Equidad de género como factor de éxito

El secreto del poder y éxito de hombres y mujeres radica en sus logros, dice Zulema Jureidini; la carrera, reputación y liderazgo son los inductores reales del poder femenino y masculino.
mujer-exitosa-computadora-oficina-edad  (Foto: Jupiter Images)
Zulema Jureidini M. *
CIUDAD DE MÉXICO -

En el sentido ortodoxo de considerar la equidad de género y  la competitividad global como una de las mejores prácticas de los países desarrollados y en vías de desarrollo, mal nombrados bajo mi óptica personal como "emergentes", aludo al bien formado criterio del  perfil de lectores de este espacio editorial, perfilado y reconocido entre los sectores más importantes de negocios y economía como medio de referencia para debatir sobre una opinión publicada el día de ayer, en la que el autor David Navarro, en forma repetitiva y severamente descriptiva asume que el secreto del poder y del éxito femenino radica en la belleza de la mujer.

Partamos de una premisa: "información es poder"; entonces, por qué sería privativo del género masculino que el cúmulo de experiencia, información, logros y proyección de carrera profesional da como resultado la credibilidad, liderazgo y éxito, tres factores totalmente desasociados al menos como variables indispensables para tener poder.

De acuerdo a la academia y a los estudiosos de la imagen pública, la reputación y credibilidad de un individuo, corporativo o marca, es el resultado de toda su trayectoria, y de la repetición de su actuar y de la imagen que transmite en forma homogénea, en todos los ámbitos en los que se desenvuelve, sin discriminar si sus públicos son empresarios, académicos, representantes sociales o simplemente amigos o familiares.

En el sentido estricto de lo que la reputación significa para lograr influir y tener poder sobre la toma de decisiones, iniciativas y proyección de carrera, el que en su belleza confía puede perder el foco de sus objetivos y esa no es una característica de mujeres líderes en la política, el mundo corporativo, académico, de ciencias y mucho menos en sociedades en el que un alto porcentaje del desarrollo económico nacional y de las finanzas personales (familiares) está a cargo de una gran mujer.

El mito debe romperse: ni dinero es poder ni belleza es éxito.  El secreto entre el éxito y desenvolvimiento profesional entre un hombre y una mujer está probado en variables funcionales y cognoscitivas del mundo pragmático, que sustituye los sentidos por los resultados.

La belleza tal como lo citó el miércoles en una transmisión de radio,  la conductora  -por cierto exitosa en su ámbito- Sofía Sánchez Navarro,  es "una forma de vivir"  que se logra con perseverancia, objetivos claros y disciplina.

Si esto lo llevamos al ámbito de los negocios, podemos distinguir en todos los ámbitos de desarrollo nacional, incluyendo el del entretenimiento y el de esparcimiento, grandes mujeres, quienes por su trayectoria, conocimientos y efectividad en sus objetivos planteados han mostrado que su belleza no es la llave mágica del poder y del éxito.

Sin afán de subestimar sino al contrario de plantear contrastes, podemos enumerar  entre ellas a:

1. Margarita Zavala Gómez del Campo. Nuestra primera dama y de quien omito su apellido de casada ya que su trayectoria política y amplio conocimiento jurídico le distingue en su función como Presidenta Nacional del DIF, ejemplo del poder y del éxito de una mujer que tiene brillo propio.

2. Beatriz Paredes Rangel, con amplia trayectoria política, embajadora de México en Cuba y actual Presidente del Partido Revolucionario Institucional PRI.

3. Martha Lucía Micher Camarena, política mexicana y directora general del  Instituto de las Mujeres del Distrito Federal.

4. Mónica Flores Barragan, Dir. General de México, Centro América y República Dominicana de Manpower.

5. Dra. María de Lourdes Dieck Assad, ex Embajadora de México ante el Reino de Bélgica y el Gran Ducado de Luxemburgo, Directora General del Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe.

6. Irma Muñoz Reyes, Subdirectora de Marítimo en Alliance, y quien representa hace casi una década a America Latina y México ante la International Union Of  Marin Insurance (IUMI),  en Londres y a escala global.

7. Margarita Castañeda Santibáñez quien destacó como  Coordinadora General de Planeación y Vinculación de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, vinculando el ámbito educativo con el sector de desarrollo económico nacional.

Son pocas las nombradas y su fotografía no es en ningún caso la de "la fea más poderosa" sino el vivo retrato del correcto uso de la retórica, la constancia en plantear objetivos claros y explícitos, la resistencia y adaptación al cambio, y sobre ello, esa visualización que por siempre ha distinguido a la mujer por encontrar el sector de oportunidad para destacar haciendo más que exhibiendo.

Con lo anterior, no debemos demeritar la importancia de la imagen visual, la "imagología" como lo conceptualiza Victor Gordoa, también destacado en su trabajo como consultor de imagen, y tampoco la belleza corporal y la femineidad como parte de un todo.

Una mujer exitosa, obtiene el poder cuando ya ha obtenido logros probados y ha mantenido sus objetivos por encima de su autoestima física. La constitución biológica femenina no es un recurso mágico que abre puertas a los perdedores y desconocedores de todos los temas.

El que no enseña no vende... Esto aplica a las credenciales y no al aspecto curvilíneo y altamente estético que atrae la mirada del hombre.

Un consejo profesional y altamente efectivo es el lenguaje corporal, la pulcritud, la higiene corporal, la estética dental, y sobre todo la capacidad de transmitir y gestionar el conocimiento de los temas que dominamos las mujeres, en todos los ámbitos de nuestro desarrollo diario.

En el ejercicio de la carrera de comunicación y asesoría estratégica de relacionamiento público, es muy importante la imagen visual, esa "Primera Impresión" que determina confianza, credibilidad, conocimiento y dominio del ejercicio profesional.

