Adiós al cigarro, hola a 10,800 pesos

Abandonar el tabaco puede ahorrarte dinero anualmente y mejorar tu salud, dice Guadalupe Ponciano; el sector salud destina 45,000 mdp al año para tratar enfermedades relacionadas al tabaquismo.
fumador-cigarro  (Foto: Jupiter Images)
Guadalupe Ponciano*
CIUDAD DE MÉXICO -

Uno de los propósitos más difíciles de cumplir es dejar de fumar. Cada inicio de año muchos fumadores tienen la firme convicción de hacerlo, pero al pasar los días la voluntad va disminuyendo, aparece el síndrome de abstinencia y finalmente recaen. De acuerdo con estadísticas internacionales, de cada 100 fumadores que se proponen terminar con esta enfermedad adictiva apoyándose únicamente en la fuerza de voluntad, fracasan en el 95%.

En México el 27% de la población adulta, entre los 12 y los 65 años es fumadora, lo que representa aproximadamente 16 millones de personas. En promedio 17.7% de los jóvenes mexicanos fuman y en tan sólo una década, la edad promedio de inicio del tabaquismo se redujo de los 17 a los 12 años, siendo las mujeres un grupo especialmente susceptible a esta adicción. Mientras que en adultos la relación de géneros es de 2:1, en adolescentes ésta ya es de 1:1.

Cada vez que una persona inhala el humo de un cigarro, se introducen a su organismo más de 4,000 sustancias químicas de las cuales 250 son tóxicas o causan cáncer. Cada cigarro que consume el fumador puede ser el desencadenante de una de las más de 25 enfermedades asociadas con el consumo de tabaco, entre las que destacan las Enfermedades Cardio y Cerebrovasculares, el Cáncer de pulmón, y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), entre otras.

El tabaquismo causa 165 fallecimientos diarios, de los cuales entre un 5% y 10% se presentan en el fumador pasivo ó involuntario, es decir, aquellas personas que no fuman pero con quienes el fumador comparte su aire en un espacio cerrado. Contradictoriamente estas personas a quienes pone en riesgo son también con quienes se siente seguro, ríe, vive y ama. No existe un nivel seguro de exposición al humo de segunda mano, por lo que la única manera de proteger completamente a quienes no fuman es previniendo que se contaminen lugares cerrados.

Actualmente existen leyes, como la Ley General para el Control del Tabaco, que promueven los ambientes 100% libres de humo,  que ayudan a evitar que las personas, especialmente los jóvenes, comiencen a fumar; y dan a quienes ya no quieren hacerlo un fuerte incentivo para disminuir el consumo o abandonarlo por completo. Por otra parte también protegen la salud de los no fumadores.

Una vez que el fumador se decide a apagar el último cigarrillo surge, como en cualquier adicción, el "síndrome de abstinencia", conjunto de molestos signos y síntomas que se presentan al dejar de consumir una droga.

En el caso de la nicotina, entre éstos se encuentran:

-         Decaimiento en el ánimo,

-         Insomnio.

-         Irritabilidad.

-         Cambios súbitos de humor.

-         Ansiedad.

-         Dificultad para concentrarse.

-         Agitación.

-         Disminución de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial.

-         Aumento del apetito o ganancia de peso.

La intensidad del síndrome de abstinencia es mayor durante las primeras semanas después de haber dejado de fumar y algunos de sus síntomas pueden llegar a durar hasta 6 meses.

Afortunadamente, estos síntomas se pueden combatir con medicamentos y terapias psicológicas al alcance de la población. En México cada vez hay un mayor acceso a los tratamientos contra el tabaquismo, es así que en el presente se cuenta con alrededor de 250 clínicas especializadas.

Dejar de fumar es una de las mejores decisiones en términos de salud y calidad de vida que puede tomar una persona, ya que el tabaco no solamente llega a causar la muerte sino que puede llegar a desembocar en infertilidad, daños a la apariencia física y fuerte impacto a la economía personal.

En cuanto a la primera, la capacidad para dar vida se ve mermada debido a que los productos tóxicos del tabaco alteran la calidad de los espermatozoides, y en el caso de la mujer daña en el aparato reproductor femenino. Fumar durante el embarazo es una de las principales causas prevenibles de muerte para el producto en formación. 

La apariencia física de los fumadores también sufre diversos daños, entre los cuales se encuentran los dermatológicos debido a la falta de oxigenación en los tejidos produciendo manchas y envejecimiento prematuro de la piel, las arrugas son más marcadas; también existe pigmentación dental, mal aliento, pérdida de piezas dentales, todo esto sin mencionar el terrible olor que se impregna tanto en la ropa como en el cabello.

El impacto en las  finanzas personales es muy alto, ya que un fumador que consume una cajetilla diaria, gasta en promedio 900 pesos al mes (30 pesos por cajetilla), esto quiere decir que de abandonar el tabaco dejarían de "esfumarse" 10,800 pesos anualmente de su bolsillo, sin mencionar el gasto que implica perder la salud y desarrollar enfermedades que requieren gastos para su tratamiento. Tan solo, el Sector Salud emplea más de $45,000 millones de pesos al año en brindar tratamiento a pacientes que desarrollan enfermedades relacionadas directamente con el tabaquismo.

El tabaco es considerado actualmente por la Organización Mundial de la Salud como la principal causa prevenible de muerte en el mundo. Está comprobado que al transcurrir 10 años de haber eliminado la nicotina del organismo, el riesgo que existe de que un ex fumador enferme del corazón es el mismo que el de una persona que nunca fumó ¿no valdría la pena acaso, desprenderse del cigarro si a cambio se le devolvieran 10 años de esperanza de vida, una buena calidad de vida?

*La autora es Vicepresidenta del Consejo Mexicano contra el Tabaquismo (CMCT) y Directora de la Clínica Contra el Tabaquismo en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Centro Integral para el Tratamiento del Tabaquismo, AC.

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×