OPINIÓN: Los altibajos de la relación entre Israel y Estados Unidos

Obama ha tratado de mediar para lograr avances en el proceso de paz entre las autoridades de Israel y los palestinos
Obama-Netanyahu-Reuters  Obama
Autor: Bishara Zaher | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Bishara Zaher se graduó recientemente del curso de Ley y Gobierno en el Centro Interdisciplinario en Herzliya, Israel.

(CNN) — El expresidente George W. Bush le dejó muchos problemas a Barack Obama, incluyendo una economía traumatizada y guerras con Iraq y Afganistán. Pero también dejó un sentido de incertidumbre acerca del futuro de Medio Oriente y lo que esté reservado para uno de los aliados clave de Estados Unidos: Israel.

Como candidato republicano a la presidencia, Mitt Romney visita Israel. Es justo decir que lo hace en un periodo en el que la relación Israel-Estados Unidos ha ocurrido entre altibajos.

Tan pronto fue electo, Obama empezó a ejercer presión sobre el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, para promover entre los dos estados soluciones en su relación con los palestinos, presionando al líder israelí para entablar negociaciones serias. La tenacidad de Obama sorprendió al gobierno israelí, y en general a muchos israelíes en general, porque iba en contra de la política del presidente Bush de un aparente apoyo ilimitado y ampliamente incuestionado de las políticas israelíes con respecto a los palestinos y al proceso de paz.

Sin embargo, a pesar de la frustración israelí, Obama fue persistente en cuanto a su postura de que Israel debía detener la actividad de asentamientos en la Ribera Occidental para facilitar el proceso de negociación. Dichas demandas seguían la línea de la creencia del presidente Obama de que la construcción de asentamientos impide la creación de la muy necesitada confianza entre Israel y los palestinos, el tipo de confianza necesaria para sentar las bases para la paz entre los dos pueblos. Desafortunadamente, el gobierno de Netanyahu solo aceptó congelar la construcción durante 10 meses, creando así tensiones futuras en la relación Israel-Estados Unidos, y entre ambos líderes.

Las diferencias surgieron el año pasado, cuando en un discurso, Obama hizo un llamado por la  paz basado en el regreso de las fronteras israelíes de antes de 1967 con un intercambio de tierras acordadas por ambas partes. La reacción del gobierno israelí fue construir más asentamientos, lo que sugería que Netanyahu rechazaba este llamado.

A los ojos del público israelí, ha habido altibajos. Un ejemplo notable se registró en el 2009, cuando de acuerdo con una investigación de la revista Newsweek, la administración de Obama vendió a Israel bombas antibúnkers, otorgándoles la capacidad de atacar las instalaciones nucleares de Irán en el futuro. Además, la administración de Obama ha apoyado regularmente a Israel en las Naciones Unidas, y también ha ayudado a fundar sistema antimisiles.

Entonces, balanceando, ¿Cómo han visto los israelíes los lazos entre los dos países durante los primeros años de Obama en el poder?

La opinión del público israelí está dividida en cuanto a la presidencia de Obama, muchos argumentan que la política exterior del presidente Obama generaliza y que su irreal visión y falta de entendimiento, específicamente de la dinámica política del Medio Oriente, ha provocado que los lazos se vean afectados significativamente. Sin embargo otros creen que a pesar de las diferencias acerca del proceso de paz, Estados Unidos sigue estando firmemente en la esquina de Israel.

Es claro que Obama no ha alcanzado sus grandes metas de asegurar la paz en el Medio Oriente y acercarse al mundo musulmán, principalmente porque sus metas y sueños políticos no estaban al mismo nivel de los deseos y motivaciones de los israelíes y los palestinos.

En mi opinión, la característica del primer periodo de Obama como presidente y sus relaciones con Israel, han sido sus incesantes esfuerzos por promover el mensaje de que para lograr la paz ambas partes deben de hacer sacrificios.

No queda claro si una presidencia con Romney sería diferente para los lazos entre Estados Unidos e Israel, pero sin duda atenderá los asuntos de economía interna del país, entre las que se encuentran un alto desempleo y un elevado déficit. La pregunta es si el exgobernador de Massachusetts tiene el carisma necesario como para trascender estos retos y formar una política exterior efectiva.

Para mí, el discurso de Romney y su enfoque en los recortes de impuestos nos recuerda a la era de Bush.

Puesto de una forma clara, no creo que Romney sea lo que los americanos necesitan en este momento. Sí, desde un punto de vista puramente israelí, las relaciones Romney-Netanyahu bien pueden ser más cálidas. Pero eso no debe, ni debería, afectar la manera en la que los estadounidenses emitan su voto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Cuando los votantes de EU vayan a las urnas en noviembre, su enfoque principal estará indudablemente en la economía. Pero para aquellos interesados en la política extranjera, Barack Obama también tiene una genuina visión de paz para el Medio Oriente. Deberían darle otro periodo para que trate de realizarlo.

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Bishara Zaher.

Ahora ve
Cámaras de seguridad captan a un extraño objeto iluminando el cielo
No te pierdas
×