¿Por qué México piensa importar crudo?

Brasil es un ejemplo de país exportador que compra petróleo para bajar costos, dice Mónica Santoyo; la otra solución para producir gasolinas más baratas es con una buena infraestructura de refinerías.
Petróleo  (Foto: CNN)
Mónica Santoyo
CIUDAD DE MÉXICO -

No es novedad que México sea importador de petrolíferos, petroquímicos y gas natural, siendo los derivados de petróleo tales como las gasolinas y el gas licuado de petróleo los que se adquieren con mayor frecuencia y en mayor volumen. La última importación de petróleo crudo se llevó acabo en 1974 (6.2 millones de barriles, en promedio 17 mil barriles al día).

En esta ocasión, el concepto de importar el crudo surge con el objetivo de disminuir el costo de producción de gasolina y otros derivados. Para lo cual se mezcla el crudo ligero de importación con el crudo pesado, producido en el país, optimizando así el proceso de refinación. Dicho procedimiento es muy común en la industria petrolera, recientemente la empresa petrolera brasileña, Petrobras, realizó importaciones de crudo ligero.

Esta acción permitirá obtener una mayor utilidad al producir el tipo de combustible de mayor valor comercial, generado de la mezcla de ambos tipos de crudo, ya que en lugar de generar únicamente combustóleo, derivado altamente contaminante y cuyo precio es extremadamente bajo (5,466 pesos mexicanos por metro cúbico); se podrá producir gasolina, diesel y gas avión que rebasan los 7,000 pesos mexicanos por metro cúbico. Así pues, la comercialización de éstos derivados del crudo ligero se traducirá en mayores beneficios económicos para la paraestatal.

La importación de crudo ligero no significa que México pasará de ser un país exportador de petróleo a un importador, así lo ha manifestado anteriormente la Secretaria de Energía, Georgina Kessel, señalando que ésta decisión no cambiará el estatus que tiene México como tal, simplemente es una medida estratégica para el aprovechamiento de los recursos de país, como es el crudo pesado, que mezclado con el crudo ligero permite la producción de insumos de mayor valor.

Ciertamente, el escenario en comento nos hace reflexionar sobre el origen de la necesidad de importar crudo ligero. Por una parte se debe a que el crudo mexicano cada vez es más pesado al haberse sustituido la producción de Cantarell por la de de Kum-Maloob-Zaab y por otra, a que la tecnología de las refinerías del país no es la adecuada para manejar y transformar el crudo pesado, lo que se traduce en la urgencia de inyectar capital para la mejora de infraestructura de las refinerías de Pemex.

La carencia de tecnología la observamos en el hecho de que únicamente 3 de 7 refinerías de la paraestatal pueden llevar acabo el proceso mencionado, por lo que los costos de transporte del crudo pesado hacia la refinería de destino aumenta los costos de refinación de un producto que será vendido a un bajo precio.

Entonces, ¿no valdría también la pena invertir en mejorar la infraestructura de las refinerías de manera que se pudiera satisfacer la producción de manera local?

Precisamente con el objetivo de tener un sector energético eficiente, se han tomado medidas que harán de Pemex una empresa mucho más competitiva. Se ha comenzado la planeación de la construcción de la refinería Bicentenario en Tula Hidalgo, esperando que inicie en 2011; se están impulsando trabajos para la reconfiguración de la refinería ubicada en Salamanca; además, el Sistema Nacional de Refinación se ha modernizado y este año se concluyó la reconfiguración del complejo petroquímico de Minatitlán.

Es cierto, estas obras requieren de inversión privada, pero no significa que Pemex se esté privatizando. Lo que ha causado pánico y controversia, no es sino el resultado del poco conocimiento de las leyes y procesos legales previstos por las mismas, que claramente establecen la participación del sector privado como un mero contratista de la paraestatal.

La Ley Reglamentaria del Artículo 27 Constitucional en el ramo del Petróleo en su Artículo Sexto párrafo primero establece claramente que el sector privado puede participar en actividades que mejoren sus actividades: "Petróleos Mexicanos y sus organismos subsidiarios podrán celebrar con personas físicas o morales los contratos de obras y de prestación de servicios que la mejor realización de sus actividades requiere.".

En el mismo instrumento se señalan las limitaciones que estos actores tienen dentro de la industria petroquímica, al igual que los mecanismos para llevar acabo su intervención. De manera que los temores de privatización petrolera son infundados, ya que las persona físicas o morales que celebren contratos con Pemex serán únicamente proveedores de servicios.

La participación de la iniciativa privada, como lo explicó Juan José Suárez Coppel, Director General de la paraestatal, ha sido un proceso lento. Tan sólo se han logrado completar, en julio pasado, los procedimientos exigidos por el marco legal aplicable para celebrar los contratos de desempeño con la iniciativa privada e implementar dicha contratación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Todo esto nos muestra que el objetivo de transformar el sector energético mexicano, particularmente Pemex, en una empresa eficiente es un proceso complejo, pues es necesario que la paraestatal se abra a capitales externos a los suyos, e importar materia prima que permita aumentar el valor de la industria de la refinación mexicana. El marco legal existe, únicamente falta ponerlo en marcha y adecuar los procesos haciéndolos accesibles y ágiles para que en pocos años la industria energética mexicana sea 100% eficiente y autónoma.

(*) La autora es abogada asociada del área de energía del despacho Santamarina y Steta, S.C., estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Iberoamericana. Ha asesorado a varias empresas mexicanas e internacionales en las licitaciones públicas convocadas por Pemex, así como en la asignación de contratos de hidrocarburos a contratistas mexicanos. Contacto: msantoyo@s-s.mx (www.s-s.mx)

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×