Mieles amargas del turismo

Bienes raíces
—Luz Adriana Santacruz C.

El presente del turismo en México son los grandes proyectos planeados, como lo fue Cancún en su tiempo o intentaron serlo Los Cabos e Ixtapa, porque estamos compitiendo contra el mundo. Somos vecinos del país más rico del Universo”, reconoce Ernesto Coppel, presidente de la Asociación Mexicana de Desarrolladores Turísticos (AMDETUR).

El turismo es la tercera fuente de ingresos en el país, superado sólo por el petróleo y las remesas. El panorama que le pinta no está nada fácil ya que la compra de tierras por parte de extranjeros lo está limitando.

“La tenencia de la tierra antes no valía nada porque no había demanda pero ahora vienen los estadounidenses a comprar todo lo que se mueve. Rosarito, San Felipe, Peñasco, ahora son un emporio”, señaló el empresario.

“Ya se terminaron en EU las tierras, las playas con buenos climas. En California no cabe ni un cerillo, en Florida menos, ya no tienen para hacer casas de verano o para pasar los inviernos tan fríos y ahora vienen sobre nosotros. A México le va a llegar el momento del despegue como el mercado inmobiliario turístico”, agregó.

Un factor que impide el desarrollo de las construcciones turísticas es la protección de los manglares: “De manera radical se impide que se toque cualquier manglar. La Semarnat está consciente de que el enemigo no son los desarrolladores turísticos, sino las aguas negras que se tiran al mar”, indicó.

La mayoría de clientes son estadounidenses, pero es necesario que le den más oportunidades al mercado mexicano, según el presidente de AMDETUR.

Ahora ve
No te pierdas