Las mujeres y el mercado laboral

Los estereotipos se van rompiendo en cuestiones de empleo para el sexo femenino, dice Édgar Arreola; en la experiencia de su empresa, OCCMundial, las vacantes que piden las firmas se han ido abriendo.
mujer empresa empleo oficina joven  (Foto: Jupiter Images)
Édgar Arreola*
CIUDAD DE MÉXICO -

Un tema que siempre permanecerá vigente en el mundo laboral es el que corresponde a la igualdad de oportunidades entre los géneros y en esta ocasión queremos hacer un recuento de los cambios que nosotros hemos podido presenciar a lo largo de más de 11 años que tenemos facilitando el encuentro entre las vacantes y el talento humano.

Con optimismo podemos afirmar que durante este tiempo hemos visto progresos positivos para las mujeres, uno de los más relevantes es el hecho de que la mayoría de las vacantes publicadas por las empresas no colocan el género de un puesto laboral como requisito indispensable para cubrirlo, hay una mayor apertura para recibir solicitudes de hombres y mujeres.

Cuando iniciamos el reclutamiento en línea en México en 1998, la mayor parte de las vacantes solicitaban personas de sexo masculino como el perfil adecuado para una vacante y esta brecha se ha reducido de manera considerable.

Hace 12 años las vacantes laborales que solicitaban talento femenino se concentraban en áreas como administrativo/secretarial; ventas; comunicaciones; educación; mercadotecnia, publicidad, relaciones públicas y recursos humanos. Actualmente, se busca talento femenino tanto en las áreas mencionadas anteriormente, como en disciplinas hasta hace poco consideradas exclusivamente masculinas como ingenierías, finanzas, medicina, biología, construcción, logística, manufactura.

Con mayor frecuencia las vacantes han pasado de un rango de edad reducido a un rango de edad más amplio, particularmente para las posiciones gerenciales y/o directivas. Asimismo, hemos podido observar un significativo crecimiento en la solicitud de talento femenino en niveles gerenciales y directivos.

Lo cierto es que cada vez son más las empresas nacionales y transnacionales que se dan cuenta que el talento femenino es un activo en el que hay que invertir por diferentes razones: el liderazgo femenino responde a una demanda social y a una realidad mundial; es también un compromiso social permanente más allá de una tendencia entre las mujeres actuales; es un nuevo paradigma que ya se está aplicando en los países más avanzados que responde a una reivindicación histórica para la mujer. En resumidas cuentas, las sociedades se han dado cuenta que no es redituable perder el talento de la mitad de su población, el ingreso de la mujer en el círculo familiar ha dejado de ser un complemento para en algunos casos convertirse en el principal sustento.

Hace unos meses el Informe McKinsey Quaterly afirmaba que el talento femenino en las organizaciones es un valor competitivo, más allá de "una buena práctica". El informe demuestra con estadísticas la necesidad de que las empresas incorporen talento y valores femeninos para ser más competitivas e innovadoras y señalaba que la presencia igualitaria de cargos femeninos en las organizaciones es un indicador de progreso y lo contrario se percibe como un indicador de retraso social.

Muchos estudios han dicho que la gran diferencia entre el liderazgo femenino y masculino es que el primero es funcional, es decir apoya las funciones de una empresa, y el último es resolutivo, es decir resuelve las decisiones relevantes de una empresa. No obstante, los estudios más recientes han demostrado que esto está muy alejado de la realidad actual y más apegado la realidad de hace un par de décadas donde a falta de oportunidades directivas el talento femenino se enfocaba en "concluir la tarea".

Aparentemente, una de las principales habilidades directivas de las mujeres líderes es el uso de la comunicación estratégica como una herramienta fundamental para motivar, gestionar conflictos y crear un buen clima en su entorno profesional. Han demostrado ser mucho más hábiles en incorporar el conocimiento y manejo de sus emociones en la gestión empresarial, una habilidad que se atribuye mayormente al género femenino, así como la empatía a la hora de asumir riesgos, y modelar una actitud perseverante y tolerante. Según un estudio de Catalyst -una organización sin fines de lucro que promueve el liderazgo femenino- entre las 500 de Fortune, la rentabilidad de las compañías que tienen a tres o más directivas en la cúpula es cinco puntos porcentuales superior a la media.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Es claro que aún falta mucho por hacer en materia de igualdad de oportunidades laborales entre los hombres y las mujeres. No obstante, a medida que crece el nivel educativo entre la población femenina también crece su representatividad en el mundo laboral; además la seriedad y el compromiso que el género femenino ha demostrado en sus actividades profesionales ha incluso logrado que la balanza las favorezca cuando de posiciones de alta responsabilidad se trata, por ejemplo en el área de compras. Entre tantas noticias malas, nos da gusto poder compartir algo positivo.

* El autor es Director de Relaciones Institucionales de OCCMundial.com, bolsa de trabajo en México; bajo este cargo es responsable del desarrollo de estrategias de comunicación, CRM y alianzas para los sitios OCCMundial.com, OCCEjecutivo.com y otras unidades de negocio. Es Licenciado en Negocios Internacionales por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y estudió la maestría en Mercadotecnia,  con especialidad en publicidad en el Centro Avanzado de Comunicación.

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×