La impresión late con la tierra

Las empresas deben crear planes de gestión ambiental para ahorrar recursos, dice María Rosas; de esta forma se tiene un mejor control en cuestiones como la política de impresión en el negocio.
impresora mujer feliz ahorro  (Foto: Jupiter Images)
María Rosa Casillas*
CIUDAD DE MÉXICO -

El cuidado de los recursos naturales no requiere de una actitud distante, sino de un trabajo proactivo e inmediato. Es de esta forma como los fabricantes de tecnologías deben actuar implementando programas de sustentabilidad empresarial, que piensen en un plan ambiental impactante buscando cuidar el entorno y beneficiando a la sociedad que utiliza nuestros productos.

Los mejores planes para realizar una verdadera protección y preservación del medio ambiente, deben incluir la concientización de las personas en sus ámbitos de consumo; sin embargo, esta conciencia no viene por sí sola, sino que es inherente a los fabricantes, quienes deben crear alicientes que conduzcan a los consumidores a tomar decisiones en una dirección determinada.

Para lograr un buen plan de gestión ambiental, los fabricantes deben implementar medidas que evalúen los efectos sociales, tecnológicos, culturales, económicos y ecológicos que tienen las operaciones de su empresa. Además de establecer un costo social, también es necesario considerar el costo ambiental que una operación de fabricación de máquinas y suministros trae consigo.

Cualquier empresa fabricante de impresoras y consumibles genera un impacto ambiental si los incentivos no están encaminados a evitarlo. Los incentivos son ganancias adicionales que influyen sobre el comportamiento de los consumidores.

Cuando hablamos de políticas ambientales, requerimos el compromiso de todos los fabricantes de soluciones de impresión para crear una metodología que nos permita definir cuáles son las actividades que se deben tomar como base,  tales como: Planear, Hacer, Verificar y Actuar; asimismo se requiere contar con indicadores de gestión que guíen el proceso a fin de garantizar que los objetivos empresariales tiendan hacia el mejoramiento continuo.

Los programas de protección ambiental para la industria de tecnologías de la información (IT, por sus siglas en inglés) deben impactar los procesos, productos y servicios empresariales, siendo propósitos que requieren cambios en la tecnología utilizada, en la infraestructura física y en las prácticas operativas, de servicio, e incluso ventas.

Estos procesos requieren una nueva dirección hacia la conserva­ción y ahorro de materias primas, insumos, agua y energía. De la misma forma la reducción o  eliminación de la cantidad de emisiones, residuos y materiales tóxicos; en materia de pro­ductos, a la reducción de los impactos negativos a lo largo de todo el ciclo de vida de los mismos, desde su diseño hasta su disposición final. En materia de servicios, a la delineación y presta­ción de estos, considerando su dimensión ambiental.

Todas estas medidas e instrumentos tienen como único objetivo un Desarrollo Sustentable para darle un uso adecuado a los recursos que permita la satisfacción de las necesidades básicas de los clientes y/o usuarios de tecnologías pero sin comprometer los recursos de generaciones futuras.

Por último, el nuevo orden global obliga a tener en cuenta una planificación socio-económica de los recursos disponibles, la opción para resolver los problemas que avanzan por las necesidades sociales (desigualdad para alcanzar una calidad de vida por sobre los niveles de pobreza), pues los problemas ambientales no están limitados a las fronteras de cada país y por esto, es determinante en el desarrollo o el atraso de una nación.

*La autora es Presidente y Directora General de Lexmark International México.

Ahora ve
Los grupos radicales “no son del pasado”, dice periodista amenazada por KKK
No te pierdas
×