¿Sufres de algún tipo de fobia?

Los miedos más comunes se relacionan a reptiles, alturas, muerte y encierros, dice Jesús González; el experto en México dice que se han elevado los índices de temor apegados a la inseguridad.
araña  (Foto: Jupiter Images)
José de Jesús González*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a nivel mundial 4% de la población de varones padece alguna fobia, mientras que en las mujeres esta cifra alcanza a 6%.

Sin embargo, en una muestra que realizó el Instituto en Investigación de Psicología Clínica y Social, casi el 80% confesó tener algún tipo de fobia.

Asimismo, las fobias más comunes tienen relación a reptiles, insectos y roedores, así como a situaciones asociadas con la altura, la muerte y a lugares encerrados.

No obstante, en México se han elevado los índices de personas a quienes les aterra todo lo que tenga que ver con la inseguridad pública y enfermedades, esto asociado a la tanatofobia o fobia a la muerte, que puede ejemplificarse con el temor que se tiene a la Influenza Humana.

¿Cómo se origina una fobia?

Las fobias, casi por regla general, se originan en la infancia.

El tener un miedo irracional a algo, siempre está relacionado por algún acontecimiento traumático que tuvo lugar en la niñez. De esa manera cuando se experimenta por primera vez este temor, desencadenado por un hecho en particular, el inconciente lo desplazará a algún objeto, animal, o situación que simbolizará  el miedo encapsulado a tal acontecimiento traumático.

Cabe aclarar que una fobia puede definirse como un miedo irracional, persistente y consciente o inconsciente  ante un objeto, situación o actividad específica.

Así por ejemplo, una cosa es tener un temor racional a algo, como por ejemplo a la muerte, a la inseguridad pública, lo cual es completamente normal, a alguien que experimenta terror, donde el uso del sentido común no se aplica, porque este miedo es completamente ingobernable.

No obstante, hemos notado que muchas personas han comenzado a desarrollar fobias a la delincuencia o las enfermedades, debido a que desde la infancia se les inculca este temor o bien fueron víctimas de agresiones.

En este sentido, el origen de las fobias puede tener el mismo núcleo: el periodo edípico, es decir, de los tres a los cinco años de edad.

Cada mente asimila la realidad de distinta manera; así por ejemplo, si un niño vio a su padre golpeando a su madre, lo más probable es que en lugar de odiar o temer a su padre, él desplazará estos sentimientos a un objeto en particular, lo cual resultará en una fobia.

Vale la pena decir que las fobias fueron clasificadas por Freud como comunes, que representan a un temor exagerado, pero ocasional -arañas, reptiles, roedores miedo a las alturas, o los espacios cerrados, etcétera; la otra categoría hace referencia a la angustia que emerge ante situaciones u objetos que no inspiran temor común a la gente- puede haber fobias insólitas como a los hombres, a las mujeres, a número ocho, o un símbolo específico.

En este sentido, las mujeres son más susceptibles a padecer más fobias que los hombres: la razón, todavía vivimos en una sociedad donde a la mujer, desde que es niña, se le infunden mayores temores y son sujetas a mayores agresiones en el seno familiar.

Y los números no mienten, las mujeres padecen más fobias que los hombres en una proporción al dos por uno, según datos de la OMS.

Estudios sobre el mexicano

El IIPCS realizó una investigación entre 59 individuos de entre 17 y 21 años de edad, divididos en dos grupos: 30 hombres y 29 mujeres, con lo cual se demuestra que tanto los hombres, como las mujeres mexicanas pueden tener una fobia.

Al aplicar una serie de cuestionarios al grupo, encontramos que 93% de las mujeres y 87% de los hombres tienen miedo a algo. El mayor porcentaje en ambos sexos indica que no saben la razón por la cual le tienen miedo a cierta cosa.

Tanto en las mujeres como en los hombres encontramos que lo más temido son las arañas con 16%, en ambos casos y a las alturas con 10% y 12% en los hombres. En las mujeres el tercer lugar lo ocupa el miedo a fracasar en la vida con 10%, mientras que en los varones, son las cucarachas y los gatos con 8%.

