El IETU golpea a la construcción

El nuevo gravamen comienza a frenar el crecimiento, sobre todo el de las empresas más pequeñas; el cliente final será el gran perdedor, pues verá disminuida su capacidad de compra.
La compra de tierra con el Impuesto Sobre la Renta fue deduc
Ana Lydia Valdés

El Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) ya causó estragos en la operación y el crecimiento de las desarrolladoras de vivienda, al impactar negativamente en la creación de bancos de tierra, la recepción de anticipos por preventa y el endeudamiento.

Dicho gravamen entró en vigor en enero de este año y su primer pago mensual debió efectuarse a más tardar el 17 de febrero; considera la totalidad de los ingresos obtenidos en un ejercicio, menos las deducciones autorizadas, resultado al que hay que aplicar la tasa de 16.5% en 2008, 17% en 2009 y 17.5% a partir de 2010, indica el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

El problema está en los terrenos adquiridos en 2007 que serán vendidos en 2008, pues la compra tuvo lugar antes de la entrada en vigor de la Ley del IETU, pero la venta fue posterior a dicha fecha; por ello, “contra el ingreso que se genere no se realizó ninguna deducción del terreno”. Esto “podría resultar muy gravoso” para las compañías, explica Raquel Aguilar, analista de SaludEmpresarial.com.

“El impacto del IETU resultó peor que el Bando 2”, y lejos de incentivar nuevos desarrollos inmobiliarios “los desalienta”, asienta Ariel Sánchez Zermeño, director general de Lonai Group. Debido a este impuesto, la firma perdió el ritmo de construcción mensual y aumentó sus costos de producción —salarios, intereses por financiamiento, inventarios— hasta en 10% del valor del inmueble, monto que tendrá que pagar el comprador, enfatiza el empresario.

Pero las compañías que desarrollan inmuebles constantemente no serán afectadas: si antes de lo previsto pagan sus adeudos a los proveedores evitarán el pago del gravamen, expone Alex Metta, director general de Hogares Unión, quien cita que “no todos pueden hacerlo”.

No se endeude
David Vainer, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda Valle de México (Canadevi), ahonda en que los intereses generados por deudas empresariales no serán deducibles a menos que haya inversión. En síntesis, “hoy regresamos al esquema anterior a 2004” , razón por la que “ya no habrá quien acumule terrenos”, argumenta.

Por otro lado, si el desarrollador inmobiliario recibe un millón de pesos por la preventa de una casa, y no gasta el capital, tendrá que pagar IETU, advierte Elio Zurita, fiscalista postgraduado en Impuestos Internacionales (ITAM-Harvard). Por eso, el especialista sugiere “proyectar con anticipación en qué se va a invertir”.


De cara a la problemática, el SAT está dispuesto a revisar la incidencia del impuesto, señaló Netzahualcóyotl Salvatierra, ex presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), durante el XXVI Congreso Mexicano de la Industria de la Construcción. Pero en enero, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el IETU fue 45% superior a lo presupuestado, “por lo cual veo muy difícil que el gobierno dé marcha atrás en beneficio de la economía nacional”, opinó Mariano Latapí Ramírez, presidente de la Academia Mexicana de Investigación Fiscal, en el Newsletter Fiscal Financiero que emite la institución que actualmente representa.


Ahora ve
No te pierdas