Tuvalú, un reto para Copenhague

El país peninsular es el primero en implementar planes de migración por problemas ambientales; las inundaciones son muy comunes de noviembre a marzo, antes sólo había en febrero.
copenhague  (Foto: CNN)
Tania Mijares*
COPENHAGUE, Dinamarca -

"La lucha y supervivencia de mi país descansa en sus manos" Palabras del representante de Tuvalú  quien con lágrimas en los ojos se dirigió a la plenaria de la COP15 (United Nations Climate Change Conference) el sábado pasado.

Muchos podrían preguntarse, ¿qué es Tuvalú? y, ¿por qué gana tantos espacios cuando se habla de impactos del Cambio Climático?

Bueno, Tuvalú antes Islas Ellice, es un país insular que pertenece a la región de la Polinesia, se localiza en el Océano Pacífico entre Hawai y Australia. Samoa y Fiji son sus vecinos.

Cuenta con 11,810 habitantes, lo que lo convierte en el país miembro de Naciones Unidas con el menor número de habitantes. Tienen cuatro arrecifes de coral y 5 atolones, la principal actividad económica es la pesca.

El riesgo al que se enfrenta esta pequeña Isla no tiene precedentes en la historia de la humanidad.  Estamos frente a la enorme posibilidad de presenciar la desaparición por completo de un país, incluyendo su capital humano, cultural y natural.

Hasta el día de hoy han logrado que el Gobierno de Nueva Zelanda de asilo a 75 personas por año, no es una "evacuación" más bien un "plan de migración" los primeros ECO REFUGIADOS oficiales.

Los habitantes de Tuvalú tienen que abandonar su hogar, su país, su estilo de vida por el Cambio Climático.

No se trata de un capricho ni imaginación, cada mañana se pueden encontrar encharcamientos en torno a las pistas de aterrizaje del aeropuerto, por miles agujeros pequeños del suelo empieza a salir agua de mar, impulsada principalmente desde el centro de la isla por la marea alta.

A causa de este fenómeno, la construcción de muros de protección en torno a atolones coralinos como el de Tuvalú carece por completo de sentido, ya que en realidad las inundaciones se deben a la porosidad de las rocas de coral que forman el suelo y se producen a partir del núcleo central de las islas. Cuando baja la marea, en muchas zonas el nivel del agua sigue alcanzando 30 centímetros de altura.

Las inundaciones son un común denominador en ese país. Desde el 2003 se presentaron inundaciones durante las mareas altas de noviembre, diciembre, enero, febrero y marzo, mientras que en 1981  esto sólo se producía en febrero.

Hay otros fenómenos que atestiguan la elevación del nivel del mar. Unos años atrás las enormes olas barrieron la superficie de una isla ubicada en las inmediaciones del atolón de Funafuti destruyendo toda la vegetación. La seguridad alimentaria de este país también se ve amenazada y los pobladores de Tuvalú están conscientes que la destrucción de su país es el futuro que les espera.

A pesar de ello, no faltan escépticos que estiman que son los propios habitantes de Tuvalú los que han cavado su propia fosa. Esas personas señalan que los problemas causados por la erosión y las inundaciones no se deben tanto a la elevación del nivel del mar como a la superpoblación, la explotación de la capa freática y la extracción de arena del fondo del mar. Sin embargo, los habitantes de la isla aducen que la erosión más grave se produce en las zonas despobladas del atolón, es decir lejos de cualquier actividad humana.

La vulnerabilidad de los atolones de coral es muy considerable, ya que el promedio de su altura sobre el nivel del mar es de unos 50 centímetros.

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre los Cambios Climáticos (IPCC) de las Naciones Unidas prevé que en los próximos cien años se registrarán elevaciones de 9 a 88 centímetros en el nivel del mar.

Esto forzosamente conllevará a la desaparición de regiones costeras bajas, es posible que en 50 años la región Pacífico tenga una configuración totalmente distinta a la actual.

Conociendo la historia de Tuvalú, más valdría que los negociadores de la COP15 recordarán el dicho: "Cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar".

Los impactos del Cambio Climático nos acabarán alcanzando a todos. No sólo Tuvalú está en manos de los negociadores de esta Conferencia, la supervivencia de la humanidad está en  sus manos, bien haríamos en exigirles acción y una rendición de cuentas absoluta.

Copenhague se pinta de activismo

El domingo, alrededor del mundo las organizaciones no gubernamentales organizamos distintas manifestaciones con la finalidad de motivar la firma de un acuerdo jurídicamente vinculante que sea justo, ambicioso y posible.

Copenhague no fue la excepción, alrededor de 101,000 personas realizaron una marcha exigiendo acción, se podían leer letreros como LEAD OR GO HOME (LIDEREN O REGRESEN A CASA), CLIMATE IS OUR BUSINESS (EL CLIMA ES NUESTRO ASUNTO), WHERE ARE THE CLIMATE LEADERS? (¿Donde están los líderes climáticos?).

Si bien se trato de una demostración pacífica, se podía sentir la tensión de los cuerpos de seguridad, con policías desplegados en todas las calles y un helicóptero sobrevolando todo el trayecto de la marcha. Llegando al Bella Center -sede de la Conferencia de las Partes- se negó el acceso a los manifestantes, lo que genero enojo y frustración. Se realizaron cerca de 300 arrestos a personas que realizaron actos de vandalismo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A partir de mañana estamos esperando el arribo de las comitivas de alto nivel (Presidentes, Ministros, Secretarios) lo que seguramente hará más complicado el proceso, donde ya no esperamos contar con un acuerdo jurídico vinculante ni con un texto de negociación muy avanzado, más bien la semana se llenará de discursos políticos.

* Directora del Programa Aire y Energía del Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A. C. y Vocera de México Haz Algo

Ahora ve
Miles de mexicanas claman justicia en la CDMX por el asesinato de Mara Castilla
No te pierdas
×