Es curioso ver cómo en ambos sexos se presentan síntomas similares al estar ante el objeto temido. En los dos grupos se experimenta la sensación de angustia con 93% en mujeres y 85% en hombres. En segundo lugar, las palpitaciones o taquicardia con 67% en mujeres y 58% en hombres.

Finalmente la tercera sensación son los escalofríos, con 67% en mujeres y 54% en el otro grupo.

Asimismo, 72% de las mujeres se sienten más seguras si están acompañadas al presentarse la situación que desencadena el temor, y los en los varones las cosas pinta igual, ya que 73% también afirmaron que se siente más seguros. En términos psicológicos podemos asegurar de que se trata de compañeros fóbicos, con lo cual la pareja aminora el temor desmedido, como sucedería en relación padres e hijos, quienes imaginan que mágicamente se arreglará cualquier situación, donde los padres los liberarán de sus pensamientos o impulsos.

El tratamiento

El tratamiento de una fobia se puede llevar a cabo mediante dos técnicas psicológicas, dependiendo cada una del historial clínico de cada sujeto. Una fobia puede encapsular múltiples problemas psicológicos por lo que es necesario, en primera instancia determinar el origen de la misma. Una técnica, la psicoanalítica, desmenuza la infancia con el fin de encontrar los sucesos traumáticos que derivaron en ese miedo irracional, y en segunda instancia, se enfoca en enfrentar el objeto que produce la fobia de manera paulatina, con el fin de que el sujeto en cuestión trascienda su miedo.

Al respecto, el IIPCS tiene disponible una clínica de servicios psicológicos para todas las personas sin importar su nivel socio económico. Aquí es necesario apuntar cuándo es el momento de acudir a un tratamiento psicológico: simplemente cuando este temor desmedido atenta contra la calidad de vida de la persona que la padece, de tal suerte, queda paralizada en algún gradoante tales sucesos y no le permite desempeñar sus actividades personales, laborales o afectivas de manera normal.

Tipos de fobias

Acluofobia: Fobia a la oscuridad

Acrofobia: Fobia a la altura

Acusticofobia: Fobia a los sonidos

Aerofobia: Fobia al aire

Afefobia: Fobia a ser tocado

Agorafobia: Fobia a espacios abiertos

Aicmofobia: Fobia a los cuchillos

Basofobia: Fobia a caminar

Belonefobia: Fobia a las agujas

Bilonefobia: Fobia a las arañas

Bromidrofobia: Fobia a aroma personal

Brontofobia: Fobia a los truenos

Catagelofobia: Fobia a ser ridículo

Cibofobia: Fobia a los alimentos

Cinofobia: Fobia a los perros

Claustrofobia: Fobia a estar encerrado

Cocorafobia: Fobia al fracaso

Coitofobia: Fobia al coito

Copitofobia: Fobia al fracaso

Coprofobia: Fobia a los excrementos

Cremiofobia: Fobia a la soledad

Demofobia: Fobia a las multitudes

Emetofovia: Fobia al vómito

Eritrofobia: Fobia a enrojecer

Fogofobia: Fobia al miedo

Gamofobia: Fobia al matrimonio

Haptefobia: Fobia a ser tocado

Hematofobia: Fobia a la sangre

Hipengiofobia: Fobia a la responsabilidad

Kenofobia: Fobia al vacío

Lisofobia: Fobia a la locura

Necrofobia: Fobia a los cadáveres

Odinofobia: Fobia al dolor, al sufrimiento, a las penas

Pantofobia: Fobia a todo

Peniafobia: Fobia a la pobreza

Selafobia: Fobia  a los relámpagos 

Teofobia: Fobia a Dios

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Zoofobia: Fobia a los animales

* El autor es director del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social.

Ahora ve
Las claves para entender la postura de Trump ante el TLCAN
No te pierdas
×