OPINIÓN: Candidatos, aquí está la solución al dilema migratorio en EU

Ali Noorani escribe una carta a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos sobre cómo resolver el asunto de inmigración
mexicanos-eu-elecciones  estados unidos
Autor: Ali Noorani | Otra fuente: 1

Nota del Editor: Ali Noorani es el director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, una organización con base en Washington que aboga por el valor de los inmigrantes. Síguelo en Twitter.

(CNN) — Queridos Barack Obama y Mitt Romney:

Por mucho que los estadounidenses estén a la espera de 10 semanas más de discursos "dulces" de campaña (semejantes al ruido que hacen las uñas al rasgar un pizarrón), escribo para pedirles que ofrezcan a la nación una visión convincente para un proceso de inmigración con sentido común. Las convenciones de sus respectivos partidos políticos podrían ser un buen punto de partida.

Primero que nada, deben saber que las encuestas muestran que gran parte de los estadounidenses quieren un proceso de inmigración racional. De hecho, una encuesta de la Fundación Kaiser Family, del Washington Post, descubrió que la inmigración es uno de los asuntos políticos en los que, como lo expuso el Post, “tanto los militantes republicanos como los demócratas están menos divididos”.

Ser creativos con el asunto migratorio puede causar controversia en cualquier partido, pero sin duda una clara mayoría de los ciudadanos de EU quiere una  política pragmática de inmigración federal.

Sin embargo, aunque las soluciones de inmigración son simples, cambiar la conversación no lo es.

Empecemos con lo que significa ser estadounidense.

Estados Unidos es una nación de valores, fundada sobre la idea de que todos los hombres y mujeres son iguales. Que todas las personas tienen derechos, sin importar su apariencia o su procedencia.

No se trata de qué religión profesas o en dónde naciste, lo que te convierte en estadounidense es tu vida y dedicación a los ideales de Estados Unidos.

Los estadounidenses creen que las familias deben permanecer unidas, cuidarnse unos a otros, y trabajar duro para obtener recompensas. Esas son las razones por las que Estados Unidos es el primer lugar para los mejores, los más brillantes y los más trabajadores de todo el mundo.

El trato que le des a los inmigrantes refleja tu compromiso hacia estos valores que nos definen como estadounidenses.

En el papel de presidente, ¿cómo te asegurarás de que nadie que aspire a ser estadounidense viva en las sombras, y de que haya posibilidades de adquirir la ciudadanía para los indocumentados de una manera legal?

La realidad es la misma hoy que siempre: la gente se muda para tener una mejor vida para ellos mismos y para sus familias. Vienen a EU no solo por la promesa de libertad sino también para poner comida sobre la mesa y para brindar a sus hijos una mejor educación.

Y también para reconstruir nuestra economía. Necesitamos a nuevos estadounidenses como clientes, innovadores, contribuyentes y trabajadores, tal como lo ha hecho la población migrante. 

De acuerdo con un reporte que salió en agosto del 2012 de la Sociedad por una Nueva Economía Estadounidense, los inmigrantes representaron el 28% de los nuevos negocios del país en 2011 a pesar de que son menos del 13% de la población de EU. La organización descubrió que las empresas de los inmigrantes generan más de 775,000 millones de dólares de ingresos, 125,000 millones de dólares de nómina y 100,000 millones de ganancias.

Pero los empresarios inmigrantes son solo una parte de la economía del siglo XXI.

Por ejemplo, un análisis económico de julio del 2012 de la Fundación BBVA Bancomer y el Departamento de Estudios Económicos de Investigación de BBVA  descubrió que los migrantes mexicanos son responsables del 18% de nuestro Producto Interno Bruto en agricultura, silvicultura y pesca. En otras palabras, “cerca de una quinta parte del valor agregado de la agricultura de Estados Unidos proviene del trabajo de los mexicanos”.

Aseguraron que los estadounidenses de todas las clases están abiertos a un nuevo consenso en inmigración.

A principios de este verano, el presidente de la organización Enfoque a la Familia, Jim Daly, le dijo a Christians Today, “en términos de inmigración, nuestro sistema, nuestro proceso no funciona bien. Está descompuesto. Necesitamos encontrar nuevas respuestas”.

Mientras tanto, Richard Trumka, el presidente de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (por sus siglas en inglés, AFL-CIO) dijo en una declaración, “llamamos a ambos partidos a que trabajen con el presidente para encontrar una solución legislativa que se ocupe de los padres y las familias de estos jóvenes migrantes, y los millones de trabajadores indocumentados que viven ocultos”.

Todos los que creemos en los ideales de Estados Unidos nos merecemos un país en el que todos vivamos libremente, formemos parte de una comunidad y sirvamos a nuestro país en conjunto.

Para ser específicos, este proceso debe reforzar las reglas de ley para que todos sean tratados con justicia, ofrezcan oportunidades legales para los migrantes y sirvan a las necesidades de nuestra economía. Hace falta crear  una estrategia para que los indocumentados se conviertan en ciudadanos bajo todas las de la ley. 

Estados Unidos trascenderá cuando se comprometa a realizar un debate que honre nuestros valores e historia en común, de la que salgan soluciones pragmáticas de inmigración que nos impulse hacia adelante como ciudadanos de una sola nación.

Sinceramente,

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ali Noorani

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente a Ali Noorani.

Ahora ve
Cinco inversiones que puedes hacer en lugar de comprar el iPhoneX
No te pierdas
×