¿Qué tipo de padre eres?

Cada vez es más complicado equilibrar el rol paternal con el profesional, dice Mónica Cati Cerda; sin embargo, existen soluciones bastante sencillas para lograrlo y ser un ‘Súper Papá’.
padre  (Foto: Photos to Go)
Mónica Cati Cerda*

Con la cercanía del Día del Padre, algunos hombres reflexionan sobre qué clase de padre son. ¿Son mejores o peores que sus propios padres? ¿Han jugado bastante fútbol o leído suficientes cuentos el año pasado? O, ¿está el trabajo interfiriendo con la vida familiar? Regus ha descubierto cinco perfiles en los padres trabajadores actuales. Verifiquemos cuál le describe mejor a usted, a su esposo o a su padre.

Padre Ausente de 9 a 6

Alias: Padre "Voy a llegar tarde"

Trabaja: Centro de la ciudad

Vive: Zonas no financieras

El hijo menor del Padre Ausente de 9 a 6 piensa que su papá es un conductor del metro, porque siempre llama por teléfono desde el metro. Trata de no permanecer muchas horas en la oficina, pero aun así llega tarde al hogar porque debe viajar 45 minutos de ida y otros 45 de regreso. Y eso, en un buen día.

Cuando el Padre Ausente de 9 a 6 finalmente llega, está estresado y agotado. Sin importar cuánto se esfuerce por estar en casa a la hora del baño de los chicos, siempre está retrasado o irritable.

Le disgusta: Vivir haciendo 'cola', la falta de señalizaciones, los otros pasajeros, el precio exorbitante de su abono, viajar todos los días.

Desea: Tener la posibilidad de trabajar más cerca de su hogar y poder dedicarle más tiempo a su familia.

 

Padre Viajante

Alias: Padre "Estoy sin señal"

Trabaja: Siempre en movimiento

Vive: Cerca del Periférico

El Padre Viajante está siempre de aquí para allá para ver a sus clientes. Realiza mucho de su trabajo en áreas de descanso, estaciones de servicio y cafeterías, donde tiene que luchar para mantener en equilibrio el teléfono, la computadora portátil y los papeles sobre una mesa pequeña o el volante del coche.

Debido a la congestión del tránsito, es usual que se pierda la hora de ir a la cama de los niños y deba salir de su casa temprano en la mañana; sin duda, demasiado pronto para participar en los preparativos escolares y, con frecuencia, antes de que los niños se despierten.

Le disgusta: Los carriles habilitados en sentido contrario, los trabajos viales, los precios del café.

Desea: Poder tener un lugar decente desde donde realizar llamadas telefónicas y hacer el trabajo administrativo. Y estar de mejor humor a la hora del baño de los niños.

 

Padre Invisible

Alias: Padre "Arriba en el Cielo"

Trabaja: En todas partes

Vive: Cerca del aeropuerto

Los niños del Padre Invisible lo ven vía Skype con más frecuencia que en "carne y hueso". Diligentemente, regresa con Toblerones desde el aeropuerto y con los más recientes dispositivos electrónicos desde el Medio Oriente. Cuenta además con 200,000 millas aéreas, lo que le permite afrontar el costo de las vacaciones en lugares remotos, así como obtener excelentes actualizaciones en el alquiler de automóviles y las reservaciones de hoteles. Pero sospecha que sus hijos preferirían que estuviera presente en sus cumpleaños y actos escolares.

Le disgusta: Los pretzels, las huelgas de los controladores de tráfico aéreo y los lentos controles de seguridad aeroportuaria.

Desea: Poder pernoctar menos días en hoteles.

 

Padre que Trabaja en el Hogar

Alias: Padre "Trabajador Independiente"

Trabaja: En el cuarto desocupado

Vive: En cualquier lugar

El Padre que Trabaja en el Hogar y su familia estuvieron encantados cuando estableció su negocio. Se imaginaron un padre que podría combinar la paternidad activa con la satisfacción de trabajar de manera independiente.

