Chiapas se perfila como el nuevo Cancún

Fonatur pretende convertir a Chiapas en el nuevo Cancún, explotará el arqueoturismo en el estad
Palenque es el municipio más importante de Chiapas por su di
Cristina Calvo

Hace 40 años Cancún era sólo trazos y borradores sobre un escritorio pero en poco tiempo logró convertirse en el principal polo turístico del país. Fonatur lo transformó en un Centro Turístico Integralmente Planeado (CIP). El organismo quiere repetir el esquema en Chiapas y construir ahí el primer parque eco-arqueológico del país.

El proyecto se conoce como el Centro Integral Palenque, se desarrollará al norte de Chiapas y abarcará seis municipios: Catazajá, Chilón, Ocosingo, Salto del Agua, Tumbalá y Palenque (58 mil hectáreas). Tendrá una inversión de 1,632 millones de pesos (mdp), 50% de la cual estará a cargo del Gobierno del Estado.

El CIP estará integrado por diferentes circuitos turísticos: especializados, ecológicos, culturales, deportivos, de lujo y para un turismo de estancia prolongada. En las Cascadas de Agua Azul construirán un parque temático natural, con áreas comerciales y una oferta de alojamiento de 1,260 cuartos para captar el segmento del turismo ecológico, de aventura y deportivo. En el municipio de Catazajá proyectan un desarrollo de un proyecto turístico lacustre con 780 cuartos.

Palenque es la piedra angular del proyecto que Fonatur pretende convertir en la entrada al mundo maya, aprovechando la riqueza arqueológica de la zona. El CIP Palenque abarcará 1,400 hectáreas, tendrá una oferta hotelera de 5,710 cuartos y definirá el desarrollo urbano de Palenque como el ordenamiento del crecimiento de la ciudad, su imagen urbana y los servicios básicos para la población.

El esquema de Fonatur ofrece a los inversionistas tres formas de participar: el primero es por medio de descuento de una línea de créditos de Bancomext, que se administra a través de intermediarios bancarios para financiar proyectos de inversión y capital de trabajo. El segundo es a través de coinversiones en donde se prevé la participación minoritaria y temporal del Fondo en empresas, aportando recursos en especie y el programa de calificación de proyectos, que ofrece a inversionistas y agentes financieros estudios de viabilidad y riesgos para facilitarles el acceso al crédito de la banca comercial. Además, Fonatur pondrá a la venta terrenos urbanizados para construir hospedaje de alta calidad en cabañas, villas y hoteles; para zonas comerciales y de servicios; lotes residenciales; un campo de golf y espacios culturales para la renta de equipo deportivo de alto riesgo. Con dicho proyecto se espera que en 2020 se llegue a 8,350 cuartos de calidad turística; atraer a 14 millones de nuevos turistas extranjeros y nacionales; generar ingresos por 6,800 millones de dólares; generar 30 mil empleos y beneficiar a las comunidades indígenas de la región.

Focos rojos ante el alto costo social
El CIP Palenque había permanecido estancado durante ocho años, pero ahora con el apoyo del Gobierno Federal lo pretenden reactivar porque su potencial económico es mucho mayor con las obras de infraestructura que se realizan. El próximo año comenzará a operar la supercarretera Palenque-San Cristóbal de las Casas que conectará todo el norte del estado con la Costa en tan sólo dos horas. También planean ampliar el aeropuerto. Sin embargo, el costo social del mismo también ha aumentado porque para que el CIP Palenque sea una realidad se tendrán que reubicar comunidades indígenas; ya han puesto en marcha mesas de diálogo para la reubicación de algunos habitantes. En el caso de Cascadas de Agua Azul para que el proyecto sea totalmente viable se tiene que negociar con las comunidades la adquisición de terrenos. El valor por hectárea es mayor que 2 millones de pesos, pero al momento de crear infraestructura podría elevarse el costo. De acuerdo con Miguel Ángel Sánchez Morales, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles de Palenque, el precio del metro cuadrado en esa zona se cotiza en 150 pesos en las condiciones actuales pero con infraestructura y servicios podría elevarse a 200 pesos.“Tenemos que iniciar una promoción intensiva, el desarrollo tiene que darse en unión con inversionistas y con las comunidades indígenas, viéndolas como sujetos y no como objetos del turismo”, asegura Loreto Coronado Moreno, comisionado de Enlace con las Comunidades Indígenas y facilitador educativo del área de turismo de la Universidad Autónoma Indígena de México.

Un ejemplo de ello es el centro ecoturístico en Las Nubes, municipio de Maravilla Tenejapa, cuyos habitantes, indígenas monolingües predominantemente tzotziles y tzeltales ofrecen actividades ecoturísticas como senderismo, basándose en organización comunitaria y en el manejo y conservación de los recursos naturales y culturales desde los últimos cinco años. En 2000, parte de los ejidatarios de la comunidad constituyeron la Sociedad de Solidaridad Social “Causas Verdes Las Nubes” para crear un centro ecoturístico llamado “Causas Verdes”, con el fin de fomentar el aprovechamiento ordenado de los recursos naturales del ejido. El área total del centro es de poco más 48,000 m2.“Si no toman en cuenta a la comunidad y al ambiente para preservar la cultura y la naturaleza, [el CIP Palenque] puede resultar contraproducente. Es muy profundo el malestar que se genera en una comunidad que va a ser receptora de turismo cuando se le arrebatan el paisaje, sus raíces y el lugar donde están sepultados sus muertos”, advierte Loreto Coronado.

En el turismo de naturaleza se busca que los beneficios económicos sean locales y directos a los operadores y guías de la zona. Además, los turistas están dispuestos a pagar más si saben que es un turismo sustentable, de bajo impacto”, comenta Wendy Hesketh, presidenta de la Asociación Mexicana de Turismo de Aventura y Ecoturismo. Según la Organización Mundial de Turismo de 10 a 15% del turismo tradicional anual se enfoca al turismo alternativo.

Ahora ve
No te pierdas