¿Cómo cuidar tu historial de crédito?

Una mancha en tu historial crediticio puede cerrarte al préstamo por años, dice Mauricio Hubard; hay que ver en el monto a pedir, las formas de pago, y cuidar que una financiera no nos embauque.
tarjetas de credito  (Foto: Jupiter Images)
Mauricio Hubard*
CIUDAD DE MÉXICO -

Doña Luz acudió a una microfinanciera para pedir un crédito con la ilusión de ampliar su negocio de comida mexicana (que sin duda, es una de las más ricas del mundo). Al procesar su reporte de crédito, le dijeron que no le podrían otorgar el préstamo ya que el informe la revelaba como mala pagadora. La señora se sorprendió mucho ya que siempre pagaba sus cuentas en tiempo y forma; además, su padre le enseñó a ser responsable y por ello ha prosperado mucho, al saber emplear las bondades de un crédito, pagarlo puntualmente y crecer.

"¿Y qué puedo hacer?", preguntó consternada. "Ahí sí, no sé. Nosotros sólo consultamos, no controlamos estos reportes y no le podemos dar el crédito", le respondió el representante de la institución microfinanciera. ¿Imaginas (querido lector) el descontrol, la inseguridad y la desesperanza que sintió doña Luz? ¿Cómo resuelve esto?

Algunos consejos muy sencillos:

1. Hay una oferta de crédito en diferentes microfinancieras, pero no todos los créditos son iguales. Hay que darse a la tarea de buscar los que mejores condiciones ofrezcan, plazos más largos sin pena por prepago; hay que procurarse una buena asesoría sobre el monto adecuado para nuestra actividad, que el pago sea fijo (algo muy útil, por ejemplo, ahora con el aumento del Impuesto al Valor Agregado) y de preferencia usarlo en algo que nos vaya a generar más ingresos.

2.- Siempre darnos un margen de protección y no engañarnos con ingresos que no tenemos asegurados (o que variarán fácilmente).

3.- PAGAR siempre en tiempo y forma. Es decir: tal y como nos comprometimos con quien confió para prestarnos su dinero y merece que le cumplamos. Las desventajas de no pagar en el mediano plazo son mayores al cerrarse el crédito por años.

Ahora, volviendo al caso de doña Luz: NO está sola. Ante todo, y como aliado más importante, ella cuenta con la CONDUSEF (Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros) organismo que defiende a personas que, como ella, han sido víctimas de arbitrariedades por parte de alguna institución financiera. En esta instancia, doña Luz encontró ayuda y averiguó que su problema consistió en que le habían extendido una tarjeta de crédito sin su consentimiento y cuando la devolvió sin activarla, el banco no avisó oportunamente a las entidades competentes.

En México existen dos empresas autorizadas para ofrecer los servicios de consulta sobre situación crediticia: una, es el Círculo de Crédito 01 800 888 247 2856; y otra, es el Buró de Crédito 01 800 6407 920  (ambos números para llamar sin costo desde cualquier parte de México).

Es posible que una tercera empresa que pronto entre al mercado y esto es importante porque se ha logrado muchísimo desde la crisis del 95, cuando no había ninguna de estas instancias y por lo mismo no había información que disminuyera el riesgo al otorgante de un crédito. Esto no ha resultado suficiente para los usuarios e instituciones.

México necesita el desarrollo de un padrón confiable de registro de su población que logre que cada uno de nosotros tenga una forma segura de identificarnos y ser identificados sin confusiones (¿cuántos homónimos hay en el país? Pasan desapercibidos, por más que se adicionen apellidos). Cuando se logre tener la clave única de registro poblacional, vamos a permitir a cada quien el ser reconocidos de forma individual, aunque sea porque tenemos este documento ayudará a contar con historiales crediticios confiables, que disminuyan el riesgo y por lo tanto el costo.

Regresando a doña Luz, la señora puede atribuir sus sentimientos de frustración a dos empresas responsables:

1. En primer lugar, al banco que le mandó una tarjeta sin su consentimiento y luego actuó doblemente de forma irresponsable al no evitar que se reportara a los burós de crédito.

2.- En segundo lugar, a la microfinanciera a la que acudió. Todas las instituciones financieras  (aunque sus empresas sean micro o pequeñas), tienen la OBLIGACIÓN de ayudar, orientar, explicar sus opciones y cómo resolver problemas a los clientes, a fin de que puedan seguir creciendo en su actividad. El actuar con seriedad y profesionalismo no es cuestión nada más de servicio, sino de ética.

Ésta es una razón más para seleccionar cuidadosamente a las empresas por las que queremos ser atendidos y cuáles nos brindarán el mejor servicio, entre otros puntos.

Puedes enviarnos tus dudas y comentarios a:

microfinanzascnn@enconfianza.mx  

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Twitter: @mhubard

*El autor es Fundador y Presidente de en Confianza Microfinanciera. Estudió Relaciones Industriales en la Universidad Anahuac del Sur, graduado de la escuela de Negocios de Harvard (Harvard Business School) donde realizo su Maestría Ejecutiva, ha tomado diversos cursos en esta universidad relacionados con Microfinanzas, Gobierno Corporativo, Desarrollo de Instituciones Financieras entre otros. También de Responsabilidad Social de las Empresas impartido en conjunto por la Universidad Stanford y el ESADE de Barcelona. Consejero en diversas empresas y de la Fundación Paralife.

Ahora ve
Un rayo impactó la punta de la icónica torre de televisión en Berlín
No te pierdas
ç
×