¿Lección para BP o efecto popote?

Se acaba de prorrogar la moratoria para extraer petróleo del Polígono Oriental, recuerda Luis Colín; la zona se comparte con EU y la extensión se tomó en conjunto, pero ¿por qué lo hicieron?
BP derrame foto satelital nasa golfo mexico  (Foto: Cortesía Nasa)
Luis Guillermo Colín Villavicencio*
CIUDAD DE MÉXICO -

La semana pasada, en medio de la euforia mundialista y de la selección mexicana, se informó -de manera tibia y con bajo perfil- una noticia que es y será de trascendencia para varias generaciones de mexicanos: el Gobierno Mexicano, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), anunciaba dos hechos trascendentales para el sector energético del país. El primero hacía referencia al acuerdo entre México y Estados Unidos para prorrogar hasta el 2014 la moratoria -que vencía en Enero del próximo año- de perforación y explotación de yacimientos de hidrocarburos del área que se ha denominado "Polígono Occidental" en el Golfo de México. El segundo anuncio versaba sobre las intenciones de ambos países para iniciar las negociaciones de un tratado internacional que regule la utilización y reglamentación de los yacimientos que se consideren transfronterizos.

El comunicado de apenas cuatro párrafos de la SRE dando cuenta de estas dos trascendentales noticias, es un insulto a la inteligencia de los mexicanos y a lo que se supone somos dueños todos nosotros: los recursos petroleros del país. Los periódicos hicieron poco eco del comunicado oficial y prácticamente transcribieron los mismos cuatro párrafos. No hubo contexto ni análisis para formar un poco de opinión pública. He aquí mi aportación para nuestros amables lectores.

El 4 de Mayo de 1978, los Gobiernos de México y Estados Unidos firmaron el Tratado sobre Límites Marítimos de México y Estados Unidos. En ese tratado se delimita la anchura de su mar territorial en el Golfo de México y el Océano Pacífico. Con ese instrumento jurídico internacional quedaron delimitadas las fronteras marítimas de ambos países y la zona donde la soberanía de cada uno de ellos les da el derecho de explotar los recursos marítimos e hidrocarburos que se encuentren dentro de sus fronteras. En el Golfo de México existen dos zonas que quedan fuera de la jurisdicción de Estados Unidos y México, una llamada "Polígono Occidental" -frente a las costas de Tamaulipas y Texas- y otra llamada "Polígono Oriental" -compartida por México, Estados Unidos y Cuba frente a las costas de Yucatán, Nueva Orleans y Cuba-

En el sexenio del Presidente Zedillo, la ex secretaría de Relaciones Exteriores, Rosario Green y la entonces Secretaría de Estado estadounidense, Madeleine Albright, acordaron a través del Tratado del Polígono Occidental, que ambos países iban a establecer una moratoria hasta el año 2011 para la exploración y explotación de yacimientos de hidrocarburos en dicho polígono. Se estableció además que el 60% de ésa área -también llamada "Hoyo de Dona"- correspondía a México y el resto a Estados Unidos.

Hoy en día la zona adyacente -al norte y bajo soberanía de Estados Unidos- al Hoyo de Dona adquiere relevancia porque en los últimos meses se ha anunciado que varios pozos petroleros en la zona han tenido éxito en encontrar importantes yacimientos petroleros. Incluso, en la última subasta del lotes marinos para empresas petroleras, la autoridad estadounidense ha vendido 685 lotes adyacentes al Hoyo de Dona por un valor de 2 mil 830 millones de dólares.

La decisión de ambos gobiernos de prorrogar la moratoria plantea, por lo menos, dos hipótesis:

1) Ante el acoso casi incesante de las empresas petroleras por tener acceso a los yacimientos de hidrocarburos del Hoyo de Dona, y la actual política del Presidente Obama contra dichas empresas - a raíz del derrame petrolero "deepwater horizon"- ¿la prorroga de la moratoria fue para bloquear a las empresas petroleras y darles "una lección"?

2) Existe también la posibilidad de que la medida no sea para ir en contra de las empresas petroleras sino para beneficiarlas: debido al llamado "efecto popote" - que no es una ficción y que el ex director general de PEMEX, Reyes Heroles, confirmó en una comparecencia en la Cámara de Diputados- era "necesario" darles cuatro años más a las petroleras que se encuentran ya sacando petróleo de la zona norte adyacente al Hoyo de Dona y de esa forma seguir drenando los recursos pertenecientes a México en el Hoyo de Dona. De esta forma, para cuando el Gobierno de México acuerde los yacimientos transfronterizos del Hoyo de Dona y PEMEX inicie la exploración y explotación de esos yacimientos en aguas ultra profundas, nos daremos cuenta de que ya no hay más petróleo que extraer.

El Gobierno de México le debe una explicación a los mexicanos ya que el futuro de las próximas generaciones estará en grave riesgo de confirmarse alguna de las dos hipótesis. Sobre todo si se confirma la segunda.

*El autor es internacionalista y experto en derecho internacional. Es profesor del Departamento de Relaciones Internacionales del Tec de Monterrey, Campus Estado de México. Email: contacto@luisguillermocolin.com.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×