María Luisa Dehesa

La primera mujer arquitecta en un mundo de hombres
María Luisa Dehesa
Ángel Mendoza

En 1939, María Luisa Dehesa y Gómez Farías (Jalapa, 1912) se convirtió en la primera mujer titulada como arquitecta en Latinoamérica por la Academia de San Marcos de la Universidad Nacional de México; su tesis —titulada Cuartel de artillería tipo— mereció mención honorífica.

 

María Luisa diseñó la casa donde vive. En este espacio incluyó tres elementos que, desde su perspectiva, son imprescindibles: chimenea, jardín y ventanales. Ahí, a sus 94 años conversa con Obras.

María Luisa llega a la Ciudad de México en 1933 e ingresa a la Real Academia de San Carlos. Su madre, María Luisa Gómez Farías la alienta a estudiar la universidad, porque desde los 16 años nota sus capacidades para el dibujo y las matemáticas.

Cuando estudiante, habita un cuarto de azotea en Coyoacán. Su trayecto a la escuela  —en el Centro Histórico— lo hace en tranvía. En San Carlos, pronto debe enfrentarse a un ambiente dominado por hombres; en un taller separado, ellas sólo son cinco.

 “Un día le pedí a un maestro que me explicara por qué a mí no me preguntaba sobre los temas de clase, y me dijo: ‘A usted sólo le puedo preguntar cómo se hace una sopa de fideos’ ”. A pesar de todo, nunca pensó en desertar.

Con aprecio recuerda a sus compañeros, quienes asisten a cantinas y reciben pases para el cine y las luchas; no va con ellos, pero le regalan los boletos y entra gratis a esos espectáculos.

Educada férreamente por su padre Ramón Dehesa —quien deseaba tener cinco hijos y tuvo cinco hijas—, María Luisa aprende a disparar, a ordeñar… Su padre le dice: “Tú debes aprender de todo, eres la mayor, así que eres el hombre de la casa”.

Para visitar Alemania, en tiempos de devaluación, esconde sus dólares dentro de un tubo de pasta dental para que no se los quiten en el aeropuerto de México. Con Ruth, la hija de Diego Rivera, vista Nueva York, donde recorre una exposición que muestra los rascacielos del futuro.

Homenajeada en 2006 por el Colegio de Arquitectos de la Ciudad de México, la arquitecta de ojos azules también escribe cuentos, protagonizados por seres inanimados, “porque los seres humanos son muy complejos”.

Ahora ve
No te pierdas