Vivienda vertical

Ante el despilfarro de suelo y servicios, la alternativa de densificar con desarrollos vertical
Antonio Toca Fernández

La construcción de la ciudad periférica ha sido el fenómeno urbano más importante en México durante los últimos 50 años. Es evidente que los espacios para vivienda representan la mayor cantidad de obras realizadas. A pesar de que el grado de urbanización en México para el año 2000 se acercó a los países más avanzados del planeta, con 68%, la relación entre población y superficie ocupada es muy baja en las principales ciudades del país. Además, lo preocupante es que algunas han perdido densidad y ha aumentado sensiblemente su superficie citadina.

En México, el acceso a combustibles relativamente baratos y el atávico instinto de posesión de la tierra han reforzado la urbanización plana. Los altos costos en la introducción de redes de agua, drenaje, electricidad y vialidades, además de los de mantenimiento, fueron transferidos —en gran parte— a los municipios y estados. Si a esto se añade el proceso de desarrollo incontrolado en municipios rurales, se puede comprender que este tipo de ocupación —tanto la de promoción privada, como la que sucede con las invasiones— segregan a sus habitantes, aislándolos de la ciudad de la cual dependen y a la que cada vez es más difícil y costoso trasladarse, convirtiéndose así en verdaderas ciudades dormitorio. A 50 años del inicio de su aplicación, la urbe horizontal de baja densidad se enfrenta a la realidad de los problemas económicos, sociales y de seguridad que produce. México se ha transformado en ese lapso, de un país que tenía 25.8 millones de habitantes en 1950, hasta alcanzar más de 100 millones.

El crecimiento de la ciudad dispersa y difusa debe enfrentarse con acciones de vivienda vertical, que:

 Aprovechen los servicios de infraestructura y servicios instalados, promoviendo menores desplazamientos por la ciudad.

 Concentren en poco espacio un mayor número de viviendas ofreciendo áreas libres y ajardinadas, optimizando el suelo urbano.

 Densifiquen las áreas existentes, ofreciendo a sus habitantes una mejor localización dentro de la ciudad.

Ahora ve
No te pierdas