¿Y la casa, quién la cuida?

La gente ve poco probable perder su hogar en un siniestro, hasta que le sucede, dice Eva Mellado; un seguro para tu vivienda puede salir más barato incluso que uno de auto, ¿qué vale más para ti?
alex huracan ayuda nuevo leon monterrey 4  (Foto: CNN)
Eva Mellado Alzaga*
CIUDAD DE MÉXICO -

Es común pensar en proteger la salud, la familia, o el auto, pero ¿qué pasa con la casa o el departamento donde uno vive? Un seguro para casa-habitación cuesta tanto como el de un automóvil.  Sin embargo, más vale pensarlo, el patrimonio familiar es infinitamente más importante....

Casi nadie tiene en mente las amenazas latentes a su patrimonio.  Nadie se imagina tampoco quedándose sin casa, sin muebles y otras propiedades a causa de un sismo o un incendio.  Sin embargo, lo cierto es que ninguno está exento ni posee la garantia de que su casa será respetada por incendios, terremotos, inundaciones .... y ladrones.

Esta tendencia a no asegurar el patrimonio inmobiliario tiene un trasfondo, falta de información, falta de cultura financiera y falta de cultura del seguro.

De hecho, la mayoría de las personas no toma en cuenta los siniestros que pueden afectar su patrimonio, y difícilmente dimensiona el hecho de quedarse sin nada de la noche a la mañana.

Pero las cosas no tienen que ser así. De hecho, uno de los seguros más completos y - por si fuera poco - baratos del mercado, es el de casa habitación.  No sólo porque combina varias protecciones en un solo paquete (daños al inmueble y sus contenidos, gastos adicionales ocasionados por riesgos cubiertos, robo y responsabilidad civil), sino también porque se adapta a las necesidades particulares.  Además, se puede contratar si uno es dueño del inmueble que habita, si lo renta o si es únicamente dueño parcial de una propiedad que se está pagando.

Protección contra sismos, huracanes y erupciones

El costo de un seguro para casa habitación se calcula en función de las regiones del país. Así, cuando se trata de una zona sísmica, expuesta a erupciones  volcánicas o a huracanes, el precio será más alto. Pero cuidado: La aseguradora no se hará responsable de los daños causados por vibraciones o movimientos naturales del subsuelo (hundimientos, desplazamientos o asentamientos), ajenos a terremotos o erupciones volcánicas.

¿Qué es lo que cubre un seguro de casa habitación?

Los bienes materia del seguro quedan cubiertos, contra pérdidas o daños materiales ocasionados directamente por avalanchas de lodo, granizo, helada, huracán, inundación, inundación por lluvia, golpe de mar, marejada, nevada y vientos tempestuosos.

No obstante hay un par de protecciones que se pueden contratar y que se consideran "pérdidas consecuenciales" (para que se paguen al asegurado debe haber presentado una reclamación).  Por ejemplo, remoción de escombros y gastos extras o extraordinarios.

  • Remoción de escombros, que cubre el pago que se deba hacer para remover los restos completos o parciales de la edificación. Por ejemplo, si a causa de un incendio una casa sufre un daños estructural y hay que derribarla. Aquí el costo del derrumbe está cubierto también, y equivale generalmente al 10 ó 205 de la suma asegurada del edificio.
  • Cobertura de gastos extraordinarios, donde se incluye el pago de la renta de un inmueble similar al que se habitaba cuando, por causa de un siniestro cubierto, no se pueda seguir viviendo en él. Esta cobertura también cubre los gastos de mudanza y almacenamiento de muebles. Para gozar de este beneficio el seguro debe especificar los meses que el asegurado quiere estar cubierto. El periodo usual es de tres a seis meses, aunque se puede contratar hasta por un año.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Estar protegido es tener un seguro que en caso de siniestro, va a resarcir al asegurado a tener sus bienes como los tenía antes del siniestro, y evitar tener un quebranto económico.  De este modo, al contratar un seguro de casa habitación, el cliente comprará tranquilidad y evitará perder su patrimonio como consecuencia de un desastre natural, un robo o un incendio.

*La autora es actuaria egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México y labora como directora Adjunto del Área Técnica de Daños de Aon.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×