Mentes creativas, el activo más valioso

Las empresas líderes del mundo utilizan su mejor arma: la innovación, dice Esperanza Ricalde; la creatividad y emprendimiento son los factores que hacen hoy un ámbito sustentable de negocios.
bill gates  (Foto: CNN)
Esperanza Ricalde*

Bill Gates soñó con proyectos de gran magnitud y los hizo reales. Las ideas son el activo más valioso para una empresa; basta mirar la lista de Forbes de los hombres más ricos del mundo; encontramos en segundo lugar a Bill Gates con Microsoft, un intangible que permite hacer realidad proyectos de gran magnitud; en cuarto lugar está Bernard Arnault, magnate de la moda, que es un gran ejemplo de ideas e inspiración de esta industria y en el quinto sitio está el creador de Oracle, Larry Ellison; en estos tres ejemplos el valor de la propiedad intelectual sobrepasa a cualquier tangible de la empresa. ¿Y de donde surgieron estas ideas? De una mente creativa.

La creatividad es la sustancia de la humanidad y el progreso. Creatividad, innovación y emprendimiento, son en ese orden las competencias que constituyen las principales demandas que se hacen hoy en el ámbito de los negocios. La palabra creatividad viene del latín creare que significa engendrar o producir, entonces podemos decir que es la capacidad de producir cosas nuevas y valiosas, que requiere de un conjunto de técnicas y métodos que permiten y facilitan la producción de un concepto nuevo y es también una actitud o técnica que brinda soluciones nuevas a problemas complejos. Para lograr algo creativo se requiere de ingenio, interés por lo desconocido y superar el temor al cambio.

Ahora hablemos de la innovación, que es la aplicación de nuevas ideas, conceptos, productos, servicios y prácticas. Un elemento esencial de la innovación es su aplicación exitosa de forma comercial. No sólo hay que inventar algo, hay que introducirlo en el mercado para que la gente pueda disfrutar de ello y la empresa incremente su valor. La innovación exige la conciencia y el equilibrio para transportar las ideas, del campo imaginario o ficticio, al campo de la realización e implementación.

En agosto de 2000, Business Week introdujo por primera vez el concepto de economía creativa. En 2008, la ONU publicó su informe sobre la misma; en este documento donde se habla de las industrias creativas como aquellas que se encuentran en la intersección entre el arte, la cultura, los negocios y la tecnología, comprenden el ciclo de creación, producción y distribución de bienes y servicios que utilizan capital intelectual como su insumo primario.

Actualmente, las industrias creativas se encuentran entre los sectores más dinámicos del comercio mundial. En el período 2000-2005, el comercio mundial en bienes y servicios creativos experimentó un crecimiento anual promedio sin precedente de 8.7%. El valor de las exportaciones mundiales de bienes y servicios creativos alcanzó 424.4 mil millones en 2005, representando 3.4% del comercio internacional, de acuerdo con UNCTAD.

Después, John Hawkins en el libro titulado The Creative Economy, en 2001, identificó 15 sectores productivos que componían el concepto, mismos que están enlistados a continuación:

1. Innovación y desarrollo.

2. Edición.

3. Software.

4. TV y Radio.

5. Diseño (gráfico, industrial, moda, textil, interface,etc.)

6. Música.

7. Cine.

8. Juegos.

9. Publicidad.

10. Arquitectura.

11. Arte escénico.

12. Artesanía.

13. Vídeo juegos.

14. Moda.

15. Arte.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las empresas hoy más que nunca necesitan diferenciarse mediante la innovación. En este marco la creatividad se convierte en una de las ventajas competitivas más importantes.

*La autora es Directora Institucional RED de Incubadoras UVM.

Ahora ve
Cómo hacer buen uso de las redes sociales después de eventos como el sismo
No te pierdas
×