Sigue siendo el rey: ICA

La constructora de Bernardo Quintana se perfila como el paladín de la construcción; el motivo: su gran cantidad de obra contratada.
20% incremento en ingresos para 2008 (Patricia Madrigal)  (Foto: )
Fernando Ortega Pizarro

Entre más alto se llega más crecen las expectativas y más dura puede ser la caída. Esto lo sabe ICA, la constructora más importante del país, pues lo ha vivido en carne propia. La última vez sucedió cuando presentó los resultados de sus operaciones del segundo trimestre del año, a pesar de que sus ventas aumentaron y obtuvo una utilidad antes de impuestos o EBITDA, no logró satisfacer el apetito de los mercados financieros que esperaban resultados más espectaculares.

Se tenían altas expectativas debido a la gran cantidad de obra contratada con la que cuenta la empresa y al ambicioso Plan Nacional de Infraestructura que contempla diferentes inversiones por un total de 250,000 millones de dólares entre 2007 y 2012.

Con esta política contracíclica que da un fuerte impulso a la construcción de infraestructura y vivienda, el Gobierno Federal pretende contrarrestar el efecto de la desaceleración económica mundial. Sin embargo, el arranque fue lento y afectó los resultados financieros de ICA. Pese a ello la compañía se ha logrado posicionar como una de las empresas con mayor capacidad para enfrentar el reto de hacer de la infraestructura el motor de la economía en la actual administración, como en el anterior sexenio lo fue la vivienda.

Como nunca en su historia, ICA cuenta hoy con una enorme carga de trabajo y su expectativa para el 2008 es mantener el crecimiento dinámico de sus principales líneas de negocio: la construcción, la infraestructura y la vivienda.

En su reporte sobre las expectativas del grupo para el 2008, Alonso Quintana Kawage, director corporativo de Administración y Finanzas del consorcio, estima que este año tendrán ingresos entre 15 y 20% mayores a los 22,489 millones de pesos (mdp) obtenidos en el ejercicio 2007.

“En el sector, ICA es el jugador más grande, con más experiencia y con más tamaño, e irá por los grandes proyectos”, comenta Carlos González Tabares, analista de IXE Grupo Financiero. ICA ha ganado tal cantidad de obras que tiene trabajo acumulado para los próximos 28 meses. En el 2003 consiguió la construcción de la presa El Cajón, en Nayarit, en asociación con la compañía mexicana La Peninsular; la rusa Energo Machexport Power Machines y el Grupo Inbursa en la parte financiera.

Conquistó la primera licitación de activos carreteros de este gobierno en asociación con Goldman Sachs por 44,051 millones de pesos. Se trata de las autopistas Maravatío-Zapotlanejo y Guadalajara-Aguascalientes-León, con una longitud de 558 km, en los estados de Michoacán, Jalisco, Guanajuato y Aguascalientes.

Adicionalmente, el título de concesión comprende inversiones adicionales para la expansión de los cuatro tramos de autopistas concesionadas por hasta 1,500 mdp. En junio obtuvo la licitación del Gobierno del Distrito Federal para construir la línea 12 del Metro, junto con Carso Infraestructura y Construcción (CICSA) y la francesa Alstom, con una inversión de 15,290 mdp.

Ha ganado licitaciones de concesiones de autopistas y de carreteras con el esquema público-privado, como el tramo de Tihuatlán-Ávila Camacho y la parte más complicada de la carretera México-Tuxpan. Ganó Río Verde, una porción importante de la carretera que cruza el país de Mazatlán a Tamaulipas y el norte de Veracruz.

También obtuvo un financiamiento internacional de 910 mdd para el Proyecto Hidroeléctrico La Yesca; adquirió en 870 mdp el Consorcio del Mayab, titular de la concesión de la carretera Kantunil–Cancún, que comunica las ciudades de Cancún y Mérida; se asoció con una subsidiaria de Sempra LNG para la construcción de una planta de inyección de nitrógeno y una planta de generación de energía, en Ensenada, Baja California, con una inversión de 100 mdd, y se unió a la empresa Controladora Garciavelez, para constituir la empresa CasaFlex con tecnología propia, entre otras.

Otras obras no menos importantes han sido la ingeniería, procuración construcción y servicios para la puesta en operación de las plantas Criogénicas Reynosa V y VI, con capacidad de 400 millones de pies cúbicos al procesar gas asociado y separar los hidrocarburos líquidos; la perforación de 300 pozos en el campo petrolero de Chicontepec I, y la construcción de siete plataformas petroleras.

Fundado en 1947, Grupo ICA mantiene asociaciones permanentes con: Fluor Corporation (Estados Unidos), Soletanche Bachy (Francia), Aéroports de Paris (Francia), Preactiva Medio Ambiente (Francia y España) y Grupo Raffo (Perú).

Desarrolla su principal actividad en el país, pero tiene operaciones de Latinoamérica, Estados Unidos y Europa. En 2007, los principales proyectos de Rodio (su filial) fueron el túnel de la Alameda, en la Costa Sur; la Torre Metro, en Moscú que se convertirá en la torre más alta de Europa; el Centro Comercial IKEA, en Málaga; los pilotes prefabricados para el Hotel Vela, la Cimentación Porta Firal e Hidrofresa La Seda, estos tres últimos en Barcelona.

Quintana Kawage prevé que los negocios no relacionados con la construcción registrarán mayores tasas de crecimiento que los que sí lo están, hasta representar entre 26 y 27% del total de los ingresos, en comparación con el 21% en 2007.

ICA participa en el Grupo Aero-portuario del Centro-Norte (OMA), dueño de 13 terminales en el país: la de Monterrey, que es la más grande en la región Norte, y las de los destinos turísticos de Acapulco, Mazatlán y Zihutanejo. Adicionalmente, opera siete aeropuertos regionales y dos aeropuertos en ciudades en la frontera con Estados Unidos.

Los tres subsegmentos que conforman la construcción generarán un crecimiento de entre 10 y 15% en conjunto para el año 2008, con variaciones significativas entre ellos. Sin embargo, en los proyectos en el extranjero y en aeropuertos estima menores entradas por la desaceleración económica mundial, y por el incremento de materias primas como el acero.

Los ingresos del grupo también dependen del cumplimiento de los objetivos del gobierno en infraestructura, sobre todo en vivienda, y en materia de energía, así como en la entrega de los derechos de vía liberados y otros permisos por parte de las dependencias gubernamentales que están retrasando proyectos de construcción civil.

González Tabares asegura que Grupo ICA tiene un apalancamiento financiero sano. No tiene deuda corporativa. “Casi la totalidad de su deuda —explica— está amarrada a proyectos. La empresa en el pasado llegó a financiarlos con recursos propios. Ahora todo está amarrado con terceros”.

Además, los bancos, sobre todo internacionales, están dispuestos a invertir en infraestructura. Eso le permite a ICA ir por proyectos importantes a costos financieros aceptables, señala el analista.

Ahora ve
No te pierdas