Presidenciables, de 2 clases (1a parte)

Los candidatos a la presidencia de México se dividen en técnicos o populares, señala Jorge Acevedo; en el primer bando están Cordero, Ebrard y Beltrones; en el segundo se cuenta a Peña Nieto y otros.
peña nieto gira  (Foto: Enrique Peña Nieto.com)
Jorge Arturo Acevedo Alarid*
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México un país hermoso, lleno de oportunidades y un gran potencial; sin rumbo, un modelo de Estado desgastado, una democracia en riesgo por la partidocracia, en medio de un mundo cada vez mas frágil ante sensibles variaciones económicas, políticas y sociales... En los últimos años se han fortalecido (y radicalizado al interior) tres partidos políticos, que con el afán protagónico y electoral, tienen secuestrado el presente y futuro de nuestro país.

Paradójicamente, este escenario nos brinda una oportunidad extraordinaria de replantear el modelo de Estado hasta ahora utilizado. La actual situación permite dar un nuevo rumbo consensuado sin la necesidad de una guerra o levantamiento social (como tradicionalmente ha sucedido en el mundo y la historia recuerda, en países que se han visto forzados a realizarlos).

Por más que hablemos, critiquemos o defendamos las posturas ciudadanas para realizar las reformas estructurales y modernización que nuestro país requiere de forma inmediata, jamás se podrán llevar a cabo, y el problema hoy, ya no es quien gobierne o qué partido gane las próximas elecciones, pues siempre habrá una oposición "natural" que impida el éxito de las mismas, pues sería tanto como aceptar que "unos" tenían razón sobre "otros" o bien que existe el verdadero "partido político" capaz de lograr lo "imposible".

Aprovechando esta premisa y el tema de mi columna, me permito presentar una propuesta integral, estudiada y analizada, que permita gobernar y transformar... pasar de un modelo tradicional (republicano) a uno semi parlamentario, en el cual se involucren de lleno los partidos y candidatos, de tal suerte que "todos ganen algo".

Entremos pues al tema, utilizando datos e información que permitan crear el contexto, para el diseño y presentación de la propuesta de un nuevo modelo de Estado incluyente.

Existen hoy a nivel nacional seis liderazgos reales, como queramos verlos, seis personas que no sólo compiten por ocupar el máximo cargo y responsabilidad de este país, sino echan a la suerte el presente y futuro de México, que de llegar a acuerdos previos, podrían crear el entorno necesario para la gobernabilidad, paz y desarrollo.

Son seis que me atrevo a agrupar en dos bandos, para la reconfiguración de un nuevo modelo de Gobierno (hay otros actores que buscan ser parte de la contienda y al agrupar a estos personajes no se busca validar, calificar o descalificar perfiles, acciones, partidos, popularidad, etc.) el cual sea capaz de distribuir el poder y sumar talentos decisivos para la transformación y crecimiento.

El primer bando, el bando de técnicos: estadistas y razonablemente experimentados en la toma de decisiones, manejo económico y político a diferentes niveles, conformado por:

- El panista Ernesto Javier Cordero Arroyo, actuario y economista mexicano, fue secretario de Hacienda y Crédito Público y secretario de Desarrollo Social en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa. Es maestro en Economía por la Universidad de Pennsylvania.

- El priísta Manlio Fabio Beltrones Rivera, sonorense, economista y político mexicano. Se ha desempeñado como gobernador del estado de Sonora, además de presidir las Cámaras de Diputados y Senadores, es actualmente senador.

- El perredista Marcelo Luis Ebrard Casaubón, internacionalista y político mexicano, Jefe de Gobierno del Distrito Federal desde el 5 de diciembre de 2006 a la fecha, fue secretario General del entonces Departamento del Distrito Federal de 1992 a 1993 y subsecretario de Relaciones Exteriores de 1993 a 1994, ambos bajo el mando de Manuel Camacho Solís (PRI).

El segundo bando, aquellas que son capaces de arrastrar masas y cuentan con el perfil y la popularidad necesaria para validar consensos "ciudadanos":

- La panista Josefina Eugenia Vázquez Mota, economista, empresaria y política mexicana, fue secretaria de Desarrollo Social y parte de la campaña de Felipe Calderón Hinojosa, entonces candidato del PAN a la presidencia. Además de desempeñarse como secretaria de Educación Pública y diputada federal. - El priísta Enrique Peña Nieto, abogado y político mexicano. Fue gobernador del Estado de México entre 2005 y 2011. Fue subcoordinador financiero de la campaña de Arturo Montiel Rojas, secretario particular del secretario de Desarrollo Económico y posteriormente fue subsecretario de Gobierno y secretario de Administración del Gobierno del Estado de México.

- El petista (perredista) Andrés Manuel López Obrador, licenciado en Ciencias Políticas y político mexicano, ha sido presidente nacional del PRD y jefe de Gobierno del Distrito Federal.

Colaboró en la campaña como candidato externo del PRI a senador por Tabasco del poeta Carlos Pellicer Cámara. Presidente del comité ejecutivo estatal del PRI. Candidato a la presidencia de la República en 2006.

La idea de conformar estos dos grupos o bandos es para abonar al contexto nacional vigente, el cual considero desgastado y con alto riesgo de llevar a una ingobernabilidad que la sociedad y el país no resistirían durante seis años más, independientemente del partido o candidato ganador.

Los términos, forma y modelo de Gobierno son empleados usualmente, aunque de forma impropia, para referirse al concepto de forma de Estado o modelo de Estado: propiamente este último no sólo comprende el poder, sino además el territorio y la población.

Las distintas formas clásicas de clasificar las formas de Estado (federal, confederal, regional) también se suelen denominar formas de Gobierno en los textos políticos y filosóficos por la contracción lingüística: "forma de Gobierno del Estado" y "forma política del Estado" en "forma del Estado".

Vamos a ver, mientras que una forma de Gobierno (o sistema de Gobierno o régimen político) es una manera de ejercitar los distintos tipos de poder por parte del Gobierno, y una estructura de Gobierno es la forma en la que se organiza dicho poder; un sistema político es en el que se encuentra inmerso dicho poder y en el cual ha de desenvolverse para conseguir su objetivo.

Es por eso que validar las acciones y propuestas de cada una de las dependencias y secretarías (hoy día) son cada vez más complejas y difíciles de entender, validar y aplicar. Entendido así, el concepto forma de Gobierno posee una connotación más estática y simple, pues se refiere aisladamente a las instituciones de Gobierno o al resto de actores políticos que inciden sobre ellas, y no a la interdependencia del conjunto (sistema político) y al proceso de toma de decisiones de Gobierno, por su propia naturaleza más dinámico y cambiante.

Sin duda, las elecciones del próximo año difícilmente traerán como resultado 'carros completos' por lo que el Ejecutivo y su gabinete seguirán lidiando con un Congreso dividido y dispuesto a que las cosas no funcionen.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los partidos quedarán lo suficientemente fracturados hacia el interior e inconformes con los demás institutos políticos que buscarán culpables y víctimas por donde sea.

*El autor es director general de Guanajuato Puerto Interior.

Ahora ve
México y EU avanzan en combatir al crimen organizado, afirma Osorio Chong
No te pierdas
×