Guadalajara, capital deportiva 2011

Rumbo a la siguiente justa Panamericana, el deporte abre camino para mejoras urbanas en La Perl
Concreto y metal contendrán a 3,500 personas en el Complejo  (Foto: )
Ángel Mendoza Cruz

La propuesta convenció. Enseguida se oyeron aplausos y mariachis en la Asamblea. Las otras candidaturas se retiraron y Guadalajara llegó el 28 mayo de 2006 a Buenos Aires como postulante única.

El entonces gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez presentaba ante la Asamblea General de la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) la oferta tapatía: sus proyectos, instalaciones y capacidades para organizar el evento. Se vivió el contraste respecto a 1999, cuando perdió su primer intento de recibir a América. Así, México será sede por tercera vez, sumadas a las de 1955 (segundos juegos de la historia) y 1975, ambas celebradas en Ciudad de México. Conscientes de lo que representa la organización de un evento de este calibre, la gran apuesta de los XVI Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 consiste en transformar la capital jalisciense, al dotarla no de ‘elefantes blancos’ para un evento, sino de infraestructura deportiva y urbana que sea útil durante y después de las competencias. Igualmente, cualquier obra complementaria en el campo del transporte y de los servicios será bienvenida.

El gran salto tapatío
Al ir fraguándose los planes, el inevitable rubro económico acrecentó su importancia. Al contar con recursos limitados —mismos que sólo pueden gastarse en construcción y remodelaciones—, los organizadores tienen dos planes: a) si el dinero alcanza, se aplica el primero: edificar nuevas instalaciones para la mayor parte de los deportes, y b) si no es suficiente, el segundo esquema permitiría adaptar otras instalaciones de universidades y clubes para alojar las competencias (28 deportes del programa olímpico). Por lo pronto, la meta es terminar la totalidad de obras nuevas en 2009 y dejar para el último año las remodelaciones y adecuaciones.
El arquitecto Hugo Rodríguez, director de Infraestructura Deportiva para los Juegos, explica a Obras que afortunadamente no se parte de cero, porque la experiencia de haber concursado para la sede de los juegos de 2003 permitió el rescate y mejoramiento de proyectos, además de que han contribuido las experiencias deportivas locales y las olimpiadas nacionales.

A la fecha, el avance de los trabajos es óptimo, porque la sede se ganó en mayo de 2006 y en octubre de ese año se iniciaron las labores para el Complejo de Voleibol, concluido en marzo de 2007. De manera que si continúan fluyendo los recursos anuales como hasta ahora —en lo que interviene la continuidad partidista local y la coincidencia con el Gobierno Federal—, se podrá tener todo terminado para 2010 y así funcionar como sede de apoyo para la edición XXII de los Juegos Centroamericanos que corresponderán ese año a la ciudad de Mayagüez, Puerto Rico.

De cara a esas competencias y a las de los propios Panamericanos, el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud de Jalisco (Code) toma las instalaciones conforme se terminan para que los atletas nacionales las utilicen y con base en la experiencia de ese uso, si es necesario, se hagan adecuaciones. “No se trata de guardarlas en celofán para la inauguración, sino sacarles el máximo provecho desde ahora”.

En eso coincide Carlos Andrade Garín, director general del Comité Organizador de los XVI Juegos Panamericanos, quien comenta que el avance va conforme a lo planeado: a la fecha se han terminado las instalaciones de voleibol y gimnasia, además de las oficinas del Comité Organizador.

De los obstáculos, Andrade menciona: “Siempre hay trabajo que hacer, porque nadie quiere que las obras estén cerca de su casa o afecten su vida diaria. Sin embargo, se debe dialogar para encontrar soluciones y explorar alternativas y así es como hemos ido avanzando”.

Mosaico de sedes destacadas
Como emblema arquitectónico se planea un estadio de atletismo que no tendrá las dimensiones del Jalisco, pero que sí será representativo de la sede. Con capacidad para 15 mil espectadores, de los cuales cinco mil serán fijos y 10 mil temporales, se erigirá cerca de un acceso carretero que conduce a la ciudad.

El arquitecto Rodríguez aclara que a diferencia de Brasil —que construyó el estadio João Havelanche con miras no sólo a la sede panamericana de 2007 sino para competir como sede de los Juegos Olímpicos de 2012, que a la postre ganó el Reino Unido—, el de Guadalajara sí será de atletismo en forma permanente y no se transformará después en espacio para practicar el futbol.

Complejo de Voleibol
Con una estructura de concreto, el nuevo edificio ubicado en la Unidad Deportiva Ávila Camacho se divide en dos áreas contenidas bajo una misma estructura y cubierta: la cancha internacional de 3,250 butacas y la destinada a entrenamiento.

En la planta baja se ubican los accesos de atletas, sus vestidores y baños, además de la enfermería. Al primer nivel puede arribarse a través de cuatro escaleras y una rampa para personas con capacidades diferentes. Ahí se localizan los ingresos a graderías, sanitarios, servicios de alimentos y enfermería para espectadores. La zona de medios de comunicación se ubica bajo la gradería norte del edificio.