En un mundo pensado por hombres para el desarrollo económico, de investigación y de desempeño, el factor sorpresa es precisamente que una mujer base su éxito en su belleza física, en su apariencia y movimientos corporales, en su poder "curvilíneo" biológicamente dotado por naturaleza y erróneamente resaltado en la publicación citada al principio de la presente colaboración.

Hombres y mujeres, niños y niñas, adolescentes y adultos, son clasificaciones aptas para sectores sociales y educativos estrictamente didácticos y de formación pedagógica. No aplica en el empoderamiento, toma de decisiones, búsqueda de oportunidades y en hacer bien las cosas por que somos humanos y buscamos el bien común que nos proporcione en contraprestación una calidad de vida digna.

Hombre y Mujer preparados y competitivos son aptos de lograr un poder explícito en la materia que se propongan destacar.

No existen secretos, entre más conocimiento, ejercicio del conocimiento, actualización, evaluación de resultados, tolerancia a la frustración y optimismo para corregir los errores tenga una mujer o un hombre, puede ser altamente competitivo en una sociedad global que reclama personas aptas para ejercer, desde el oficio más sencillo, hasta una posición de funcionario empresarial o público en los gobiernos corporativos y federales de todo el mundo. 

El respeto es resultado de la reputación y de una visión amplia de las expectativas de uno mismo y de los públicos con los que se interactúa.

La feminidad agrada a todos, a las mujeres como a los hombres nos agrada convivir en ambientes de "gente bonita" pero ¿cómo es esa gente bonita? No hay reglas. La imagen de belleza corporal no es la misma la que tienen todos los hombres del mundo ni todas las mujeres del mundo. El hombre y la mujer ideal son figuras y estereotipos que se aplican para ambientes de entretenimiento, sociales y de la vida personal, que no es menos importante para el desarrollo individual del ser humano;  sin embargo, no finca el desarrollo pleno de éste.

Las miradas y la atención del público pueden ser captadas en cuestión de 5 segundos durante la primera impresión que deja una mujer y un hombre con sencillos detalles como:

1. La forma de entrar y confianza en el andar o caminar

2. La pulcritud

3. El lenguaje verbal

4. El lenguaje corporal

5. Puntualidad

6. Tono de voz

7. Gesticulación

8. Capacidad de escuchar

9. Conocimiento previo del interlocutor

10. Capacidad de relacionamiento

11. Sentido Común

12. Dominio del tema

13. Exposición de objetivos y disertación de responsabilidades

14. Apego a las mejores prácticas

15. Discreción

16. Forma de vestir acorde a la ocasión sin romper esquemas de homogeneidad en lo que conforma la personalidad del individuo

La belleza es subjetiva y efímera. La experiencia es perdurable y potencialmente incremental acorde a la capacidad de conocimiento.

¿Por qué los hombres requieren preocuparse por sus expresiones corporales y lenguaje verbal?

La masculinidad y la seguridad de un hombre no es evidencia de su poder y éxito en su materia. Lo que un hombre necesita para tener éxito y poder en los negocios muchas veces y sin que esto sea una opinión determinante puede estar apoyado con:

- Caballerosidad

- Capacidad de escuchar

- Ingenio para aprender lo que no sabe y apropiarse del conocimiento con humildad y honestidad

- Capacidad estratégica y funcional

- Inteligencia emocional

Sensitivamente el hombre que es líder y que persigue sus objetivos con disciplina no distingue entre una mujer bella o fea en una sala de juntas, no le importa si es fértil o si está lista para el matrimonio, la personalidad de su interlocutora tiene que ser lo suficientemente sustentada en cubrir sus expectativas de proyección de negocios, profesional, de difusión de ventas, entre otras cosas y que esto sea comprobable y efectivo para contribuir a la obtención de sus metas.

En cualquier campo de batalla el que se distrae pierde y si un hombre basa o identifica como capacidad básica de éxito femenino la belleza de la mujer con la que interactúa, está perdiendo su tiempo y su dinero.

El poder da belleza. No hay como una calidad de vida exitosa en todos los aspectos:


- La persuasión

- La imagen profesional

- La referencia de terceros

- Las credenciales o presentación de servicios

- Las propuestas y sus resultados

Son lo que a lo largo de la historia... como comienza el cuento publicado en el portal CNNExpansión.com hace y constata que el mundo de las mujeres es el mismo de los hombres y que la capacidad intelectual mata carita.

Invierte en ti mismo

La inversión se entiende como una erogación de tiempo o dinero para obtener a cambio un beneficio más grande de lo que en ello se erogó.  Estamos en 2010, el año de la tolerancia internacional, de los mercados abiertos, de la lucha conotra la discriminación y por la equidad de género.

La competitividad y el desarrollo forman parte inherente del plan nacional de desarrollo de nuestro gobierno federal y de los 10, 15, 12, y muchos puntos que por episodios nos comparte el presidente Felipe Calderón, como la contribución del Gobierno y la obligación de todos los mexicanos para hacer de un México un país con identidad ética y competitiva.

*La autora es directora general de Zulema Jureidini ipunto Comunicación y Relaciones Públicas, asesora de comunicación estratégica y relaciones públicas para la proyección de importantes empresas y líderes de opinión. Con trayectoria probada en los sectores de publicidad, producción audiovisual, mercadotecnia, la academia y relaciones públicas para marcas y grandes corporativos internacionales;  es conferencista de diversos foros y colaboradora itinerante en medios de comunicación de prestigio además de ser catedrática de universidades privadas. Cuenta con diversos posgrados de especialización  en comunicación y  cuenta con un diplomado en actualización periodística impartido por el Tecnológico de Monterrey  CSF.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×