¡Basta de diagnósticos para México!

En México hacen falta acciones y decisiones, ya se sabe qué está mal, dice Luis García Peña; se requieren finanzas públicas sanas, una reforma del Estado, mejor educación y mayor competitividad
banxico-banco-de-mexico-central.jpg  (Foto: M.A.Flores/CNNExpansión)
Luis García Peña*
CIUDAD DE MÉXICO -

Estimado lector, permítame compartirle que cada vez que preparamos un Foro en el IMEF como el que celebramos en Monterrey, desde hace 22 años, el equipo de colaboradores hace un trabajo exhaustivo de análisis de temas y conceptos durante más de 7 meses. El Foro que acabamos de celebrar no ha sido la excepción pero le confieso que me quedo insatisfecho.

Nuestro claro objetivo en esta edición del Foro era el de exigir e insistir con los responsables en diferentes áreas, en la definición de acciones concretas en cuatro pilares:

1. Sin finanzas públicas sanas, no puede haber futuro;

2. Reforma del Estado: La sociedad no tiene tiempo;

3. El Poder de la Educación como herramienta de equidad;

4. Competitividad Global: ¿Cuál es la visión de México?

En el primer caso el planteamiento fue claro, nos acompañaron autoridades de primer nivel del Banco Mundial, la SHCP y el Banco de México, y con gran claridad una de las conclusiones: México ha procurado mantener la salud fiscal apoyado con recursos no recurrentes como los excedentes petroleros y algunas operaciones que inteligentemente realizó Banco de México, pero que no resuelven el futuro de las finanzas públicas. La huella europea en este renglón es muy clara y en México sigue sin haber una agenda sólida y bien estructurada en el frente fiscal.

En la discusión de la Reforma del Estado nos acompañaron los Senadores Pedro Joaquin Coldwell y Gustavo Madero. En sus respectivos planteamientos las concordancias entre las bancadas de ambos partidos parecían ser más que suficientes para avanzar hacia la Reforma del Estado, sin embargo a pregunta expresa del auditorio: ¿habrá o no Reforma del Estado? El Senador Madero, con una franqueza apreciada por la audiencia dijo, palabras más, palabras menos: "Con la información que tengo, no hay condiciones para lograr la Reforma antes de septiembre, por lo que una vez transcurrido este período, la atención política estará en la sucesión de 2012 y por tanto, no habrá Reforma"; una vez más, insistió, "la clase política debería pensar más en la próxima generación que en la siguiente elección".

Las autoridades educativas coincidieron con los rectores que formaron parte del panel sobre educación y la conclusión fue precisa: "La educación no es hoy un elemento de equidad en México", la pregunta de la audiencia sigue siendo, ¿entonces cuándo?

La educación tiene que estar ligada a un proyecto de nación, pero ¿cuál es ese proyecto? La responsabilidad es de todos y nos sigue costando trabajo asumirla, no obstante, pesa la sombra de un sindicato anacrónico y sin incentivos para cambiar.   

Cuando se habla de competitividad, irremediablemente se hace referencia a la pérdida de lugares en los distintos rankings de competencia global y México simplemente no camina. Los empresarios que nos acompañaron, nacionales y extranjeros ponen el dedo en la llaga: para competir, hay que empezar por  respetar las reglas internas para neutralizar prácticas oligopólicas; hay que voltear a exigir a los bancos la fluidez de crédito como el oxígeno que requiere cualquier economía para crecer y hay que seguir desarrollando talento. Una responsabilidad que no puede esperar a la agenda política y tiene que ser asumida por la sociedad, sin bajar los brazos y  trabajando con enfoque.

¡Basta de diagnósticos! sabemos perfectamente qué le duele al país y qué han hecho otros países para crecer y mejorar, faltan acciones y decisiones; no hay una visión alineada que guíe a esta nación que celebra 200 años de Independencia y 100 años de Revolución.

A pesar de todo hay algo que celebrar: La sensibilidad de la sociedad para participar, levantar la voz y exigir hechos. No podemos ni debemos bajar la guardia a pesar de la inacción de los grupos de poder.

Hay que seguir trabajando y participando, hay que ponerle voluntad a la acción y poner en acción la voluntad.

Así pues estimado lector, lo invitamos a dar el siguiente paso para fortalecer el llamado que hemos hecho desde nuestro Foro, o desde cualquiera que sea nuestra trinchera, a que las élites del país entiendan y acepten el compromiso histórico con su generación. 

*El autor es contador público egresado del ITAM, tiene una especialidad en Estrategia de Negocios por la Universidad de Harvard y actualmente es Director General de INVESTRA, firma de Inteligencia Patrimonial. Es conferencista en temas económicos y geopolíticos y miembro activo del IMEF, Grupo Monterrey.

Ahora ve
El Desfile de Acción de Gracias en NY se vivió bajo seguridad extrema
No te pierdas
×