Nuevo miembro del negocio inmobiliario

Las grandes firmas mundiales vienen a México. Comienza la construcción de parques tecnológicos.
Un call center, como el de ACS en Filipinas, es un inquilino
Miguel Ramírez

Buenas tardes, le atiende Marisol Hernández, ¿en qué puedo ayudarle?”, responde una voz cálida y femenina a un cuenta habiente de una institución financiera que llama para realizar una aclaración. Una situación similar sucede con un usuario de servicios de telecomunicaciones que llama para solicitar ayuda para operar su aplicación de negocios. Otra empresa se instala en un parque tecnológico para desarrollar software.

La construcción de parques tecnológicos aumentará en los próximos años gracias a que grandes firmas mundiales como Sony, Samsung, IBM y Hewlett Packard han ubicado a México en un punto estratégico para su estrategia de negocio.

Buenas tardes, le atiende Marisol Hernández, ¿en qué puedo ayudarle?”, responde una voz cálida y femenina a un cuenta habiente de una institución financiera que llama para realizar una aclaración. Una situación similar sucede con un usuario de servicios de telecomunicaciones que llama para solicitar ayuda para operar su aplicación de negocios. Otra empresa se instala en un parque tecnológico para desarrollar software.

La construcción de parques tecnológicos aumentará en los próximos años gracias a que grandes firmas mundiales como Sony, Samsung, IBM y Hewlett Packard han ubicado a México en un punto estratégico para su estrategia de negocio.

En Guadalajara, IBM construye un centro de 40,000 metros cuadrados para reunir a sus proveedores e integradores. En Mexicali Silicon Border Development e ING Real Estate construirán otro parque. En Ciudad Juárez, la empresa de telecomunicaciones Foxconn compró las instalaciones de Motorola para diseñar celulares y exportarlos a Estados Unidos,  señala Gerardo Ramírez Barba, vicepresidente de Operaciones de Grupo Acción.

A diferencia de un parque industrial promedio, los parques tecnológicos son más sofisticados. Por estas características el precio por metro cuadrado en rentas es más elevado, entre un 30 o 40%, aunque las instalaciones son más pequeñas en comparación con los parques industriales, indica Ramírez Barba. Mientras que un parque industrial sólo cuenta con empresas, un tecnológico tiene universidades y centros de investigación. El primero sólo renta un predio con servicios básicos para la manufactura de productos; el segundo requiere una instalación más sofisticada y tiene participación pública.

Claudia Ávila Conelly, quien dirige la Asociación Mexicana de Parques Industriales Privados (AMPIP) considera que los parques tecnológicos requieren de edificios verticales, con instalaciones modernas y que sean accesibles para los empleados de las empresas”, explica. Con estos espacios se pretende agregar valor al negocio inmobiliario e impulsar la investigación en el país fomentando la construcción de los parques tecnológicos.

El desarrollo apenas comienza
En México no hay un organismo que agrupe a los parques tecnológicos. Tampoco hay una cifra oficial sobre cuántos existen porque los parques tecnológicos apenas se encuentra en desarrollo.

“Hay algunos esfuerzos que se están desarrollando en conjunto con los gobiernos de los estados de Chihuahua, Baja California, Nuevo León, Jalisco, Estado de México, Distrito Federal y Aguascalientes, las universidades y la iniciativa privada. En Morelos se tiene contemplado un parque de esta naturaleza, en el que participamos directamente”, dice María Eugenia García Aguirre, directora general del Instituto Mexicano de Telemarketing (IMT).

Los parques tecnológicas se utilizan para reubicar a los empleados de operaciones transaccionales, mientras que los que tienen mayor preparación académica se quedan en las oficinas corporativas, explica García Aguirre.

Hay poca información sobre los parques tecnológicos en México, señala Reynold González, director del Parque de Investigación e Innovación Tecnológica Monterrey (PIIT), una de las pocas instalaciones de esta naturaleza que hay en el país.

Por lo general, un parque tecnológico cuenta con una empresa ancla alrededor de la cual se instalan firmas más pequeñas que buscan generar sinergias a través de la innovación. Esto beneficia el desarrollo tecnológico y la generación de valor agregado entre las firmas del parque.

La construcción del PITT de Monterrey comenzó en agosto de 2005. Su primer objetivo fue incluir centros de investigación.
 Actualmente trabajan en este lugar 70 investigadores. Otros cinco centros están en construcción: Centro de Investigación en Materiales Avanzados (Cimav), Instituto del Agua del Estado de Nuevo León, Monterrey IT Cluster, el Centro de Innovación y Diseño Estratégico de Productos del Tecnológico de Monterrey, y el Centro de Innovación, Investigación y Desarrollo en Ingeniería y Tecnología de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León. Según cálculos de Idom, la inversión que requiere un parque tecnológico podría representar hasta tres veces el monto necesario para instalar uno industrial. Y la renta de éste no se eleva en la misma proporción.

La AMPIP señala que un parque tecnológico requiere menos construcción que uno industrial o logístico. Y si hay menos edificios, hay menos metros cuadrados para rentar y, por lo tanto, menos ingresos.

Además, se requiere de un mayor número de estacionamientos y de áreas verdes que no generan el mismo ingreso que la renta del inmueble, y se requiere instalar infraestructura más compleja, sobre todo de telecomunicaciones.

Los precios por metro cuadrado en la renta de un parque tecnológico dependen de la localidad en el que se encuentre ubicado. “Lo más presionado está en el Distrito Federal, le siguen Nuevo León y Jalisco”, asegura Ramírez Barba.El 40% de los parques que pertenecen a la International Association of Science Parks (IASP), uno de las dos organismos globales más importantes de parques tecnológicos, son propiedad del gobierno. Según dicho organismo, 45% de los parques ofrece recursos para desarrollo de proyectos, 40% da subsidios a las empresas ahí instaladas y, en menor medida, el Estado también contribuye con consultoría, extensiones de impuestos y préstamos de bajo interés. En los próximos cinco años se construirán en México 33 parques tecnológicos. Los primeros 12 parques serán a corto plazo y los restantes a un plazo de 10 años. Para ello se cuenta con recursos de 240 millones de pesos.

Ahora ve
No te pierdas