Fernando Schütte Elguero

La experiencia de un hombre multifacético
PR

Fernando Schütte Elguero entró al negocio inmobiliario cuando, desde muy joven, empezó a trabajar con su padre. Hoy es uno de los empresarios mexicanos más reconocidos del sector, pero además tiene otras facetas que lo han convertido en todo un personaje público. Su vocación lo llevó a tener una maestría en Dirección de Empresas Inmobiliarias por parte de la Universidad Politécnica de Madrid; la importancia de mantenerse actualizado y regresar un poco de lo aprendido lo encaminó a la docencia: “Estudié la maestría, después empecé a dar clases en México, España, Argentina, Chile, Venezuela, Perú, Colombia y Ecuador, y hoy dirijo un programa de posgrado enfocado a desarrollos inmobiliarios en el ITAM… me parece que es un compromiso con México el formar gente al más alto nivel, es la mejor manera de darle a este país un mejor futuro y un mejor presente”.

El trabajo del que más se siente orgulloso es la construcción de los edificios de AMBITUS, en donde han creado una gran cantidad de empleos y han ido creciendo poco a poco, al grado de que actualmente construyen 14 edificios en la Ciudad de México; en contraste, lo que más se le ha dificultado ha sido la creación de prácticamente una tercera parte de la infraestructura de Cancún para su desarrollo “Playa Mujeres”.

Preocupado por la situación política del país, también presidió el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública. Sobre esto, Schütte comenta que lo más importante que se hizo fue la marcha por la seguridad en el DF y el poder tener, a pesar de las adversidades, la valentía para enfrentar a las autoridades y no ceder ante sus presiones, además de crear conciencia en la gente, de que “juntos sí podemos hacer las cosas, podemos exigir”.

Amante de la literatura, otra de sus facetas —no tan conocida— es la de escritor. Schütte está escribiendo dos novelas y colabora con varios periódicos y revistas además de tener publicados dos libros de poemas, uno de ellos Humedades, que le ha valido fuertes críticas por tratarse de poesía erótica.

 Schütte es un hombre que disfruta de su tiempo libre y lo aprovecha al máximo, “ hago muchas cosas, escribo…, monto a caballo, rejoneo, estoy con mi familia, cazo, pesco… soy muy inquieto”.   

Ahora ve
No te pierdas