México, del gasto a la recaudación

El presidente Calderón propuso realizar reformas económicas de fondo y a las finanzas públicas; el objetivo principal de ellas debe ser crear empleo suficiente y descartar más impuestos.
monedas-dinero-economia-SX.jpg  (Foto: Cortesía SCX)
Sergio Raimond-Kedilhac Navarro*
CIUDAD DE MÉXICO -

En estos momentos los investigadores de Economía tenemos el compromiso de ser propositivos sobre el contenido de fondo del comunicado del presidente Felipe Calderón respecto a dos puntos: La propuesta de reforma profunda a las finanzas públicas para hacer más con menos y una reforma económica de fondo para lograr una economía más competitiva.

A continuación aporto las siguientes ideas:

I. El objetivo principal debe ser crear empelo suficente y digno. Desde el año 1982 no se genera empleo suficiente. El objetivo debe ser 1.2 millones de empleos por año.

II. El plan estratégico debe partir de fijar como meta prioritaria generar empleo suficiente, por cada entidad federativa, seleccionando las actividades económicas más eficaces para ello. Hacer un ejercicio de dinámica de migración interna para lograr ese 1.2 millones de manera sostenida.

III. La política de las finanzas públicas (ingreso-fiscal y gasto) debe ser un arma con cuatro fines:

Dividir en dos etapas: Hay tiempo para gastar 2009-2010 y tiempo para recaudar. Coincido con la declaración de Cesar Nava, quien aseguró que el PAN apoyaría que la SHCP opte por un endeudamiento (necesario) para compensar la caída de los ingresos, y de Josefina Vázquez Mota quien declaró la semana pasada: "¡No más impuestos!" (por el año 2009-2010).

No conviene crear presiones innecesarias sobre la población en tiempos inoportunos, como ahora. Por el contrario, 2009-2010 debe ser un periodo de gasto y del 2011-2014 de recaudación. Las tasas en ISR, en vez de mantenerlas altas en 27.5%, hay que bajarlas al 18% y simplificar. Primero, ahora, es el momento de apoyar el empleo y la gente, con planteamientos inteligentes. Después, en 2011, será el fortalecimiento de las finanzas públicas. Las dos cosas se pueden, pero en tiempos diferentes.

Querer que la infraestructura la haga el sector privado es correcto, donde difiero es en el modo en que se quiere que lo financie y lo cobre. Quieren que lo financie el mismo constructor y luego lo cobre en cuotas como las carreteras actuales. Esto es caro y lleva a sumar costos altos a la incompetitividad.

El sector privado debe construir pero con fondos baratos de largo plazo conseguidos por el Gobierno ahora. Conseguirlos en 2009 y pagarlos de 2011 a 2025. Después, las amortizaciones las debe pagar el gobierno con dos fuentes: la recaudación fiscal incrementada a partir de 2011-2014, pero conseguida a base de tasas bajas de impuesto; y las cuotas que cobre al público por ese servicio, que no deben ser muy onerosas, para mantener la competitividad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

*El autor es profesor de Entorno Económico y Director de Nuevos Proyectos del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa, IPADE. Desde hace 35 años investiga y difunde temas relacionados con Competitividad, Generación de Empleo, Desarrollo, Modelos Colaborativos de Alta Tecnología y Políticas Públicas para empresarios y directores de empresa. Es miembro de la International Academy of Management, del Consejo Asesor Técnico del CEESP y del Consejo de Administración de varias instituciones en México y Estados Unidos.

 

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×