Grupo Lar, en la vivienda media

La empresa española tiene proyectos en el DF, Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Toluca y Cancú
Para cada uno de los proyectos, LAR subcontrata proveedores  (Foto: )
Cristina Calvo

Era yo solo, no teníamos ni proyectos, ni oficinas, ni estructura. Ahora ya somos 35 personas y vamos a ser 50 para final de año”. Así resume Vicente Aliño, director general de Grupo LAR en México, los tres años de trayectoria en el país. LAR es una más de las cada vez más numerosas desarro­lladoras españolas que se instalan de este lado del Atlántico. Pero lo hace en un segmento al que pocos se animan a dedicarse en exclusiva, la vivienda media en las grandes ciudades.

En tan sólo tres años han generado una cartera de 2,000 millones de dólares (mdd), 11,000 viviendas en 18 desarrollos situados en seis estados de la República. El paso siguiente es entrar en las principales ciudades medias, como Querétaro y Toluca, y comenzar a desarrollar centros comerciales y edificios de oficinas, rubros en los que ya cuentan con experiencia en España. El objetivo en cinco años es vender 3,000 viviendas del segmento medio al año, lo que significarían 400 o 500 mdd de ingresos, explica Aliño. “Eso nos colocaría como una de las empresas líderes en el mercado inmobiliario de México”. Y añade: “Es un deseo que queremos cumplir”.
Pero la competencia también crece. LAR tendrá que diferenciar sus productos si quiere liderar el mercado. La compañía es consciente de esto, así que ha adquirido un software que permite al cliente hacer todas las modificaciones a su vivienda que requiera, de forma rápida y cómoda, antes de que le sea entregada. “Si no le gusta el suelo lo puede cambiar, el color de la vivienda lo puede cambiar, el color de las cortinas lo puede cambiar, incluso puede cambiar las distribuciones”, señala Aliño.
Su modelo de negocio también es bastante particular. La estructura de la empresa es ligera y flexible, sin personal dependiente para las obras. Cada proyecto moldea a la empresa según las necesidades particulares que requiere y el lugar en el que se desarrolla. “No tenemos arquitectos en plantilla, no tenemos comercializadoras, no tenemos punto de venta, no tenemos constructora…” explica Aliño. “Lo que hacemos es subcontratar los mejores proveedores para tener el mejor servicio, proveedores locales perfectamente habituados a trabajar en ese lugar”.

Un bebé veterano
Aunque en México es una compañía que apenas comienza, LAR no es nuevo en el negocio. Tiene 38 años en el sector y está entre los 10 grupos inmobiliarios más grandes de España. Antes de venir a México, Grupo LAR abrió operaciones en diferentes países de Europa: Alemania, Turquía, Portugal, Francia, Polonia, Rumania, Bulgaria y Letonia. En 2006 tuvo ventas por alrededor de 800 mdd.
En España se especializó en construir el mismo tipo de vivienda que ahora está desarrollando en México. Sin embargo, Aliño reconoce que son mercados con muchas diferencias. “En España hay mucha demanda y poca oferta, lo que ha provocado el aumento de precios”, explica. “Aquí la gran oferta hace que el mercado madure más rápido, que el producto sea cada vez mejor para el cliente y que los precios no se incrementen tanto”.
Las inversiones españolas en México no dejan de crecer. Sólo en el último año pasaron de 1,300 a 2,800 mdd, repartidas entre 20 empresas, según la Secretaría de Economía. Tan sólo el primer semestre de 2007 la cifra alcanzó 1,400 mdd y para el cierre del año se espera que superen los 3,000 mdd.
La aparición de algunos signos que apuntan hacia un enfriamiento del mercado español, junto a la gran disponibilidad de liquidez de las desarrolladoras han impulsado en los últimos años la diversificación geográfica y México se torna muy atractivo, entre otras cosas, porque es un mercado naciente.
LAR es una de las primeras compañías, si no la única, dedicada en exclusiva al segmento medio. Las nacionales suelen comenzar operaciones y basar la mayor parte de sus ingresos en la vivienda de interés social y complementan con vivienda media y residencial. Las extranjeras, por el contrario, prefieren especializarse en vivienda turística o residencial, la de mayor valor, y por lo tanto mayores márgenes de ganancias. La opción de LAR puede iniciar una tendencia. “El alto potencial de crecimiento y una demografía que anticipa la demanda en los próximos años, junto con mejores esquemas de financiamiento, hacen de México un país muy atractivo”, explica Carlos González, analista de Grupo Financiero IXE.
A diferencia de muchas de sus paisanas que ponen un pie en México como primer paso para expandirse por América Latina, LAR quiere concentrarse en el país, atractivo por sí mismo. El número de habitantes del país, su juventud y el déficit de vivienda le dan un potencial de crecimiento muy interesante a ojos de la desarrolladora.
Apenas arrancan, pero quieren situarse en la cima del sector. “Nosotros queremos ser los líderes del mercado”, afirma entusiasmado Aliño. Después del crecimiento continuo en tan poco tiempo, su objetivo es posible. “Tenemos todas las ganas, la infraestructura y las herramientas para ser uno de los principales jugadores”.

Ahora ve
No te pierdas