La piratería, corrupción y sociedad

El comercio de copias ilegales envuelve a varias capas de la sociedad, dice Virgilio Bravo; la reforma a la ley de Propiedad Intelectual no cambiará por sí sola la dinámica de esta economía.
pirata pirateria hacker  (Foto: Jupiter Images)
Virgilio Bravo*
CIUDAD DE MÉXICO -

Reciente se aprobó por una importante mayoría de diputados, las reformas al Código Penal Federal y la Ley de la Propiedad Industrial, por las cuáles se perseguirá de oficio la piratería, sin mediar previamente la denuncia por querella de la parte afectada.

Las sanciones fueron establecidas en el título vigésimo sexto del Código Penal Federal, con la tipificación de los delitos en materia de derecho de autor y en los casos más graves prevé sanciones de hasta diez años de prisión y 30 mil días de salario mínimo de multa.

En el mismo sentido, en la Ley de la Propiedad Industrial se estableció a su vez penalidades de entre dos y seis años de prisión, y diez mil días de salario mínimo de multa, a los falsificadores de marcas protegidas.

Se estableció la sanción de dos y seis años de prisión, así como una multa de hasta diez mil salarios mínimos, "al que venda a cualquier consumidor final en vías o lugares públicos, en forma dolosa y con fin de especulación comercial, objetos que ostenten falsificaciones de marcas protegidas por esta ley".

Con esta estas nuevas disposiciones la Procuraduría General de la República deberá realizar operativos en la vía pública, tianguis, mercados y expendios que vendan productos piratas.

De la misma manera, las diferentes autoridades estatales y municipales podrán perseguir a cualquier persona que esté vendiendo o reproduciendo cualquier tipo de producto que viole los derechos de autor.

Estas reformas contribuyen de manera importante, para combatir un fenómeno bien enraizado en la sociedad mexicana desde hace muchos años.

Fenómeno de corrupción

La piratería se presenta materialmente a lo largo y ancho de nuestro país, no es una situación que se presente únicamente en las grandes ciudades o capitales de los estados, sino también en las pequeñas ciudades del país.

Es incalculable el número de personas que se dedican a esta actividad, por lo tanto es desconocido a ciencia cierta la cantidad de dinero que genera esta actividad, pero se habla de miles de millones de pesos.

Hasta ahora, la piratería se encuentra principalmente en los mercados ambulantes, tianguis o sobre la vía pública, dónde se comercializan toda clase de productos, a la vista o complicidad de las autoridades. Esta situación genera corrupción entre la autoridad y el comerciante informal, debido al soborno para permitir trabajar, aún en contra de las diversas disposiciones locales administrativas de los bandos municipales.

El hecho de llevar este tipo de actividades a un nivel de delito federal de persecución oficiosa, puede generar todavía un mayor número de casos de corrupción. En algunos casos, ciertas autoridades están más preocupadas por la extorsión, que la eliminación de los actos delictivos. Se antoja como un gran reto para las autoridades, con la necesidad de mayores recursos humanos y materiales, para erradicar este gran problema.

Es loable el esfuerzo del gobierno por combatir este mal. La piratería es semilla de otros delitos, como el contrabando y la delincuencia organizada. La sociedad debe contribuir no alentando este fenómeno, mediante la compra que hacen de estos productos.

Fenómeno social

Pero el problema no queda aquí, ¿cuál es el rol de Estado frente a las personas que se dedican a esta actividad? El Estado en sus diferentes niveles de gobierno debe alentar la actividad económica y el empleo. El gobierno debe instrumentar políticas públicas destinadas a generar mayores fuentes  de empleo. Como motor de la economía y el consumo.

Existe un número importante de mexicanos, que cuentan con una instrucción superior, quienes actualmente se dedican a la economía informal, seguramente muchos de ellos se dedican a la venta de productos de contrabando y piratería. Estos mexicanos han recibido una educación financiada por los impuestos de otro grupo importante de mexicanos, que son el grueso de los contribuyentes cautivos.

Existe un ciclo perverso dentro de la sociedad. Aquellos que pagan regularmente impuestos están financiando, la economía informal dónde se desempeñan un número relevante de personas que han perdido su empleo en los últimos años. El capital y talento humano se está dilapidando, podemos llegar a tener una generación perdida por esta crisis económica.

¿El gobierno en dónde está?, frente a este problema, ¿cuáles son las estrategias para alentar el empleo formal y desalentar la informalidad? ¿En qué momento estos millones de mexicanos se incorporarán al desarrollo nacional y abandonarán esos focos de criminalidad?

Una ley que no se cumple, es una ley ineficaz y no contribuye con el Estado de Derecho.

Algunos datos (diversas fuentes periodísticas):

- 750 millones de dólares al año, de los cuales un millón corresponde a la evasión de impuestos

- 964 mil 688 millones de pesos en 2009, cuantificado como daño económico por la falsificación de marcas.

- 8 de cada 10 personas compraron productos piratas.

- 54 por ciento de los bienes que están en el comercio provienen de falsificaciones.

- 5 mil millones de canciones se bajaron en 2009, sin pagar de Internet, cifra que fue cinco veces más alta que la venta física de productos pirata a través de los comercios ambulantes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

* El autor es Director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades del ITESM Campus Estado de México.

 

Ahora ve
Así fue el naufragio de una embarcación en la represa de Guatapé, en Colombia
No te pierdas
ç
×