El dinero bloquea la creatividad

El sueldo puede impedir que se generen ideas nuevas en industrias creativas, dice Gabriela Arriaga; aunque reconocer la calidad de las ideas del equipo de trabajo y recompensarlos es buen incentivo.
equipo creativo  (Foto: Photos to Go)
Gabriela Arriaga*

La mayoría de las compañías tienen un sistema de control y de recompensa que aplican por igual a todos los empleados. Se exige que la gente trabaje en ciertos horarios entregando tareas establecidas, y a cambio recibe una compensación económica. Sin embargo, esto no funciona para un grupo de personas cuya responsabilidad primordial es generar constantemente nuevas ideas: nuevos guiones, nuevos productos, nueva colección de invierno, nuevas canciones, etc.

Muchos expertos afirman que para ese grupo de personas ganar más dinero no es lo que hará que traigan a la mesa mejores o más ideas. De hecho, pensar en dinero los distrae de su tarea. 

Preguntas como las siguientes sabotean a la imaginación y le impiden fluir:

¿Lo que estoy haciendo es suficientemente bueno por lo que me pagan? ¿Estaré cumpliendo las expectativas?

Chris Jones, de la agencia multinacional de comunicaciones JWT, afirma:

"La gente que realmente es buena no está motivada por el dinero. Ellos mismos se fijan sus expectativas altas. No lograrás que sus estándares sean más altos por decirles: aquí tienes más dinero".

Para probar estas hipótesis, Theresa Amabile, quien escribió "Cómo matar la creatividad" en Harvard Business Review, condujo un experimento. 

Le pidió a dos grupos de niños que realizaran un dibujo. Al primero se le dijo que si era un buen dibujo, al final se les recompensaría con un caramelo. Al segundo grupo no se le dio esta instrucción. Cuando se evaluó el trabajo de los dos grupos, aquellos a los que no se les ofreció el caramelo trazaron dibujos mucho más atractivos. La explicación de Amabile es que el segundo grupo se sintió motivado por la tarea misma, mientras que el primer grupo se distrajo al pensar en la recompensa y no en hacer un trabajo realmente bueno. 

Entonces, ¿cómo motivar a la gente para que la calidad de sus ideas mejore cuando de todas formas se le paga para que lo hagan? Según Amabile, un líder de un equipo creativo se debe concentrar en aumentar el interés, el reto y la satisfacción por hacer bien la tarea.

Se dice que no hay mejor trabajo que el que se haría incluso si no se recibiera dinero por hacerlo. Seth Godin, un experto en marketing y publicidad no sólo valora vivir de esta manera, sino que constantemente busca que no le paguen por su trabajo. 

Despertar el interés en la tarea parte desde la asignación de la misma. Muchas compañías dejan los retos más estimulantes, y por ende más divertidos, a los empleados más senior. Resolver problemas más difíciles es un derecho que se gana al subir en el organigrama, mientras que los niveles inferiores sólo reciben tareas rutinarias y que nadie más quiere hacer. 

La propuesta no es revertir en su totalidad esta situación, sino asignar también a los empleados junior tareas que los reten a generar una mejor idea que la que hicieron la semana anterior. 

El reto no debe entenderse como una prueba de intelecto que pone en juego el empleo, sino como una necesidad real de resolver un problema superior a los que se viven todos los días, tal como lo dijo el jefe en el vuelo del Apollo 13 cuando los ingenieros de la NASA intentaban regresar a la tripulación a la Tierra: "Olviden el plan de vuelo. En estos momentos vamos a improvisar una nueva misión. No importa para lo que la nave fue diseñada, sino lo que la nave puede hacer. Encuentren todas las maneras de ahorrar energía para que el Apollo 13 llegue a la Tierra con tiempo de sobra". 

Otra forma de incrementar el interés y sobre todo la satisfacción es relacionar la tarea con las pasiones personales de los involucrados. Es decir, pedir que la idea se relacione de alguna forma con lo que leen, escriben, pintan o componen en sus ratos libres. Por ejemplo, diseñar el menú de un restaurante usando frases del último libro que están leyendo. 

Es cierto que el dinero y los premios no pueden separarse por completo del paquete de recompensas. Pero para liberar la presión que estos dos ejercen sobre la creatividad también podría otorgarse una recompensa por hacerlo bien, incluso antes de que un jurado o un cliente emitan su juicio. Dar el mérito y reconocer la calidad de las ideas dentro del mismo equipo de trabajo es a veces más importante que la del comprador de la idea. 

Para todos los que trabajamos en industrias de constante exigencia creativa, un lunes no se debe sentir como subir una montaña. Tan sólo el reto de crear algo diferente y con significado es suficiente para despertarse cada mañana e ir a dormir satisfechos en la noche.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

* La autora es mercadóloga y maestra en Administración con 10 años de experiencia en agencias de publicidad multinacionales en México y España. Es parte del comité directivo de Account Planning Group México. Desde 2009 es cofundadora de la compañía de inspiración e innovación L1452.

 

Ahora ve
Esto es lo que debes saber de la devoción a la Virgen de Guadalupe
No te pierdas
×