¿De qué le sirven a México las Cumbres?

En estos encuentros internacionales, los acuerdos ya se llevan casi firmados, dice Luis Colín; en la última realizada en Cancún, México logró amarrar negociaciones con Brasil sobre comercio.
la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe. En la  (Foto: Notimex)
Luis Guillermo Colín Villavicencio*

La semana pasada se llevaron a cabo, en la ciudad de Cancún, dos cumbres que tuvieron la participación de los países de América Latina y el Caribe. La primera, llamada Cumbre México-CARICOM, se desarrolló en su primera edición. Buscó consolidarse como un foro de diálogo político de los países del Caribe con el nuestro. La segunda, llamada Cumbre de Río, inauguró un mecanismo donde unió a los países caribeños a los 21 miembros de la Cumbre de Río. Nuestro país cumplió cabalmente con su responsabilidad, como Secretario pro-tempore del Grupo de Río, en organizar la Cumbre, velar por su correcta logística y conducir los trabajos de negociación que dieron como resultado la declaración final.

No obstante lo anterior, para los ciudadanos que observamos las sesiones nos quedamos con una pregunta: ¿para que nos sirven las Cumbres a los mexicanos? La pregunta a todas luces manifiesta un interés en conocer la acción internacional que lleva nuestro Gobierno. Pero también es un reclamo válido para ligar la actividad exterior del país con los sucesos políticos, económicos y sociales que vivimos como ciudadanos.

Normalmente las Cumbres de Jefes de Estado tienen un valor más simbólico que efectivo. Llegan ya con un texto escrito, el cuál fue negociado por sus equipos diplomáticos durante los meses anteriores. La intervención y discursos de los Jefes de Estado sirven para identificar los posicionamientos oficiales de los gobiernos. Hay conversaciones bilaterales entre los países donde se acuerdan futuras reuniones, el inicio de negociaciones para algún tratado internacional o se recuerdan agravios pasados y se tratan de limar asperezas.

En términos económicos, la Cumbre de Río, con la inclusión del CARICOM, no tuvo efectos significativos para nuestro país. En la declaración final se privilegiaron los temas políticos y de seguridad internacional. Lo más relevante es el acuerdo de ir con una sola voz latinoamericana a los foros globales, incluyendo los de comercio internacional y financiamiento para el desarrollo. Coyunturalmente, la reunión bilateral entre México y Brasil, en el marco de esta Cumbre, permitió que los equipos negociadores conversaran sobre la posibilidad de un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos países  y midieran pulsos de interés y posibles obstáculos futuros. La discusión sobre la conveniencia de que México firme un TLC con Brasil sería motivo de otro artículo, no obstante creo firmemente que primero deberíamos revisar detenidamente el desempeño de México con los 12 TLC´s que ya tenemos firmados, antes de siquiera explorar la posibilidad de acordar uno con Brasil.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En términos políticos veremos que resulta de la nueva organización latinoamericana que se formará de aquí a la próxima reunión del Grupo de Río en Venezuela en el año 2011.  Por lo pronto, nuestro Gobierno deberá regresar a la realidad de nuestro país y pensar cómo poder reactivar más rápidamente le economía nacional y el empleo.

*El autor es Internacionalista y experto en Derecho Internacional. Es catedrático del Departamento de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, Campus Estado de México.

Ahora ve
Crisis minorista: ¿por qué grandes cadenas están cerrando sus tiendas?
No te pierdas
×