Aeropuerto de Riviera Maya, ¿monopolio?

La Comisión Federal de Competencia deberá decidir si abre la competencia en Quintana Roo; o si mantiene la regulación de precios actual que ha vuelto a los aeropuertos mexicanos muy car
Los aeropuertos de la Ciudad de México y de Cancún son de lo
Fernando Ortega Pizarro

Los aeropuertos de México prácticamente operan como monopolios, pues no tienen competencia. Por ese motivo el Gobierno Federal regula sus precios y tarifas. En las próximas semanas, la SCT deberá definir si quiere competencia aeroportuaria en Quintana Roo con distintos operadores y libera las tarifas, o si mantiene la regulación de precios actual que, según la Comisión Federal de Competencia (Cofeco), ha convertido a los aeropuertos del país en los más caros a nivel internacional.

Adolfo Castro Rivas, director de Finanzas y Planeación  Estratégica del Grupo ASUR, asegura que la Cofeco no ha emitido todavía una recomendación formal para que no participen en la licitación del aeropuerto de la Riviera Maya. Lo único que hubo al respecto, precisa, fue la opinión personal del presidente de la Cofeco, Eduardo Pérez Mota.

Considera que el aeropuerto de la Riviera Maya tiene que construirse por licitación, aunque puede no haberla como en el caso del aeropuerto de Toluca, “en donde entiendo que el 49% no es del estado ni de la Federación”, y la ley lo permite”, agrega. Para Castro Rivas,  marginar a ASUR del proceso de licitación no es lo más adecuado, si en verdad se desea fomentar la competencia y ofrecer las mejores condiciones para el pasajero. Actualmente las autoridades fijan las tarifas —por pasajero— que cobran los operadores. El grupo aeroportuario no puede fijarlas a capricho. Para eso se necesita competencia, pero es un servicio controlado, regulado, explica el directivo de ASUR. Para Castro Rivas, aun si otro grupo aeroportuario ganara la licitación, el control de precios no garantizaría la competencia.

“Déjeme ponerlo diferente. Usted tiene un precio del kilo de tortilla con una tarifa máxima de 10 pesos, ¿hay competencia?”, cuestiona. 

Rubén López Barrera, director general del Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA), no opina sobre si ASUR debe participar o no en la licitación del nuevo aeropuerto, pero cree que eso lo debe definir la SCT conforme a la ley.
Estima que seguramente habrá muchos grupos empresariales interesados en el nuevo aeropuerto porque el mercado del Caribe es interesante.

Pero si la SCT entrega la concesión de la nueva terminal al gobierno de Quintana Roo, éste deberá asociarse con un grupo que tenga experiencia en operar aeropuertos. Sin embargo, hasta el momento no han considerado asociarse con el gobierno de Quintana Roo.

Diego Serebrisky, socio director de Advent, operador de fondos de capital privado a nivel internacional, considera que si en virtud de las restricciones de la Cofeco “el que va a operar el aeropuerto de la Riviera Maya es alguien que no sea ASUR, es más probable que haya más competencia y que eso beneficie a los consumidores”.
Asegura que “no es un tema de aeropuertos, sino de la economía en general. Donde hay más de una empresa que ofrece servicios similares, eso impacta en mejores precios para los clientes”.

El grupo español OHL también está interesado en participar en la licitación del aeropuerto de la Riviera Maya, asegura su director inmobiliario, Arturo Casillas González.

La oficina de José Andrés de Oteyza, presidente de OHL en México, comentó: “Nosotros no tenemos información oficial del aeropuerto de la Riviera Maya, por lo tanto, mientras no exista algún pronunciamiento oficial (localización, tiempos, características, etc.) no queremos adelantarnos”. Sin embargo, Arturo Casillas Gonzáles, director inmobiliario de la empresa afirmó que el grupo está interesado en participar en dicha licitación.

Miguel Alemán Velasco, presidente de Interjet, asegura que la ley impide a las aerolíneas participar en los aeropuertos, y los aeropuertos tampoco pueden tener líneas aéreas.

Pero está en desacuerdo en que “un solo dueño, como es en este caso el señor Fernando Chico Pardo  (propietario de ASUR), maneje totalmente los aeropuertos de Quintana Roo”.

En esa entidad, explica, “debería de haber una competencia, justamente porque ASUR tiene el aeropuerto de Cozumel, que tengo entendido era una pista militar, y el de Cancún. Entonces, el otro aeropuerto importante sería el de la Riviera Maya. Entre estos aeropuertos, e incluso el de Chetumal, debería de haber una competencia”.

De otra manera, apunta, “seguirá habiendo el mismo problema que tiene Cancún, donde los movimientos de las aeronaves van muy despacio”, pues nada más tiene una pista y la segunda estará concluida hasta el 2009. Asegura que todos los aeropuertos de México están unos 15 años atrasados en promedio y  que Cancún, es uno de los aeropuertos más caros del mundo. También los de la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey y Los Cabos. “Todos son caros”, dice.

Pero si un participante distinto a ASUR  gana la licitación del aeropuerto de la Riviera Maya y se mantiene el mismo esquema de precios y tarifas, no se logrará generar la esperada competencia, puntualiza.

Para Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA),  la situación de  ASUR es responsabilidad de la SCT y anticipa una gran competencia.

Además de la construcción del aeropuerto de la Riviera Maya, el Plan Nacional de Infraestructura 2007-2012 contempla la construcción de un nuevo aeropuerto en Puerto Peñasco y la ampliación de los de San José del Cabo, Puerto Vallarta y Loreto.

Ahora ve
No te pierdas