Cordero, ¡bienvenido a Hacienda!

El perfil de un secretario de Estado se esculpe con hechos, aseguró el abogado Agustín Ríos; en lugar de criticar al nuevo titular de Hacienda, hay que lanzarle propuestas, dijo el experto.
Ernesto Cordero  (Foto: archivo NTX)
Agustín Ríos*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El miércoles, alrededor de las 10:30 de la mañana, el Presidente del país anunció cambios en su Gabinete; ello obedeció o fue provocado por la decisión en torno a ratificar o remover al Gobernador del Banco de México.

El cambio, que constituye materia de escrutinio para el presente artículo, es el que atañe a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).  Fue removido Agustín Guillermo Carstens Carstens y, en su lugar, ha sido nombrado Ernesto Cordero Arroyo. ¡Felicidades!

A la biografía del Doctor Cordero puede accederse a través de esta dirección electrónica, ya que, como dato curioso, a las 15:50 horas, en la página de Internet de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público todavía no se actualizaba el perfil del titular, apareciendo todavía Agustín Cartsens.

Es muy difícil criticar o suponer cómo actuará una persona, incluida un secretario de Estado, a partir de los datos biográficos asentados en un documento, seguro da un rumbo pero no es definitivo, pues el perfil se esculpe con hechos. Lo que cuenta entonces son los hechos. Y son a partir de ellos que debemos guiarnos. Han llovido desde el segundo posterior a la designación del Doctor Ernesto Cordero y las seguirá habiendo en los próximos días, críticas y observaciones. La cuestión es, si eso sirve per se para algún propósito.

En otras palabras, ¿qué ganamos ahora con críticas hacia la persona que "apenas" iniciará su andar? Podemos estar o no de acuerdo y poner en duda su actuación y, sin duda, expresarlo, sin embargo, ya es un hecho que él es el secretario de Hacienda y Crédito Público; mejor enfoquemos -como se dice coloquialmente- las baterías en proponer y hacerle ver al ahora secretario, qué debe de hacer para cumplir cabalmente con sus atribuciones y obligaciones (son 25 fracciones inicialmente), mismas que se encuentran compiladas y establecidas expresamente en el artículo 31 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Además, se le demanda una actitud abierta, propositiva y, sobre todo creatividad y arrojo para hacer diferencia, obvio, para bien. Ante ello, el "coco" o el dilema de siempre: ¿Cómo?

Pues bien, algunas ideas que han estado "flotando" desde hace mucho tiempo pero nada más no se consolidan y que no por ello hay que cejar en su intento porque se ejecuten:

(i) hacer más fácil el pago de impuestos, ya que de por sí la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR) se incrementará el próximo año del 28 al 30% y la tasa del Impuesto al Valor Agregado sube del 15% al 16% y del 10% al 11% en región fronteriza, y que habrá Impuestos Especiales sobre Producción y Servicios ¿será mucho pedir que se simplifique el trámite de pagar Impuestos?

(ii) Que se homologue el uso de firma electrónica avanzada, para que cualquier persona que obtenga una FEA o FIEL -o como le quieran llamar- de cualquiera de las autoridades certificadoras le sea aceptada para el pago de impuestos y para transacciones comerciales y así dar valor agregado.

(iii) Modificar el sistema de comprobación de gastos, debido a la cantidad de gastos no deducibles, (iv) impuesto al consumo con una tarifa uniforme -como de hecho se había propuesto-.

 (v) Impulso al uso de la factura electrónica o comprobante fiscal digital.

(vi) Eliminación de regímenes de excepción.

(vii) Incorporación de la informalidad al Registro Federal de Contribuyentes.

Pedimos que se nos diga cómo o que se tenga claro el cómo y que se ejecute, en lo que a la secretaría le atañe. Tenemos que ser competitivos porque si no el rezago será cada vez mayor y salir de éste tomará más tiempo. Hay medicinas o remedios, sin duda, que no nos gustarán, pero si se explica y hay coherencia, lo aceptaremos y lo haremos. Si no, será muy difícil.

Le deseamos la mejor de las suertes en esta nueva encomienda y esperando lo mejor para lo que falta del sexenio (3 años).

A propósito de la pasión futbolera que de ahora y hasta el Mundial cubrirá y mantendrá nuestra atención, sí se puede.

* El autor de este artículo es socio director del Despacho R1OS, ABOGADOS SC.

Twitter.com/r1osabogados

Facebook: Agustin Rios

 

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×