El medio ambiente es el que más gana

-
El abandono de barcos es una práctica común en el río Coatza
Silvia Ortiz

En este mes comenzará a operar el astillero de desmantelamiento y reciclaje integral ambiental de barcos de PASA, que no sólo abrirá la puerta a un negocio millonario sino que contribuirá a desaparecer la “chatarra” de los puertos del país, evitando con ello contingencias en las aguas mexicanas, pues los barcos en desuso generan residuos peligrosos como los bifenilos policlorados (PCB). 

El astillero de PASA dará atención a cualquier tarea asignada a las costas del Pacífico, sobre todo en América del Norte y Centro, lo que evitará que las embarcaciones sean remolcadas a África y Asia, con los consecuentes costos y riesgos adicionales que ello implica.

En el caso de las embarcaciones extranjeras de Estados Unidos o de otros países, los PCB serán devueltos al país de origen, en donde cuentan con mecanismos técnicos más avanzados para tratar estos residuos. Los barcos que ingresen a territorio mexicano para ser desmantelados “van a llegar con el menor contenido de residuos peligrosos, ya que antes de ser traídos tendrán que ser semiprocesados en su país de origen”, considera Reyes Roel. 

A los residuos de las embarcaciones nacionales se dará un manejo adecuado a través de diferentes servicio outsourcing  de las  filiales de Pasa con lo que potencializará todo tipo de sinergias.

Oscar González Morales, gerente Ambiental de Ecomar, asegura que el astillero para desmantelar barcos cumplirá con todos los parámetros de seguridad y de protección al medio ambiente que determinan los organismos internacionales como la Organización Marítima Internacional (OMI).  

“No vamos a caer en el desmantelamiento tradicional como lo hacen en la India y África, en donde desmantelan los barcos en las playas. Nosotros desmantelaremos los barcos de una manera sustentable”, indica.

Por regulaciones específicas de la OMI, a partir del 2010 las embarcaciones deberán cumplir con una regulación especial y tener doble casco con el fin de evitar derrames en los océanos; las embarcaciones que no cumplan tendrán que ser desincorporadas o remodificadas. 

Ahí es donde entra parte del negocio”, explica Joaquín Green Salamanca, gerente administrativo de Ecomar, la empresa que operará al astillero.

Ahora ve
No te pierdas