Pero él no había previsto el molesto ruido de fondo proveniente del televisor encendido durante el día de los niños. Además, tiene problemas por la falta de espacio, de soporte administrativo y de la posibilidad de entablar relaciones profesionales.  Si bien está disponible para cuidar a los niños, siempre está distraído o conectado a su teléfono celular o algún otro dispositivo tecnológico.

Le disgusta: Plaza Sésamo, las líneas de ayuda tecnológica.

Desea: Que existiera un modo de combinar la flexibilidad de ser su propio jefe con un mejor entorno laboral.

 

Súper Padre

Alias: Padre "Perfecto"

Trabaja: De manera flexible

Vive: En cualquier lugar

El Súper Padre no sólo conoce los nombres de los maestros de sus hijos, también ha participado en las salidas escolares. Lleva a sus niños a la escuela tres veces por semana y, generalmente, se las arregla para no checar su Blackberry en el camino.

El Súper Padre trabaja algunos días en su oficina y otros en un centro de negocios local. Si alguno de los niños requiere de atención domiciliaria, trabaja en el hogar. El esquema laboral le viene bien no sólo a él, sino a su familia y a su empleador.

Le disgusta: La actitud que presupone que las prácticas laborales ligadas a la familia son sólo para mujeres

Desea: Que hubiera más padres con quienes charlar en el patio de escuela

Los desafíos de lograr un equilibrio entre el rol paternal y las funciones laborales llevan a que los padres (y madres) trabajadores estén demasiado cansados para pensar. Se las arreglan para sobrellevar la semana, pero no tienen el suficiente espacio mental para encontrar maneras mejores de lidiar con todas las actividades.

Es probable que los primeros cuatro padres que se describieron anteriormente necesiten modificar la forma en que trabajan; no necesariamente sus empleos, sino sólo dónde y cuándo trabajan. Por ejemplo, ¿el Padre Ausente de 9 a 6 necesita realmente perder 90 minutos de cada día trasladándose desde y hacia el trabajo? O, ¿podría lograr lo mismo (o incluso más) al hacer parte de su trabajo en su hogar o en un centro de negocios que estuviera más cerca de su casa?

Lo que el Padre Ausente de 9 a 6 necesita son más opciones de flexibilidad laboral. Una reciente investigación Regus descubrió que 78% de las empresas de Latinoamérica le ofrecen trabajos flexibles a su personal. De ellas, 65% dice que esto ayuda a que sus empleados obtengan un mejor equilibrio entre su vida personal y la laboral. Consecuentemente, el personal está menos estresado, alcanza un nivel de productividad más elevado y cumple mejor con ambos roles: el de empleado y el de padre.

El Padre Viajante, el Padre Invisible y el Padre que Trabaja en el Hogar ya están trabajando de manera flexible y en constante movimiento, pero todavía se esfuerzan demasiado. Ellos también necesitan nuevas maneras de trabajar; lugares donde puedan trabajar con mayor eficiencia y formas de reducir el tiempo destinado a los traslados.

Lo reiteramos, existen soluciones bastante sencillas. El Padre Invisible podría quizás reemplazar algunos de sus viajes  mediante el acceso a instalaciones de videoconferencia. No sólo pasaría menos tiempo en los aviones, sino que reduciría sus huellas de carbono.

El Padre Viajante podría ser más productivo si pudiera trabajar entre viajes en espacios de trabajo profesionales y el Padre que Trabaja en el Hogar estaría menos estresado si tuviera acceso a tales espacios a un precio asequible. No solamente se liberaría del sonido de Plaza Sésamo resonando en el trasfondo, obtendría una imagen más profesional, se sentiría menos aislado, y obtendría acceso al soporte administrativo y a un espacio para reunirse con sus clientes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Invitamos a las empresas a sumarse a esquemas de trabajo flexibles que ayuden a fomentar vidas equilibradas en los empleados entre su vida personal y laboral.

*La autora es Directora General de Regus, proveedor de soluciones para espacios de trabajo, en México.

Ahora ve
Entre sonrisas, Javier Duarte aceptó ser extraditado a México
No te pierdas
ç
×