Infraestructura a sala de urgencias

La falta de dinero y la descentralización rezagaron a la infraestructura para la salud pública.
Hugo Salvatierra Arreguín

Guillermo Carrillo Arena, ex subdirector del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

¿Ve bien el estado de la infraestructura para la salud?
La veo en un deterioro. A mediados de los setentas el Seguro Social estableció una mística y una tecnología [de diseño] que lamentablemente se dejó de respetar por ahí de los ochentas medios, porque en un ánimo de “copismo” se quiso descentralizar la tecnología y creo que eso fue un error, porque si un ingeniero o técnico en mantenimiento de Oaxaca va a querer imponer su voluntad al director general del hospital nunca lo va a lograr, pues este último es infinitamente más poderoso.

¿La infraestructura de esta época que menciona no fue diseñada con proyección a futuro?
Tengo la impresión de que teníamos un déficit que logramos alcanzar, tanto en el ISSSTE como en el Seguro, pero el país tuvo crisis recurrentes. Debido a este problema dejó de invertir lo necesario para compensar el crecimiento de la población, entonces se hicieron remodelaciones, ampliaciones y parches que ya no satisfacen la demanda creciente.
También ha faltado conocimiento. Cada día meten en las instituciones de salud a personas que viven del sector público desde el punto de vista político. Creo que tienen una gran capacidad humana y calidad moral, no estoy criticando su persona, pero carecen de conocimiento en la materia y deberán adquirirlo.

¿Está quedando rezagado el servicio público frente al privado?
Sin duda. Espero que no sea un problema de desidia, sino de finanzas y que los directores de las instituciones públicas o los secretarios en materia de salud tengan más conciencia de que requieren instalaciones de mejor calidad.

¿Ante la falta de obra, qué ha pasado con los cuadros de aquellas épocas?
Una gran mayoría quedó desempleada y otros laboran en el Gobierno, realizando tareas menores. Evidentemente se nota una frustración en esta gente capacitada y fundadora de las normas de calidad en materia hospitalaria, mientras que los jóvenes están influenciados por una calidad de menor apetito, mal formados o sin empleo.

¿Cómo ve el panorama a futuro?
Como mexicano, con ánimo, y como ex funcionario tengo la esperanza de que haya comprensión, tanto de Hacienda para asignar recursos, como valor y entereza de los directivos de las instituciones, para demandar los recursos que necesita un centro clínico-hospitalario.

Ahora ve
No te pierdas