El viejo problema de la estructura

Los arquitectos no diseñan estructuras y encargan al ingeniero la solución más fácil, opina Toca; Para el experto en urbanismo, el concreto armado constituye un gasto superfluo que podría ahorrarse.
Antonio Toca Fernández. Arquitecto e investigador de temas d  (Foto: Obras)
Antonio Toca*
CIUDAD DE MÉXICO -

 El concreto armado no está hecho para trabajar a flexión en secciones de gran masa; concretamente en secciones rectangulares, a pesar de ser esta la manera habitual de utilizarlo. La viga rectangular de concreto armado es una forma estructural tan inverosímil y arcaizante como el dintel de piedra, (…) De aquí resulta el hecho absurdo de que, probablemente, las tres cuartas partes, o quizá más, del material que se utiliza en una estructura es perfectamente inútil, superfluo y, en definitiva, perjudicial para la estabilidad de la misma.**

Ciertamente, las palabras de Félix Candela (1953) eran y siguen siendo escandalosas. Denuncia que gran parte del peso de las estructuras de concreto realizadas con marcos de columnas y trabes es inútil y constituye un gasto superfluo que podría ahorrarse. Señala también que la facilidad de repetir lo conocido es la causa y responsabiliza de esta situación tanto a los ingenieros, como a los arquitectos: (…) el arquitecto no ha hecho el menor esfuerzo por contribuir al desarrollo de formas estructurales lógicas, suponiendo quizás que tal labor correspondía al ingeniero.

Candela enfrentó el reto que él mismo había planteado y durante los siguientes años diseñó y construyó centenares de estructuras que optimizaban el trabajo del concreto y del acero de refuerzo.

La obra de este arquitecto fue reconocida a nivel internacional y abrió una línea de investigación que ha influenciado a numerosos especialistas en el diseño de estructuras.

Recientemente, el ingeniero británico Cecil Balmond, vicepresidente de la firma Ove Arup y colaborador en proyectos de Koolhaas, Libeskind, Ito, Siza, Van Berkel y muchos otros, declaró: El diseño es un proceso en el que el arquitecto y el ingeniero formalizamos juntos una propuesta, y yo soy tan culpable o tan inocente como el arquitecto de la solución del espacio.

Esas experiencias señalan con claridad la responsabilidad de las dos profesiones, ya que desde hace tiempo los arquitectos han renunciado a participar en un área que han dejado casi exclusivamente a los ingenieros. La situación es grave porque ha provocado que se diseñen miles de edificios sin una solución estructural adecuada y económica.

La denuncia que hacía Candela no ha cambiado: los arquitectos no diseñan sus estructuras y encargan al ingeniero la solución más fácil y rutinaria. En la mayoría de las escuelas se enseña cálculo de estructuras, pero no los criterios estructurales que son fundamentales a medida que aumenta la escala de la obra.

También se desperdicia la oportunidad de conocer los sistemas estructurales que están a disposición del proyectista por medio de libros, dibujos y maquetas, para favorecer la enseñanza con sistemas caducos y repetitivos, que poco aportan a la investigación de nuevos sistemas constructivos para mejorar y hacer más eficientes las obras.

*Arquitecto e investigador de temas de urbanismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

**Candela, Félix. En defensa del formalismo y otros escritos. Xarait Ediciones, Madrid, 1985. / Engel H. Sistemas de estructuras. G. Gili, Barcelona, 2005.

Ver noticias de Obras

Ahora ve
Trump quiere enviar hombres a la Luna, como paso previo a llegar a Marte
No te pierdas
×