Asentamientos: desarrollo sobre tiempo

El problema de la vivienda informal citadina crece por la inercia social y las facilidades dadas; Rómulo Rosales habla sobre el modelo Bazant que considera estas interferencias parte del equilibrio.
Monterrey  (Foto: Cortesía SXC)
Rómulo Alfredo Rosales Uribe*
CIUDAD DE MÉXICO -

La consolidación territorial, es un proceso al que actualmente se le reconoce como lento, sobre todo en lo que se refiere a  los asentamientos periféricos de las grandes ciudades, y en especial en los asentamientos  populares, ya sean o no de origen irregular.  Dependiendo su caso, el desarrollo de estos y la dotación de servicios, mobiliario urbano, infraestructura y aún más importante que ello la regularización de la tierra, puede durar décadas, como bien lo identifica en su estudio Jan Bazant , mismo que realizó de manera sistemática durante 30 años que estuvo observando la extensión territorial de la periferia sur de la Ciudad de México.

Los asentamientos en proceso de consolidación van paulatinamente creciendo en sus construcciones, alentados por el deseo de independencia de los hijos con respecto hacia sus padres, así como por  la creación de las nuevas familias, todo esto  obedeciendo a las posibilidades económicas de sus habitantes.

A lo largo del tiempo, el problema se va agudizando y cuando se tiene que dotar de servicios a esta población, se requieren tratamientos específicos que encarecen las acciones por la diversidad de situaciones que se presentan en estos.

Contrario a los grandes desarrollos que hoy en día se ejecutan en diversos puntos de nuestro país, mismos en los que participan  experimentados desarrolladores, la consolidación y dotación de servicios en estos casos se planea y comercializa de manera paralela  al desarrollo de las viviendas.

Es por ello que en la medida de las posibilidades de la población, se ve la conveniencia de poder adquirir una vivienda desarrollada por un experto, la cual pueda estar dotada de servicios, y que además se pueda allegar uno de ella con los apoyos de los créditos de vivienda de las entidades dedicadas a ello.

Existen esfuerzos oficiales para darle un marco legal a la expansión territorial como bien lo es la "Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal" -publicada en la Gaceta Oficial del Distrito Federal el 29 de enero de 1996- y la cual, en su artículo segundo, destaca la necesidad de poder proveer de calidad de vida a la población, exhortando como bien, consta en el apartado VI de dicho artículo, a "evitar los asentamientos humanos en la áreas de mayor vulnerabilidad, en las áreas riesgosas y en las áreas de conservación".

Esto soslaya también el problema que tiene la Ciudad de México, como cualquier otra gran ciudad, por hacer compatible su expansión con la necesidad de sostenibilidad ambiental y subsecuente cuidado en el uso de suelo urbano.

Por otro lado, el Modelo Bazant, desarrollado por Jan Bazant S.,  en su artículo "Interpretación teórica de los procesos de expansión y consolidación urbana de la población de bajos ingresos en las periferias", realiza una investigación en ocho zonas de las delegaciones Milpa Alta, Tlalpan y Xochimilco, culminando  con su propuesta de modelo en materia de expansión y consolidación urbana.

Este modelo parte de una observación directa de la realidad en un proceso no estático de dinámica urbana, que considera las dimensiones temporales y espaciales  de los procesos de desarrollo urbano, y en donde el propio autor lo define como un modelo "cuasi-dinámico" que toma una salida como la entrada para la iteración siguiente. Este modelo considera a la Ciudad como un desarrollo sobre el tiempo, que típicamente tiene lugar en un promedio de cinco años.

El modelo supone que la ciudad  en cuestión llega a su equilibrio en varios momentos de su desarrollo, lo cual está dado por las interferencias social, económicas y/o políticas; acercando a la Ciudad a un equilibrio en movimiento continuo y por tanto, proyectando su  futuro a partir del presente y pasado.

El objetivo de la obra de Bazant  consiste en ayudar a mejorar nuestro entendimiento sobre  la problemática de la realidad urbana cambiante aportando con ello una nueva visión de la realidad misma que requiere de una rápida propuesta de consolidación territorial.

Así, el citado autor en su libro Periferias urbanas. Expansión urbana incontrolada de bajos ingresos y su impacto en el medio ambiente, explica:

"Los pueblos rurales aislados en torno a la mancha metropolitana presentan un polo de atracción hacia el cual tiende la expansión de las periferias, aunque inicialmente estos pueblos crezcan sólo para dar cabida a sus propias necesidades demográficas. Los 10 kilómetros o más que los separan de la mancha urbana constituyen una barrera natural (y económica) que los mantiene aislados y con crecimiento estable. Pero cuando la mancha urbana se expande hacia ellos, principalmente a lo largo de la carretera que los une con la ciudad, rápidamente se transforman en receptores de nuevos asentamientos, porque cuentan con transporte a la ciudad, y con equipamiento y servicios propios que otras periferias despobladas no tienen.

De aquí que en el proceso de asentamiento masivo de población, estos poblados cercanos a la mancha metropolitana experimenten un acelerado proceso de absorción o conurbación con la ciudad. Los baldíos intermedios son las parcelas libres que van quedando conforme se expande la ciudad, y que son lotificados en una variedad de formas para atender la demanda de diversos grupos de bajos ingresos e inclusive ingresos medios, atendiendo a los intereses de los ejidatarios, comuneros o particulares que las poseen.

Finalmente, las colonias populares son grandes lotificaciones de origen ejidal o comunal, con una traza muy regular y con lotes regulares, asentadas generalmente sobre terrenos con problemas de suelos (volcánicos, salitrosos, en pendientes, inundables) que suelen ofrecer los lotes más baratos, pero en las peores condiciones de suelo (Bazant, 2001a:355-356)".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Reconocer esta realidad y aprender de estos estudios que son reflejo fiel de experiencias vivenciales, ayudarían a conceptualizar con mayor precisión el destino que se espera de los crecimientos no ordenados dando, a la vez, posibles pautas de acción que corrijan esta situación y promuevan mejores estadios de vida.

* El autor es aspirante a doctor en Administración en la Universidad Anáhuac México Sur; el artículo fue dirigido por  el Dr. Carlos Miguel Barber Kuri.

 

Ahora ve
El de Cristiano Ronaldo y otros empujones famosos en la cancha de futbol
No te pierdas
×