Año nuevo, imagen nueva para el trabajo

Si quieres influir en otros, tu imagen es uno de los aspectos más importantes, dice David Navarro; el experto afirma que debes proyectar credibilidad, capacidad y conocimientos.
empleada-feliz-oficina-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
David Navarro Martínez*
CIUDAD DE MÉXICO -

Todo es juzgado por su apariencia. Nada ni nadie se escapa a esta regla. Por la apariencia de una fruta se sabe si todavía es comestible (pocos aceptarían comerse una manzana aguada y de olor desagradable), el mismo cuerpo humano al enfermar envía señales de que algo anda mal; por ejemplo, tener ojeras puede comunicar que se ha dormido poco o que el cuerpo no está en sus mejores condiciones de salud.

Todo es juzgado por su apariencia. De esta afirmación se originó el tan conocido dicho "como te ven, te tratan".

Está comprobado que en una situación de búsqueda de empleo y en igualdad de circunstancias (experiencia y conocimientos) es más probable que se contrate a los más atractivos. La armonía entre el fondo y la forma deleita a los ojos.

El atractivo físico de cualquier persona es uno de los criterios inconscientes más poderosos que los seres humanos usamos para emitir opiniones o juicios sobre los demás. En un grupo de mujeres llamará más la atención aquella que luzca más atractiva, por ende, será la primera en ganar nuestra preferencia, sin importar si al final de una evaluación objetiva resulte un error haberla elegido.

Pero ¿qué pasaría si esa mujer aparte de ser la más inteligente también fuera la más atractiva? El haber sido elegida en primera instancia le hará ganar la credibilidad y confianza de los otros, dejando con menores posibilidades a las otras que la acompañan. Su imagen respaldó su posición de líder, existe congruencia.

¿Cómo saber si te conviene una nueva imagen?

Hoy te invito a que realices una evaluación sincera y objetiva de tu imagen actual. ¿Es la que más te conviene proyectar? Responde a las siguientes preguntas.

1)   ¿Hace cuánto tiempo que no actualizas tu peinado?

2)   Si eres hombre, ¿desde cuándo usas barba y bigote?

3)   ¿La ropa que usas, aunque sea tu favorita, luce ya desgastada?

4)   ¿Usas constantemente las mismas combinaciones de ropa y colores?

5)   ¿Has subido o bajado de peso últimamente?

6)   ¿Tu estilo de vestir sigue siendo adecuado para el puesto o posición que hoy desempeñas?

7)   ¿Tu rostro muestra ya señales de envejecimiento?

8)   El color de tu cabello, si eres mujer, ¿te hace lucir con una piel saludable o más joven?

9)   ¿Tu estilo de maquillaje es el mismo de hace años para toda ocasión?

10) ¿Hace cuánto tiempo que usas el mismo perfume o loción?

11) ¿Tus accesorios son los mismos de hace años, por ejemplo tus lentes, reloj, etc.?

12) ¿Tu vestimenta comunica que estás tan actualizado como tus conocimientos en tecnología?

Si por lo menos 4 de las preguntas anteriores te hizo dudar si tu imagen actual es la más adecuada, entonces te invito a que pienses seriamente en actualizarla. Nunca es tarde y el inicio del 2010, una nueva década, es el pretexto perfecto para hacerlo.

El propósito de tu vestimenta es respaldar tu posición y atraer la atención hacia ti, no hacia la ropa.

Si quieres persuadir o influir en los demás tu imagen es uno de los aspectos más importantes. Tu imagen debe fundamentar sin palabras tu credibilidad, capacidad y conocimientos.

Toma el control de tu vida hoy.

Mis mejores deseos para ti en este 2010.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Nos leemos pronto.

*El autor es instructor y consultor en Imagen Pública, experto en la creación y proyección de la Imagen Pública de empresas, marcas, servicios y altos ejecutivos. Es Comunicólogo por la Universidad del Valle de México y Maestro en Imagen Pública por el Colegio de Consultores en Imagen Pública y cuenta con un Diplomado en Creación de marcas poderosas. 

Ahora ve
Una neblina tóxica y gruesa cubre el cielo de Nueva Delhi
No te pierdas
×