¡Me están torturando!”, grita el opositor Leopoldo López desde prisión
No te pierdas
ç
×