Richard Rogers: Ejemplar actor social

Premiado tras décadas de encabezar la arquitectura de vanguardia, un barón inglés
Marcos G. Betanzos Correa

Defensor del potencial de la ciudad como catalizador del cambio social, el arquitecto británico Richard George Rogers, autor de la Terminal T4 del aeropuerto madrileño de Barajas, fue galardonado con el Premio Pritzker 2007. La concesión de este premio, considerado el ‘Nobel’ de la arquitectura y dotado con un incentivo de 116,577 euros, ha sido hecha pública por la Fundación Hyatt de Chicago. Rogers es el cuarto arquitecto londinense reconocido con este galardón, antecedido por James Stirling en 1981,
Norman Foster en 1999, y Zaha Hadid en 2004. La ceremonia oficial de entrega se celebrará el 4 de junio en el Salón de Banquetes diseñado por Íñigo Jones, única estancia que queda del palacio de Whitehall, principal residencia de los monarcas ingleses desde 1530 hasta 1698, año en que fue casi destruido por un incendio.

Rogers inició su reconocida trayectoria profesional con el célebre grupo Team 4, que formaron las parejas de Norman y Wendy Foster, y él y su primera esposa, Sue Rogers. Posterior a la disolución de aquella sociedad, Rogers continuaría su experimentación profesional en proyectos de línea más vanguardista o de alta tecnología al asociarse con el italiano Renzo Piano. A su lado diseñaría una de sus obras más emblemáticas: el Centro Nacionaldel Arte y la Cultura Georges Pompidou en París. En 1977 fundó en la capital británica su propio estudio de arquitectura, Richard Rogers Partnership, mismo que el próximo año se transformará en Rogers Stirk Harbour + Partners.

Su trayectoria de más de cuatro décadas se ha caracterizado principalmente por producir una arquitectura clara y transparente, integradora de los espacios públicos y privados con una versatilidad particular para acoger las demandas o necesidades de los usuarios.

Sus obras exponen la fascinación por el uso de la tecnología enfocada en temas como la eficiencia energética y la sustentabilidad.

Los proyectos de Rogers, tales como el edificio Lloyd’s Register, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, la Terminal 5 del aeropuerto londinense de Heathrow y el Palacio de Justicia de Burdeos, han definido claramente un importante número de cambios en la concepción de la arquitectura contemporánea alrededor del mundo. Para él, la arquitectura es tanto un problema urbanístico como una cuestión política, y defiende como única fórmula de ciudad sustentable la "ciudad compacta". Ésta es descrita por Rogers como aquella que "no estará zonificada en actividades aisladas —como hoy— sino que se acercará más a las características de las ciudades del pasado. Vivienda, trabajo, comercio, enseñanza y recreación se superpondrán y estarán contenidas en estructuras continuas, cambiantes y variadas".

El jurado afirmó que, si bien su obra es diversa y global ya que se genera desde sus estudios en Londres, Barcelona, Madrid y Tokio, "la une un rigor formal y el compromiso con el ciudadano. Rogers combina su amor por la arquitectura con un conocimiento profundo de los materiales y de las técnicas de construcción". En opinión del sínodo que le otorga el Pritzker, "el humanista —Rogers— nos recuerda que la arquitectura es el arte de mayor impacto social, y a través de su larga e innovadora carrera nos enseña que el papel más importante de la arquitectura quizá sea fomentar la ciudadanía".

Lord Richard Rogers es barón de Riverside por orden de la Reina Elizabeth II desde 1981. Es actual director del Greater London Authority para la Arquitectura y el Urbanismo y miembro de la Cámara de los Lores desde 1997. Nació el 23 de julio de 1933 en Florencia, Italia. Estudió en la Architectural Association School y luego amplió su formación en la Universidad de Yale, EU. Es autor de proyectos como el Domo del Milenio, en Londres; el edificio Channel 4 de la TV gala en la misma capital; el nuevo distrito financiero de Shanghai; la sede de la Asamblea Nacional galesa de Cardiff; el edificio londinense Grand Union; el Hotel y Centro de Convenciones Hesperia de Barcelona y la remodelación de la antigua plaza de toros Las Arenas de Barcelona.

Ahora ve
No te pierdas