Vacaciones, ¿un espacio para nosotros?

El ritmo de trabajo le resta atención a la vida y el cuidado personal, dice Moisés Balcázar; pero cada uno es responsable de crearse espacios recreativos, necesarios para una buena salud.
vacaciones-playa-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Moisés Fernando Balcázar Becerra*
CIUDAD DE MÉXICO -

La importancia de las vacaciones es vital en los estilos de vida que la mayoría tenemos actualmente. La dinámica urbana puede ser estresante, monótona, sin variaciones, sin espontaneidad; a veces lo complicado no es decidir a dónde ir, o si el recurso económico es suficiente, lo difícil, en realidad, es cuestionarnos si tenemos el tiempo o el espacio para nosotros mismos, y aquí es donde deberíamos preguntarnos: ¿En verdad alguna vez hemos tenido tiempo para nosotros mismos?

Es complicado porque nos sentimos presionados para cumplir todos aquellos compromisos que hemos adquirido, además de tener que realizarlos a la brevedad posible sin que importen los sacrificios que ello implique. El sacrificar tiempo vital de nuestra persona o nuestra familia es lo habitual. Olvidamos la importancia del descanso, del tiempo libre y de realizar aquellas actividades que disfrutamos.

A veces, la respuesta para no sentirnos agobiados o aludidos en cuanto a las cuestiones espacio temporales es aquella de "hay que esperar que se dé el momento". Esto es una fantasía, ya que en realidad adquirimos actividades que entorpecen la realización de algunos de nuestros deseos, y el buscar el espacio es casi imposible ya que hay otras cosas que priorizamos antes de nuestra propia persona.

Para poder lograr un espacio de recreación, el cual requerimos y deseamos, debemos ser honestos de qué tan capaces somos, no de cumplir todos los compromisos, sino de poder decir NO.

El objetivo es crear ese tan ansiado y anhelado espacio y poder llevar a cabo "mis cosas" y, entre ellas, darnos unas vacaciones.

No quiero decir que se tome una posición floja o cómoda y faltar a las responsabilidades de los muchos compromisos adquiridos, más bien ya es momento de empezar a construir nuestras circunstancias (a esto me refiero que debemos comenzar hacer y propiciar lugares y períodos de intervalo personal y dejar de buscar las respuestas fuera de nosotros). No debemos dejar que las circunstancias (el trabajo, la familia, los deberes personales, estrés...) nos manipulen.

Es adecuado que demos un respiro de vez en cuando; que liberemos nuestra mente de las múltiples y variadas ocupaciones de nuestro día a día y brindarnos el momento de saber qué buscamos, qué necesitamos y cómo lo vamos a obtener.

* El autor es psicólogo, psicoanalista y coordinador de vinculación de PEI, A.C.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×