Se abre la llave para el Norte

Cocef y BDAN dan apoyos millonarios a proyectos de infraestructura.
Daniel Chacón Anaya se encarga del programa de apoyos de la
Silvia Ortiz

Algunas empresas, principalmente las trasnacionales dedicadas a la construcción y operación de obras de infraestructura para el sistema de agua han encontrado en el norte del país un oasis color verde dólar. Y es que los gobiernos de México y Estados Unidos, a través de la Comisión de Cooperación Ecológica Fronteriza (Cocef) y del Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN), dan financiamiento a fondo perdido y créditos blandos tanto a estados y municipios como a la iniciativa privada (IP) para que construyan infraestructura y terminen con los rezagos existentes de agua potable, alcantarillado y saneamiento en la zona fronteriza.

Además del rubro del agua, Cocef y BDAN dan apoyos para mejorar la calidad del aire,  proyectos de energía limpia y eficiente, de remediación, transporte público, planeación y desarrollo municipal, entre otros. El requisito que piden dichos organismos —creados en 1993 por los gobiernos de México y Estados Unidos como resultado de los acuerdos paralelos al TLCAN— para otorgar dichos recursos es que los promoventes de los proyectos certifiquen los mismos.

“El objetivo de los requisitos de certificación de la Cocef es asegurar que los proyectos generen beneficios para el medio ambiente y la salud humana; que las comunidades desarrollen la capacidad de pago para las obras y que, además, estos proyectos puedan operar a largo plazo”, afirma el administrador general de Cocef, Daniel Chacón Anaya.

El presupuesto de la Cocef proviene de aportaciones de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y del Departamento de Estado y de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de los Estados Unidos.

Además de su presupuesto operativo, la Cocef administra el Programa de Asistencia Para el Desarrollo de Proyectos (PDAP) financiado por el Fondo de Infraestructura Fronteriza de la EPA, para el desarrollo de proyectos de agua potable y saneamiento. Cabe destacar que debido a la limitada cantidad de subsidios no reembolsables de dicho programa, el BDAN y la Cocef instituyeron un proceso de priorización para los proyectos de agua y saneamiento.

“Los proyectos a los que se les dan recursos para asistencia técnica con el fin de apoyar actividades como estudios de impacto ambiental, criterios de diseño, participación pública, planos y especificaciones, deben tener un impacto importante en la salud de la población y el medio ambiente”, comenta Chacón Anaya.

Hasta el momento se han certificado alrededor de 136 proyectos en los que se han invertido 2,895.28 millones de dólares (mdd); de ellos, 62 corresponden a México y 74 a Estados Unidos, a decir de Daniel Chacón; no obstante, refiere que el monto destinado en nuestro país es mayor: 1,786.75 mdd contra 1,108.53 mdd invertidos en el país vecino del norte.

Más de 57 proyectos corresponden a agua y saneamiento con una inversión estimada de 1,484 mdd con una aportación del Fondo de Infraestructura Ambiental Fronteriza (BEIF) de más de 513 mdd.

Apoyos a trasnacionales
La constructora mexicana ICA, a través de la subsidiaria SISSA (Sistemas de Ingeniería Sanitaria de Coahuila), la española Aguas de Barcelona, así como la española Adesa, la francesa Degrémont y la japonesa Sumitomo, quienes en alianza formaron la empresa Car, entre otras, han aprovechado los apoyos mencionados.

Incluso, los apoyos no reembolsables han sido de hasta el 60% del costo total del proyecto. Y el capital de riesgo lo financian a través de Banobras y BDAN a tasas competitivas. Un ejemplo del esquema de financiamiento de estos proyectos es de las plantas de tratamiento (Sur y Norte) de Ciudad Juárez Chihuahua. La Junta Municipal de Agua y Saneamiento de Ciudad Juárez refiere que las plantas Norte y Sur costaron 180 mdd, 60% de los cuales fue donado por los gobiernos de México y Estados Unidos aportando 40 y 20% respectivamente. El 40% restante se dividió de la siguiente manera: 12.5%, Concesionaria de Aguas Residuales (Car), filial de Degrémont, y la japonesa Sumitomo en un 50/50; Banobras 15% y el Banco de Desarrollo de América del Norte (BDAN) 12.5%. Esta inversión será recuperada mediante el pago de 1.95 pesos por metro cúbico por parte de los usuarios.

