El Aeropuerto de Riviera Maya en riesgo

El terreno que ocupará el aeropuerto de la Riviera Maya ya se desmontó, pero faltan permisos.
El aeropuerto será vital para desarrollar la zona. (Corbis)
Fernando Ortega Pizarro

El Aeropuerto Internacional de la Riviera Maya podría no ser construido, pues no tiene los permisos de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) ni del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Quintana Roo, advierten autoridades de ambas instituciones.

Pero en la administración de Joaquín Hendricks, el Gobierno del Estado invirtió un monto de 4 millones de dólares aproximadamente en la adquisición y el desmonte de un terreno de 1,000 ha, en el que alojarían el proyecto, muy cerca de Tulum.

La Secretaría de Comunicaciones y Transporte (SCT) todavía no determina las características de la licitación,  ni si el recinto ocupará el mismo sitio que desea la administración estatal.

Sin la autorización, el proyecto aeroportuario de la Riviera Maya no podría hacerse como estaba planeado, aseguran por separado Rafael Salazar y Adriana Velázquez, delegados de la Semarnat y del INAH en el estado, respectivamente.

Aún así, Gabriel Mendicuti, secretario de Infraestructura y Transporte de Quintana Roo, afirma que no hay problemas con los permisos, debido a que el Gobierno del Estado los otorgó: “Tal vez no estén actualizados”, pero ya se han hecho todos los estudios de impacto ambiental, “no sé si entró el INAH”, pero se tuvo mucho cuidado al seleccionar el terreno, para que no tuviera montículos u otros elementos.

En relación al punto de vista del INAH y la Semarnat, el funcionario opina: “La verdad es que siento que no son válidas las observaciones”, porque “hay gente que se opone a todo por oponerse a todo, sin ninguna razón objetiva”.

Piedras sobre la pista
La delegada del INAH en Quintana Roo refiere que durante tres años solicitaron al gobierno estatal la ubicación del futuro aeropuerto; recientemente la SCT entregó la información, con la aclaración de que dicho lugar todavía era provisional.

El Gobierno del Estado desmontó la zona hace más de dos años, ¿ esto ameritaba pedir permiso al Instituto? “Sí”, es su obligación, incluso existe un convenio con el municipio Solidaridad para que cualquier trabajo deba pedir previamente  la autorización del INAH, responde la funcionaria.

Las imágenes satelitales que envió la SCT muestran un trazo preliminar, pero será necesario hacer una visita de inspección “para verificar que no haya algún elemento arqueológico que pudiera ser afectado”, indica Velázquez.
Agrega que los funcionarios del gobierno de Quintana Roo “están en buena disposición de cooperar y de hecho estamos en el trámite de realizar estos trabajos”.

Ojos bien cerrados
Gabriela Rodríguez, secretaria de Turismo de Quintana Roo, niega el desmonte: “Hasta que no haya una definición, no creo que empiecen”. Rafael Salazar, de la Semarnat, asegura que no tiene conocimiento de que exista alguna deforestación en el lugar.

A título personal, Elizabeth Patiño, su asesora, supone que el proyecto del aeropuerto de la Riviera Maya, así como su planteamiento y su ubicación deben ser evaluados actualmente en la dirección general de Impacto y Riesgo Ambiental de la Semarnat.

¿La dependencia dio el visto bueno para que se construya el nuevo aeropuerto en algún lugar? “Aquí no tenemos conocimiento de ello”, si el proyecto se presentó a nivel federal lo están evaluando en las oficinas centrales; una vez evaluado, nos mandarán el resolutivo, contesta.

Ahora ve
No te pierdas