Obra de un arquitecto autodidacta

El mundo de este arquitecto, visto desde su propia perspectiva y por la de otros en un monográf Aragonés construye una obra inundada de color y formas geométricas.
El mundo de este arquitecto, visto desde su propia perspecti  (Foto: )
Ángel Mendoza Cruz

Miguel Ángel Aragonés ideó su casa, según el mismo ha contado, como un cubo que abre para permitir el ingreso de la luz. El mundo de este arquitecto, visto desde su propia perspectiva y por la de otros, está expuesto en este monográfico, publicado en pasta dura y en una edición inglés-español.

El profesionista, nacido en la Ciudad de México en 1962, indaga sin limitaciones en la pintura, en la escultura y en la música para construir una obra inundada de color y formas geométricas; tiene una gran admiración por el escenógrafo fílmico y pintor Gunther Gerzso, por eso, varios proyectos reunidos en el libro dejan ver esa contemplación que pasa por influencia y se traduce en homenaje.

Las palabras de Aragonés sirven a los lectores para conocer su pensamiento. Las fotografías y pequeños planos ayudan a entender algo de su imaginación. El contenido está redactado con diversas plumas, entre las que están Morábito, Topelson, Aguilera y Ritter. 

Miguel Ángel Aragonés, Morábito, Fabio et. al, Landucci, Ciudad de México, 2007, 265 pp. 

Ahora ve
No te pierdas