RENAUT, necesario contra la delincuencia

El Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil, fue propuesto por ONGs, dice Carlos Odriozola; a unos días de que cierre el plazo para el registro, la gente no recuerda para qué sirve el sistema.
renaut-celular-movil-telefono  (Foto: Jupiter Images)
Carlos Odriozola*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Mucho se ha dicho, a últimas fechas, sobre el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (RENAUT), cuestionando sus respectivos grados de confiabilidad y de utilidad. Todo parece indiciar que la gente ha olvidado el objetivo para el cual fue creado el tan discutido sistema de control.

El RENAUT fue constituido debido a que, en México, no es posible saber a ciencia cierta quien es el dueño de un teléfono móvil o quien lo contrató. Como consecuencia, a través de estos aparatos, se fraguan y planean diariamente un sinnúmero de delitos. Pero además no cualquier ilícito, sino los más graves, los que mayor agravio causan a la sociedad como lo son la extorsión o el secuestro. Además, es incuestionable que a través de la telefonía móvil no registrada, se ejecutan los más viles planes de la delincuencia organizada.

Por ello fue que diversas Organizaciones No Gubernamentales y numerosos luchadores sociales, verdaderamente preocupados por la inseguridad que tiene arrinconado a nuestro país, propusieron y exigieron el estricto control gubernamental de la telefonía móvil.

El esfuerzo no fue en vano, pues el 25 de agosto de 2008 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el "Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la legalidad", estableciéndose la necesidad de regular el registro de los equipos de telefonía móvil y fija, así como el acceso a la información sobre la ubicación física de los móviles en tiempo real, en los casos en que sean aparatos y números telefónicos relacionados con actividades delictivas.

Consecuentemente, el gobierno federal creo el RENAUT, por decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación del 9 de febrero de 2009, buscando combatir los delitos relacionados con la delincuencia organizada. Ese es el objetivo primordial. NO LO OLVIDEMOS.

El medio a través del cual funciona el sistema de control en comento, es llevar un registro separado de los usuarios de telefonía móvil, tanto en la modalidad de líneas contratadas en plan tarifario, como en líneas de prepago, el cual contenga como mínimo los siguientes datos:

a) Número y modalidad de la línea telefónica;

b) Nombre completo, domicilio, nacionalidad, número correspondiente y demás datos contenidos en identificación oficial vigente con fotografía, así como comprobante de domicilio actualizado del usuario y toma de impresión de huella dactilar directamente en tinta y/o electrónicamente;

c) En caso de personas morales, además de los datos de anterior, se deberá registrar la razón social de la empresa, cédula fiscal y copia del documento que acredite capacidad para contratar.

Con el debido funcionamiento del RENAUT, se supone que, ante un delito, las autoridades podrían rastrear e identificar el origen y destino de las comunicaciones de telefonía móvil, conociendo la fecha, hora y duración de la comunicación y  obteniendo la ubicación digital del posicionamiento geográfico de las líneas telefónicas.

Se ha criticado al registro, señalando que las perdidas para las empresas de telefonía móvil serían millonarias y, en consecuencia, se han escuchado diversas voces defendiendo a las empresas telefónicas o desviando la atención ciudadana del objetivo principal: la seguridad de todos.

Entiendo que la gente no tiene confianza en las autoridades y que puede encontrar mil pretextos para explicar porqué no ha registrado su teléfono móvil, pero la cordura tiene que comenzar en algún lado y en esta ocasión le toca al gobierno federal.

Digo que el gobierno federal tiene la mayor responsabilidad, porqué según el decreto que creo al RENAUT, el próximo 10 de abril las empresas telefónicas deberán suspender el servicio a todo aparato telefónico móvil no inscrito en el RENAUT. Esa responsabilidad debe ser honrada, por lo que el gobierno federal no debe conceder prórroga alguna a las empresas de telefonía.

Desconozco si el RENAUT va a servir o si será una más de las instituciones creadas por el gobierno que mostraran su ineficacia. Pero es un hecho que vale la pena, para todos, hacer el esfuerzo e intentarlo, pues el control de la telefonía es un paso esencial para la lucha contra la delincuencia.

Si las telefónicas pierden dinero (o disminuyen sus ganancias) con la medida es su problema. Los ciudadanos estamos hartos de la inseguridad y las empresas del ramo tuvieron un año para cumplir con la ley. No lo hicieron y ahora están empecinados en obtener una prórroga.

Según la ley, las telefónicas debieron realizar una campaña de información, dirigida a sus clientes que informara a los usuarios de la obligación de registrar sus teléfonos y de las consecuencias en caso de no hacerlo dentro del plazo señalado, consistente en la suspensión del servicio, sin derecho a reactivación, pago o indemnización alguna. No lo hicieron debidamente y ahora deben pagar las consecuencias ellos y aquellos que no registren sus aparatos móviles.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

A los ciudadanos nos toca ayudarnos a nosotros mismos, reconociendo la parte de responsabilidad que nos toca. Registremos nuestros aparatos telefónicos sin buscar pretextos para no hacerlo. De otra forma, que nadie se queje cuando sea víctima de un delito en el que haya tenido que ver una simple llamada telefónica.

*El autor es catedrático de postgrado en la Facultad de Derecho de la UNAM, doctorando, autor de diversos libros jurídicos y abogado litigante en asuntos civiles y mercantiles.Síguelo en Twitter @ODRIOZOLA1.

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×