En resumen, Car sólo desembolsó 12.5% del costo total de las obras y el otro 27.5% del capital de riesgo lo consiguió a través de Banobras y el BDAN.

Ganan las mejores: Cocef
La mejor opción para los municipios que no pueden comprar estas plantas es el esquema BOT (por sus siglas en inglés, Build, Operate and Transfer, o COT en español, por Construir, Operar y Transferir), explica Temis Álvarez, gerente regional de Proyectos de Cocef.

Mediante este esquema el municipio da la concesión para construir y operar las plantas por un tiempo determinado y permite al operador cobrar cuotas a los usuarios para amortizar su inversión. Finalizado el contrato la planta pasa a ser de gestión municipal.
Temis Álvarez aclara que las concesiones de los proyectos las ganan las empresas que presentan la propuesta técnica y económica más atractiva.

Con ello coincide el presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento de Chihuahua, Miguel Ángel Jurado Márquez, quien agrega que la propuesta económica solvente repercute en un menor precio en el costo de las tarifas al usuario por el servicio de saneamiento o de agua potable, según sea el caso.

El funcionario local —quien trabajó 30 años en la Conagua como gerente regional en diversas partes del país—, explica que en el caso del estado de Chihuahua, en las licitaciones para los proyectos de infraestructura participan las empresas locales, aunque reconoce que las que operan en el estado son Degrémont y Earth.

Lo que viene
Daniel Chacón asegura que en los estados de la frontera norte del país el tratamiento de aguas residuales ha crecido considerablemente, al pasar de 31 a 80%, mientras que 35% es la media nacional.

Aun con los avances, las necesidades de infraestructura de agua potable, de drenaje, de saneamiento y de residuos sólidos en los estados fronterizos ascienden a 1,000 mdd.

“Todavía hay un largo camino que recorrer”, reconoce Chacón Anaya. Tan sólo en Coahuila se requieren inversiones del orden de 188 mdd sin contar la región lagunera, en donde se necesitan inversiones por otros 26 mdd.

En Sonora se necesitan inversiones de 154 mdd y en Nuevo León de 126 mdd, según revelan los diagnósticos de infraestructura ambiental, identificación de inversiones y vertientes de priorización elaborados por la Cocef. El organismo elaboró un informe por cada uno de los estados mencionados y actualmente  trabaja en los diagnósticos más  estados fronterizos de ambos países.
De acuerdo con información de Cocef, tan sólo en Ciudad Juárez hay siete proyectos en desarrollo que se encuentran en la etapa de asistencia técnica. Todos tienen relacionados con el rubro el agua y requerirán una inversión de 50 mdd aproximadamente.

Jurado Márquez explica que actualmente la cobertura de saneamiento en Ciudad Juárez es de 72% y se prevé que para 2010 se tendrá una cobertura de 100%. En lo referente a agua potable la cobertura es de 97%. “En 2010 vamos a llegar a 85% de aguas tratadas en el estado y la expectativa del Gobierno Federal es llegar a 60%”, prevé.

En la región norte del país se tienen niveles de cobertura más altos que en el resto del país en cuanto a infraestructura en agua, pero todavía falta mucho por hacer, lo que se traduce en una oportunidad de negocio para las empresas dedicadas a la infraestructura.
En las licitaciones pueden participar todos tipo de empresas, la ganadora es la que ofrece la mejor propuesta económica. Esto impactará en un menor costo de tarifas.

Ahora ve
No te pierdas