GDF y Clinton al rescate del entorno

Con 200 mdd implementarán un programa de eficiencia energética en edificios públicos de la cap
Fundación Clinton comenzó a operar en 2002. (Image Bank)  (Foto: )

¿Qué tienen en común William Clinton y Marcelo Ebrard? La capacidad para ataer la atención de la comundidad internacional y obtener recursos para sus programas. A través de la fundación que lleva su nombre, Clinton ha logrado cerrar más de 580 compromisos que involucran a más de 1,000 organizaciones en 100 países, mientras que el Jefe del Gobierno capitalino convenció al propio Clinton para que lo apoyara en su plan de convertir al Distrito Federal (DF) en la ciudad “más verde” de América Latina.

Durante la Cumbre de las Grandes Ciudades sobre Cambio Climático (C40) que se realizó en Nueva York en mayo de 2007, la fundación del ex presidente de Estados Unidos otorgó al gobierno capitalino 200 millones de dólares (mdd) para los  programas de ahorro energético que piensa arracar este año. La Fundación Clinton cuenta con un fondo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) valuado en 3,000 millones de dólares (mdd).

De esta forma, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) se une a la Iniciativa Climática Clinton en la que ya participan 40 de las ciudades más importantes del mundo. La iniciativa consiste en que el gobierno de cada ciudad se compromete a modernizar cierto número de edificios públicos con la tecnología necesaria para reducir sus emisiones de carbón y la basura que generan, bajo un esquema similar al de los bonos de carbono. En la medida en que las ciudades ahorran energía obtienen recursos para financiar sus proyectos; es un esquema de inversión que no implica un endeudamiento.

Los socios de la iniciativa de Clinton son los bancos Deutsche Bank, ABN Amro, Citigroup, JPMorgan y UBS, quienes otorgarán 1,000 mdd cada uno, para la financiación del programa; apoyan Schneider Electric, Solar Gard, 3M y Trane, las cuatro compañías de servicios energéticos (ESCO por sus siglas en inglés) más importantes del mundo, quienes a su vez estarán a cargo de la reconversión tecnológica. La Fundación Clinton dará asistencia técnica, apoyo financiero y un representante de tiempo completo.

“Seleccionaron a la Ciudad de México para este programa por ser una de las más grandes del mundo y porque ha trabajado intensamente en materia de cambio climático”, señala Martha Delgado, secretaria del Medio Ambiente del DF, quien también adelantó que el GDF está por arrancar el Plan de Acción Climática de la Ciudad de México, que comprende programas para el ahorro de energía a través de la reutilización de la basura, el transporte público y una nueva tecnología para el Sistema de Aguas de la Ciudad de México. “Ya están siendo analizados por la Fundación Clinton; el objetivo es que para el 2008 se reduzcan a 10 ó 15,  los 50 millones de toneladas de contaminantes que se generan actualmente”, explica.

El proyecto más ambicioso es el llamado de Eficiencia Energética en Edificios, que con una inversión estimada en 20 mdd pretende reemplazar las fuentes de iluminación en todos los edificios del GDF con el fin de reducir los actuales niveles de facturación. Con este programa se tendrán ahorros de 7.3 mdd al año en la facturación que actualmente es de 50 mdd. El consumo de energía por iluminación bajaría 30% y 14% el consumo de energía total.

El programa prevé ofrecer al inversionista un contrato multianual y una recuperación de la inversión a través de ahorros en la facturación. El retorno de la inversión se generará en un plazo menor a 30 meses con una utilidad estimada del 30% y la reducción de 30,818 toneladas de bióxido de carbono (CO2). Los financiamientos tienen un interés es muy bajo o nulo.
“Las inversiones de ecoeficiencia bien hechas están generando formas de participación con bonos de carbono. Muchas veces inversiones importantes logran una alta tasa de retorno conforme van generando estos bonos. Otras inversiones que se amortizaban en ocho o 10 años se pueden cubrir en un tercio de ese plazo”, asegura Luis Alberto Ulla, director ejecutivo del Instituto Argentino de Responsabilidad Social Empresarial (IARSE).

Ahora ve
No te pierdas