Holcim Awards, la cuenta regresiva

México será la sede de los Holcim Awards en Latinoamérica. El reto, presentar proyectos más sól
En los Holcim Awards 2006 participaron 1,500 proyectos prove
Isaura González Gottdiener

Pareciera que todos lo saben: la construcción sustentable constituye una manera de satisfacer las necesidades de vivienda e infraestructura del presente sin comprometer la capacidad de generaciones futuras para hacer lo propio en tiempos venideros. La pregunta es: ¿qué tenemos que hacer para lograrlo?

Sumar esfuerzos es una tarea fundamental. Las acciones coordinadas entre autoridades, constructoras y producto
ras de materiales, desarrolladores inmobiliarios, instituciones educativas y medios de comunicación harán posible una conciencia colectiva en torno a la importancia que represen ta para el futuro de la humanidad proyectar y construir ciudades y edificaciones bajo la óptica del desarrollo sustentable.

Promover la excelencia arquitectónica y la mejora de la calidad de vida por medio de proyectos y obras innovadores y sustentables es el objetivo de la Holcim Foundation for Sustainable Construction. Establecida en 2003, esta organización es apoyada por la cementera Holcim Ltd., pero es independiente de sus intereses comerciales. Tres son los esfuerzos en los que la fundación trabaja en todo el mundo: el Holcim Forum, los Holcim Awards y el apoyo a proyectos de investigación.

El pasado mes de septiembre, en el auditorio del Museo Nacional de Antropología, Edward Schwarz, presidente de la Holcim Foundation for Sustainable Construction anunció la segunda convocatoria de los Holcim Awards que estará abierta hasta el 29 de febrero del 2008.

El concurso está dividido en cinco áreas geográficas establecidas: Norteamérica, Latino­américa, Europa, Asia Pacífico, y África Medio Oriente. Serán repartidos tres premios y de tres a seis reconocimientos por cada región. Una nueva modalidad respecto de la primera edición, celebrada en 2006, es que se abre la categoría para proyectos conceptuales realizados por estudiantes y/o profesionales menores de 35 años o Next Generation. Los tres primeros lugares de cada región (oro, plata, bronce) calificarán automáticamente para el concurso global, donde se repartirán cuatro premios: Oro, Plata, Bronce e “Innovación”.

México, anfitrión en Latinoamérica
La Universidad Iberoamericana (UIA) de la Ciudad de México es una de las cinco instituciones académicas que colaboran con la fundación en la definición de los criterios de evaluación y que guían al jurado del concurso. El Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zürich, Suiza); el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT Boston, EUA); la Universidad Tongji (TJU Shangai, China), y la Universidad Witwatersrand (Witts, Sudáfrica) completan el quinteto. Así, queda dispuesta una sede académica por región para tener cobertura mundial.

Para José Luis Cortés, director del Departamento de Arquitectura de la UIA, es una gran oportunidad para los arquitectos mexicanos que desde la primera edición participaron con entusiasmo. Sin embargo, ha sido necesario educar al gremio en relación con los principios de la arquitectura y el desarrollo sustentables, ya que a pesar de que México concursó con más de 100 participantes, no obtuvo ningún premio.

De allí que la UIA se dio a la tarea de crear el Diplomado en Diseño y Construcción Sostenibles —patrocinado por Holcim-Apasco y la empresa de sistemas de tubería Amanco—, que en sus dos emisiones ha tenido una alta matrícula.
Gustavo Gastélum, director de Comunicaciones y Relaciones Externas de Holcim-Apasco, dice que para este llamado, más que buscar un mayor número de representantes nacionales, el objetivo es lograr mejores proyectos, máxime porque México será el anfitrión regional.

Una noche en el Museo
Como plato fuerte de la presentación de la convocatoria, la fundación invitó a dictar una conferencia magistral en el Museo Nacional de Antropología e Historia a la arquitecta finlandesa Kaarin Taipale.

Miembro del Comité Académico del Holcim Forum realizado en abril de este año en Shangai, Taipale ha sido por 10 años directora de Desarrollo Urbano de la ciudad de Helsinki; antes fue editora de la revista Finnish Architectural Review y ha ejercido en Nueva York y Zürich. Al preguntarle acerca de la influencia que las decisiones políticas tienen en relación al desarrollo sustentable de las ciudades, responde con firmeza: “Todo es política. Antes de trabajar en el gobierno pensaba como muchos profesionales que un proyecto era correcto o incorrecto desde una perspectiva arquitectónica. Al trabajar para mi ciudad esta percepción cambió radicalmente. Me di cuenta que las decisiones en torno al desarrollo urbano sustentable tienen un valor altamente político; la única manera de que sucedan las cosas es que los políticos así lo decidan”.

Taipale cita como ejemplo las transformaciones urbanas que se han gestado en ciudades como Londres, Bogotá o Seúl. “Estas urbes han tenido alcaldes decididos que han sido el motor de cambios importantes. Desde luego hay que tener buenas razones, buenos argumentos y saber lo que estás haciendo”.

Si bien en gran parte todo es política, otro elemento fundamental para impulsar el desarrollo sustentable es “evangelizar” a arquitectos y constructores. Edward Schwarz, presidente de la Fundación, lo tiene claro: hay que apoyar proyectos reales que van a transformar positivamente la vida de las personas.

Ahora ve
No te pierdas