México y sus arquitectos al iniciar

-
Louise Noelle

En los albores del siglo XXI México posee una riqueza contundente en arquitectos talentosos y comprometidos, tanto con su profesión como con el momento que les ha tocado vivir. El resultado de sus desvelos son proyectos generosos y creativos, con una amplia gama de expresiones plásticas y una inagotable serie de soluciones.

Por lo anterior, en las últimas décadas este país se ha significado por un desarrollo claramente orientado y resultados plásticos reconocibles. Sin embargo, todos estos profesionales se encuentran también enfrentados a la responsabilidad de mostrar resultados satisfactorios y que, a la vez, les permitan obtener un lugar dentro del futuro devenir de su profesión.

Así, frente a las tendencias que se ligan en mayor o menor grado a los presupuestos regionalistas, coexiste en la actualidad un deseo de encontrar una expresión diferenciada, inspirándose en las vanguardias internacionales. En este sentido, existe un grupo de arquitectos con un innegable deseo de ofrecer una propuesta basada en los valores regionales, que plantean soluciones adecuadas tanto a la cultura como a las condiciones geográficas y económicas locales.

En esta tendencia se han definido modalidades que tienen como común denominador la búsqueda de resultados individualizados donde se privilegian las particularidades del sitio y los usuarios. En otra vertiente encontramos un contingente que se inserta de lleno en las propuestas vanguardistas y que ejerce, con gran independencia, una búsqueda formal adecuada a los tiempos de la globalización; muchos continúan sus búsquedas, tanto dentro de las técnicas y los materiales como de las propuestas formales y funcionales.

Otros profesionales se preocupan más por la solución de problemas específicos que por los resultados plásticos finales, sin que esto vaya en detrimento de la calidad o el atractivo de sus obras; sus principales intereses han estado en el campo de la vivienda, la salud y la docencia, y han estado siempre atentos a los aspectos de inserción urbana y del contexto socio-cultural. En este sentido, cobran fundamental importancia el urbanismo y la arquitectura de paisaje que han sido el punto central de los trabajos de muchos. A esto se agrega la presencia continua en el campo del diseño, ya sea gráfico o industrial, complementos naturales de su quehacer como arquitectos.

Tampoco debemos de olvidar la revitalización de los espacios del pasado y los beneficios del reciclaje, como una parte fundamental del hacer arquitectónico y de la salvaguarda de la memoria construida, por lo que es importante recordar a los arquitectos dedicados a la restauración y conservación del patrimonio. Finalmente, resulta indispensable señalar un importante grupo de investigadores y profesores que han dedicado sus afanes a la recuperación crítica del pasado arquitectónico, para transmitirlo a propios y extraños a través de sus escritos y sus enseñanzas.

Ante este alud de creatividad y entrega se dibuja un esperanzador panorama de la arquitectura a lo ancho de nuestro país, a diferentes niveles y en diversas especialidades. Sin duda, esta condición se construye sobre los sólidos cimientos que nos legaron los grandes maestros del siglo pasado. De los logros actuales se han derivado numerosos y merecidos reconocimientos tanto nacionales como internacionales, y la presencia de obras de los diseñadores mexicanos allende las fronteras es cada vez más nutrida y rica en aciertos.

Estas condiciones esbozan un paisaje arquitectónico rico en propuestas, así como tener una mirada confiada hacia el porvenir. Por ello resulta especialmente significativo el homenaje que grupo di rindió al gremio de los arquitectos, en el que el talento individual de cada uno de los asistentes se vio potenciado ante la calidez de los lazos de amistad, la prodigalidad de los colegas y la alegría del encuentro.

Ahora ve
No te pierdas