HOMEX La que más venda

Homex quiere ser la empresa que más casas venda y la que tenga mejores prácticas corporativas.
Ángeles Castellano Gutiérrez

Vender 80,000 casas en cinco años es el objetivo de Homex. Pero no sólo eso. Quieren ser la empresa con las mejores prácticas, más transparente y con mayor responsabilidad social del sector. “Lo que estamos buscando es ser una empresa ejemplo a nivel mundial”, explica David Sánchez-Tembleque, director general de la empresa. Para esto quieren tener presencia en, al menos, las 30 principales ciudades del país y diversificar su producto, entrar a nichos no atendidos hasta ahora, como la vivienda media o turística para retirados estadounidenses.

Para lograr el salto, Homex ha reforzado su equipo financiero. En octubre pasado se incorporó como director general David Sánchez-Tem­bleque, que anteriormente fue director general de Planeación y Finanzas de Infonavit, y antes de eso responsable de Finanzas Corporativas y Relaciones con Inversionistas de BBVA Bancomer. “Yo vengo para sumar”, explica sobre su propio nombramiento, “para que las capacidades de la empresa sean mayores y para que con un equipo más amplio y más profesional podamos hacer más cosas”.

Recientemente se han incorporado Daniel Leal, como director general de Ventas y Mercadotecnia, mismo puesto que ocupaba en Hipotecaria Nacional (del grupo BBVA), y Alán Castellanos, como director general adjunto de Planeación y Finanzas, procedente de NAFIN, donde trabajaba como director general adjunto de Desarrollo de Negocios. “Los nombramientos son importantes porque generan institucionalidad, para sobrevivir a modas y tendencias”, explica Sánchez-Tembleque.

El mercado de vivienda mexicano está tremendamente fragmentado. Homex y GEO, con el mayor número de casas vendidas (por encima de las 40,000 en 2006) no representan cada una más de 8% del mercado. Teniendo en cuenta que el rezago sigue siendo de alrededor de cuatro millones de viviendas y cada año aumenta en cerca de 750,000 según los cálculos de la consultora Softec y Grupo Financiero IXE, ¿por qué ser tan agresivos? “Precisamente por la oportunidad”, responde Sánchez-Tembleque. Para él, las circunstancias son propicias para convertir a la construcción de vivienda en un proceso totalmente industrializado con economías de escala. “No veo por qué no aspirar a tener 20% de mercado si tenemos la capacidad”, explica.

Es importante eliminar las limitaciones internas para que la propia estructura de la compañía no encorsete su crecimiento. “Nosotros creemos que la empresa necesita dar un paso adelante para poder competir en un mundo global, queremos perdurar”, explica Sánchez-Tembleque.

La más agresiva
Homex nace como una empresa familiar en Culiacán, Sinaloa, en 1989, enfocada a construir vivienda de interés social (hoy alrededor de 80% de sus ingresos y en cinco años más esperan que sea 60%). Los hermanos De Nicolás siguen siendo dueños de 40% de las acciones de la empresa hoy, pero desde 1999 entró un fondo de capital privado, iniciando así el proceso de institucionalización. En 2002 entró uno de los fondos inmobiliarios más importantes de EU, Equity Internacional Partners (posee 13% del capital de Homex). Con esta asociación es que en 2004 decidió salir a bolsa en México y Nueva York simultáneamente. Fue la primera empresa mexicana del sector en hacerlo.

“Somos una historia de éxito a nivel mundial”, presume su director general. “Es difícil encontrar una empresa que haya multiplicado por 10 sus ingresos en los últimos 10 años”. Carlos González, analista de Grupo Financiero de IXE, coincide en esta apreciación. Su crecimiento, tras la salida a bolsa, fue muy agresivo, con tasas de 100%.

Pero al estar más enfocados en la vivienda de interés social, con márgenes menores, necesitan ser más agresivos en sus planes, explica Francisco Chávez, analista de BBVA Bancomer. “Necesitan mayores volúmenes que les deje mayores márgenes”.

Homex espera un crecimiento de ventas de 16% para 2007, esto es, 50,000 casas vendidas frente a las 43,000 que vendieron en 2006. Para lograrlo, tienen dos estrategias, una a nivel interna y otra más enfocada a su producto. Lo principal es seguir trabajando en mejorar los estándares de gobierno corporativo, ser más eficientes, más transparentes. “Queremos ser una empresa ejemplo a nivel mundial”, afirma Sánchez-Tembleque. Ya han sido reconocidos como la empresa latinoamericana con más alto grado de gobierno corporativo en España por los despachos de abogados Garrigues y Affinitas.

Como parte de su reconocimiento como marca pretenden aumentar su grado de responsabilidad social, más que enfocarse a la publicidad masiva. “Tenemos que contribuir a que nuestro cliente natural mejore su calidad de vida con su vivienda”, explica Sánchez-Tembleque. Esperan lograrlo tanto a través de la sustentabilidad de los procesos como fomentando que en sus desarrollos estén cubiertas las necesidades de salud y educación de sus habitantes. En este sentido, ya cuentan con un acuerdo con el Instituto Nacional de Educación de Adultos Mayores.

Pero el principal motor tiene que ser el producto que ofrecen. Reconocidos como desarrollador de vivienda de interés social, ahora quieren explorar otros nichos, como la vivienda residencial turística para extranjeros. El responsable de encontrar estas nuevas oportunidades de negocio y echarlas a andar es el anterior director general, Gerardo De Nicolás. De momento, estos nuevos nichos continúan en la fase de estudio. Esperan contar con un producto para 2008, ya que la idea no es solamente hacer las casas, sino desarrollos integrales.

Aunque esperan que la proporción entre vivienda de interés social y la media y residencial estén un poco más balanceadas en los próximos años, la de menor valor va a seguir siendo su producto estrella, mejorando procesos y calidades. “Tenemos que preocuparnos de generar plusvalía, de hacer una casa que dé beneficios mañana porque va a valer más”, explica Sánchez-Tembleque, director general.

Hasta ahora, explica Carlos González, analista de IXE, éste ha sido uno de los pendientes de la empresa. Su estrategia, dice, ha sido hacer casas muy austeras, quizá no con tanta calidad en los acabados, pero con un poco más de terreno, dando la posibilidad de que el cliente la pueda hacer crecer. “Su especialidad es construir casas de manera masiva, aunque tengan que bajar un poco su calidad”. Ahora, Homex, que construye desarrollos de 2,000 a 3,000 viviendas, quiere que estén garantizadas cuestiones como las vialidades, el equipamiento, el transporte, la mancha urbana.

Ahora ve
No te pierdas