Foro de Halterofilia
Debido a la necesidad de ejecutar con rapidez la construcción, se optó por utilizar estructura de acero para el sistema de columnas y trabes; losacero para los entrepisos, y para el caso de la cubierta, fue planteada de igual manera una estructura metálica a base de armaduras. El edificio se localizará en la Unidad Code Atlas Paradero y estará dividido en dos foros: uno para competencia y otro para entrenamiento.

No sólo servirá para la instrucción y el levantamiento de pesas, pues posteriormente podrá utilizarse para actividades ligadas al teatro, proyección de películas, conferencias, reuniones de trabajo, e incluso apoyará a la comunidad de esa zona habitacional con un espacio para reuniones de colonos.

Stand de Tiro
Cercano a concluirse, también en Atlas Paradero, este espacio está conformado por muros de block split (de caras texturizadas aparentes) en un primer nivel; más arriba se está instalando una persiana fija para ventilación y para el paso regulado de iluminación que se produce por rebote con el fin de no molestar a los tiradores.

La fachada frontal está tratada con una pantalla que flota delante del cuerpo del edificio a fin de filtrar los rayos solares. Así se dará un aspecto homogéneo y continuo que contendrá a sus espaldas todos los vanos necesarios de iluminación y ventilación naturales. La techumbre será fabricada con base en un bastidor metálico revestido de lámina esmaltada en blanco.

Velódromo Panamericano
El escenario, ya en plena obra, se localizará en la misma unidad deportiva. Lo constituirán dos edificios techados por dos grandes estructuras en forma de gajos que parten del suelo en sus extremos y se elevan formando sendos arcos. Un tercer segmento central flotará sobre estas cubiertas para provocar una franja de iluminación y ventilación. La pista, de pino tailandés, es diseño de Peter Junek, experto canadiense responsable de varias instalaciones de dimensión olímpica en Europa y Asia.

Un gran vestíbulo a triple altura funcionará como acceso principal. Los muros de fachada llevarán block split R-1 color ocre tipo industrial de acabado aparente y recubrimiento de protección con base en silicón transparente, coronados con persianas de aluminio tipo louver en el cerramiento perimetral contra el domo.

La Villa, imprescindible y ejemplar
El arquitecto Juan Carlos Gómez Castellanos, junto con el equipo de diseño de GVA & Asociados (despacho de origen tapatío), sólo tuvieron 11 días y 11 noches para proyectar el edificio Juan Manuel III, aportación de la firma al conjunto habitacional de la Villa Panamericana en el Parque Morelos, compuesta por siete estructuras verticales.

Ubicada en la zona central de la ciudad, la villa albergará a 8,800 atletas. El proyecto anunciado por el Ayuntamiento de Guadalajara considera además de los siete inmuebles para los participantes, la generación de 13 proyectos de vivienda nueva y la creación de la Plaza de la Acequia. Asimismo, a la zona se le dotará de BRT (Bus Rapid Transit), un sistema de transporte similar al Metrobús de la Ciudad de México. “Nos interesa todo lo que suceda en nuestra ciudad, porque nos afecta a todos, a nuestros hijos, a nuestras familias”, así resume Gómez Castellanos el móvil para involucrarse en este proyecto que tuvo en la brevedad del tiempo de entrega y la complejidad del programa sus dos mayores desafíos. Para originar su propuesta miraron como referente a la arquitectura de vanguardia, ligada a la sustentabilidad, la bioclimatización y protección del medio ambiente, rasgos que GVA & Asociados hacen propios. “Conceptualmente vamos sobre la eliminación de la huella de carbono, a través del ahorro de energía mediante la utilización de energías renovables”.

Por tanto, consideraron la orientación solar y el aprovechamiento de los vientos locales que circulan planificadamente dentro del edificio, las cubiertas verdes, además de paneles solares, calentadores solares, concreto térmico y cristales inteligentes, que complementan el equipamiento bioclimático del edificio.

Según describe el arquitecto, el inmueble forma la banda que contiene el espacio del Parque Morelos, pero posee un contrapunto, pues al mismo tiempo que alberga el espacio de la plaza, lo introduce de manera fluida en todo el proyecto. Esto genera un recorrido desde los primeros niveles hasta el sky garden o roof terrace.

Para el futuro visualizan que debido a la demanda del mercado habitacional medio y alto, la edificación tendrá seguramente ese uso para el que originalmente fue planeado.

A jugar en equipo
Pese a la magnitud de estos Juegos, comenta Hugo Rodríguez, aún no se nota un esfuerzo conjunto y claro para sumar otros proyectos que podrían utilizar a los Panamericanos como catapulta. Tal es el caso del Museo Guggenheim Guadalajara —el único planeado por esta fundación para América Latina y que recién fuera cancelado—, el Centro Cultural Universitario y la Torre Torrena, que sería la más alta de América Latina. “Pareciera que cada quien se mueve por separado; pero ésta es la oportunidad para integrarnos. Si bien, el evento es deportivo, tampoco las dependencias turísticas y culturales se han subido al tren. Confío en que lo hagan pronto”.

El maratón comenzó. A tres años del evento, Jalisco se prepara para recibir a todo un continente y para administrar sus recursos con vistas a una captación económica significativa, pero más allá, la ocasión largamente esperada de mostrarse al mundo y legar una mejor ciudad a las generaciones por venir.

Ahora ve
No te pierdas