¿Estás seguro de conocer a tu empleado?

El 80% de los fraudes en las empresas son cometidos por sus propios empleados, afirma César Pérez; las empresas deben modernizar sus herramientas para prevenir este tipo de situaciones.
fraude  (Foto: Photos to Go)
César Pérez Orozco*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

De acuerdo con la Encuesta de Fraude en México 2010 de KPMG, cerca del 80% de los fraudes en las compañías es perpetrado por un empleado. Ante un clima donde la inseguridad ha generado un ambiente de incertidumbre y desconfianza, tanto los individuos como las compañías buscamos la forma de protegernos ante los riesgos de ser víctimas de la delincuencia en cualquiera de sus modalidades. Es difícil pensar que un delito puede ser un caso donde el empleado surte la lista de útiles escolares de su hijo con la papelería de la oficina, o el jefe que incrementa su bono personal en un 'mínimo' porcentaje a costa del aumento de sueldo de sus empleados. Sin embargo, en realidad el primero es un robo y el segundo es, por lo menos, un abuso de confianza. Desafortunadamente, nos estamos acostumbrando a minimizar ciertos delitos y a catalogarlos como simples o inmateriales hasta resignadamente expresar, como a veces hemos escuchado a más de un empresario decir, que "negocio que no te da para que te roben... no es negocio".

Comúnmente pensamos que el delincuente está fuera de nuestra zona de seguridad, que puede representar la oficina o centro de trabajo, y al sentirnos seguros dejamos de observar el entorno y confiamos en que no pasará nada.

¿Qué es un fraude?

Podemos definirlo como "un acto deliberado de abuso de confianza, que aprovechándose de engaños, se realiza para obtener un beneficio sin consentimiento de la empresa afectada". Con base en esto, podemos afirmar que los resultados de esta encuesta apoyarían la hipótesis de que en el proceso de reclutamiento, las empresas están contratando a los empleados que perpetrarán el 77% de los fraudes que sufra la compañía.

 fraude1.jpg

Fuente: Encuesta de Fraude en México 2010, KPMG en México.

En el proceso de reclutamiento, algunas empresas se limitan a recibir copias de documentos, y no los cotejan ni validan con alguna fuente externa. Algunas compañías también hacen exámenes psicométricos y/o socioeconómicos, pero terminan siendo sólo un requisito más para llenar el expediente del empleado; no hay un análisis a detalle de los mismos. Básicamente estamos recibiendo como empleados a todo tipo de personas sin ponerle algún tipo de escepticismo a sus documentos o a la veracidad de sus antecedentes. No hay un proceso profundo, objetivo y eficiente de debida diligencia. La contratación de personas "recomendadas" debería ser doblemente vigilada y analizada debido a que, como lo he observado a través de muchas investigaciones, los delincuentes buscan llevarse a las empresas a sus cómplices; ya sea como empleados, proveedores o incluso como clientes. En adición, el personal recomendado generalmente funge en mandos medios o altos, y la encuesta de KPMG muestra que, si bien el 15% de los fraudes ha sido identificado con la alta dirección de las empresas, el impacto económico de este grupo de ejecutivos con un perfil de entre 35 a 50 años y con una antigüedad en la empresa de entre 10 a 15 años, es del 51% del total de los 18,200 millones de pesos del daño económico estimado de fraudes perpetrados al sector privado en México para el año 2010.

 fraude_1.jpg

Fuente: Encuesta de Fraude en México 2010, KPMG en México

 
En el proceso de monitoreo del personal, las empresas deben considerar vigilar periódicamente la situación de los empleados, lo que ayuda a mantenerse alerta a cambios en el estilo de vida que pueden no ser justificados, e incluso, a repentinas modificaciones en su rutina de trabajo. Una herramienta valiosa para mantener un monitoreo permanente es una línea de denuncia, ya que el 48% de los fraudes fue detectado gracias a la denuncia de un empleado, cliente, proveedor o en forma anónima.

Las empresas a través de sus cámaras, colegios, grupos, etcétera, debiesen considerar la utilidad de compartir la información de los casos de delitos que conozcan, de manera que se generen bases de datos de consulta de antecedentes de los sujetos que en este momento están pasando impunemente de una empresa a otra sin ser señalados como lo que son: delincuentes, defraudadores o ladrones

Desafortunadamente, muchas compañías obvian un proceso legal al despedir a los empleados que cometieron un ilícito, generalmente por costo-beneficio. Sin embargo, sólo se está viendo el costo inmediato, ya que el costo intangible que genera hacia dentro de la organización ("si robo, lo peor que me puede pasar es que me corran...") y hacia afuera, a nivel reputacional puede ser importante.

No es una invitación a buscar culpables o sospechosos, sino una reflexión en el cómo modernizar sus herramientas de prevención, monitoreo y detección de fraudes que le permitan, además de controlar el acceso de personal a su compañía, disuadir a sus empleados que por alguna razón pueden estar presionados o motivados a cometer un delito mínimo en su compañía. Recuerde que todo delincuente siempre comienza con un delito pequeño.

*El autor es Gerente de la Práctica de Asesoría-Forensic de KPMG en México

asesoria@kpmg.com.mx

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Visita: www.delineandoestrategias.com

 

Ahora ve
Asamblea Constituyente disuelve a la Asamblea Nacional en Venezuela
No te pierdas
×